Perro-intentando-montar-a-la-pierna

Es de sobra conocida la imagen de los perros aferrados a la pierna de sus cuidadores y realizando movimientos tal y como si estuviesen montando a una perra. Es un comportamiento que sonroja a buena parte de los cuidadores.

¿Te preguntas por qué tu perro te monta? En este artículo vamos a explicar por qué se produce esta conducta, cuál es su significado, cómo debemos actuar si es el caso de nuestro perro y de qué manera podemos prevenir estos episodios.

Cómo es la monta de los perros

Algunos perros, sobre todo durante los meses que podemos asimilar al período adolescente, pueden mostrar conductas de monta. Depende de las características de cada uno y del momento en el que llega a la madurez, pero, en general, podemos situar esta época de mayor actividad de monta entre los siete y los doce meses.

Aunque también puede verse en perros ya adultos. En algunos ejemplares son comportamientos puntuales, pero, en otros, se convierte casi en una obsesión y se dedican a montar o a intentarlo, no solo a su cuidador, sino a cualquier otra persona u objetos susceptibles de ser agarrados.

Los cojines, los peluches o su propia cama son sustitutos muy socorridos para estas montas. También puede decantarse por montar otros animales, generalmente aquellos con los que convive, ya sean otros perros o incluso ejemplares de otras especies, como los gatos. Por cierto, las hembras también pueden montar.

¿Por qué mi perro quiere montarme? Causas de la conducta

Hay varias situaciones que pueden llevar a nuestro perro a montarnos a nosotros, a otras personas o a objetos. Para saber en concreto qué causa es la que lo impulsa conviene que nos fijemos en el contexto en el que se está produciendo la monta. Los motivos más habituales para explicarla son los siguientes:

  • Estrés: los perros necesitan para su bienestar que les prestemos atención. Requieren actividad física, socialización, educación y estimulación adaptada a sus características. Si no se dan las condiciones necesarias para cubrir sus necesidades, el perro acabará por manifestar estrés. La monta es un síntoma y una manera de liberar su frustración.
  • Desarrollo reproductivo: según van creciendo, los perros comienzan a verse afectados por estímulos relacionados con la monta, es decir, se ven expuestos a hormonas tanto masculinas como femeninas. Esto origina cambios en su comportamiento, entre los que se encuentra la autoestimulación.
  • Problemas de socialización: el período más sensible de socialización de los perros se produce entre las tres y las doce semanas de vida. Una buena exposición a diferentes estímulos contribuye a su equilibrio futuro. Al contrario, una carencia puede llevar a que el perro crea que la monta es una forma de relación correcta.
  • Comportamiento lúdico: en ocasiones, sobre todo en cachorros, la monta se produce como parte del juego. Los perros son exploradores natos y este comportamiento se incluiría como parte de esta conducta, especialmente cuando su nivel de excitación durante el juego está muy alto.

¿Si mi perro monta porque es dominante?

Es habitual escuchar a los cuidadores interpretar la monta por parte de sus perros como un signo de dominancia. Por ello puede resultarles hasta gracioso cuando descubren a su perro montando a otro o al gato de la casa.

Pero quizás les resulte menos divertido cuando el perro también los monta a ellos. Pues bien, es importante dejar claro que tu perro no te monta para dominarte ni a ti ni a nadie. Por lo tanto, no debes reprimir su conducta para demostrarle quién manda.

Monta y reproducción de los perros

Son numerosos los cuidadores que interpretan la monta de personas y objetos como una señal de que el perro necesita desahogarse o, en otras palabras, tienen que permitir que se cruce con una perra.

Es por ello importante insistir en que la monta no debe asimilarse siempre a un impulso reproductivo. Conviene recordar que dejar que nuestro perro vagabundee sin control en busca de perras en celo lo expone a importantes peligros como atropellos, malos tratos e incluso a contagiarse de enfermedades como el TVT, un tumor de transmisión sexual.

Aunque la monta se produzca en un entorno controlado, existe un problema de sobrepoblación canina que debería ser suficiente como para dejar la cría únicamente en manos de criadores profesionales.

Cómo evitar que un perro monte a personas u otros perros

Para prevenir que nuestro perro monte nuestra pierna, es importante que identifiquemos la causa que desencadena este comportamiento. De esta forma podremos anticiparnos. En cualquier caso, estas serían las medidas generales para intentar controlar la situación:

  1. Atención, socialización, actividad física, educación y estimulación son los pilares del bienestar canino. Un perro feliz y satisfecho es menos probable que desarrolle una conducta de monta compulsiva.
  2. La castración evita la sobreexcitación que va a sentir el perro si, por ejemplo, recibe el estímulo de una perra en celo.
  3. Evita adoptar cachorros antes de las ocho semanas de vida. Para conformar su comportamiento es fundamental la interacción con su madre y hermanos durante sus primeros meses de vida.

Cómo actuar ante la monta del perro

Que nuestro perro nos monte de forma puntual no es motivo de preocupación, pero sí debemos intervenir si se convierte en una conducta repetitiva y obsesiva, ya que es la manifestación de que existe algún problema.

Los etólogos o expertos en conducta canina son los profesionales que pueden ayudarnos a acabar con las alteraciones del comportamiento. Mientras, si tu perro te monta o monta a otra persona, no le regañes. Simplemente intenta atraer su atención hacia otra actividad. Si estáis jugando, interrumpe la sesión en cuanto empiece a montarte.

Bibliografía
Morris, Desmond. 1988. Observe a su perro. Barcelona. Plaza Janés

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí