Cómo corregir a un perro

Uno de los pasos más importantes a la hora de comenzar con la educación de nuestro perro, es precisamente poder transmitirle de forma correcta nuestras intenciones. Indicarle cuando lo está haciendo bien y por supuesto, saber cómo corregir a un perro cuando lo esté haciendo mal.

Existen muchas técnicas diferentes de adiestramiento / educación canina, todas ellas son igual de buenas y funciones. Pero solo existen unas pocas técnicas correctas para indicarle a nuestro perro que no nos gusta su comportamiento o simplemente darle un toque de atención. Vamos a repasar y a explicar cómo debemos decirle “no” a nuestro perro.

perro jugando

Cómo corregir a un perro: ¿Cuando debemos corregirlo?

Lo más importante a la hora de educar a un perro adulto o cachorro, es el sentido común de quien lo educa. De nada sirve dedicar mil horas al adiestramiento de nuestro perro adulto o cachorro, si no lo hacemos de la forma correcta. Y precisamente uno de los errores más comunes, es corregir o regañar a nuestro perro cuando no corresponde.

Si lo que queremos en regañar a nuestro perro por algo que hizo mal, debemos hacerlo justo en el momento en el que lo está haciendo, ni antes ni después. Por ejemplo, algunas personas cuando llegan a casa y ven que su perro ha roto algo o hecho algo mal, le regañan o incluso le golpean (algo que nunca se debe hacer), cometiendo así un grandísimo error.

Los perros no son adivinos y no tienen la capacidad de relacionar lo que han echo en un pasado reciente con el presente. Por eso, si queremos corregir a nuestro perro o darle un toque te atención, debemos hacerlo justo en el momento en el que está rompiendo algo o se está comportando mal.

De nada sirve hacerlo después, a las horas, o cuando lleguemos a casa y veamos que hay cosas rotas… Porque los perros no relacionan que la bronca que le estás echando, es por haber roto algo anteriormente. Y si, todos sabemos que cuando les regañamos ponen esa carita de “lo siento, no volverá a pasar”, pero en realidad no tienen ni idea del porque de la regañina.

Tanto si queremos regañar, como simplemente dar un pequeño toque de atención o simplemente corregir, debemos hacerlo siempre, si o si, en el momento exacto.

perro rompienso el cojín

Cómo corregir a un perro:  El “toque” o “mordida”

Centrándonos en la forma de cómo indicarle a un perro que lo está haciendo mal, o cómo corregir a un perro o cachorro de la forma más adecuada, vamos a explicar en que consiste el “toque” o “mordida”, que seguro habréis visto en algunos capítulos del conocido encantador de perros.

Esta técnica es sin lugar a dudas una de las más efectivas, a la vez de respetuosa. Debes comprender que nunca, bajo ningún concepto, hay que pegarle a nuestro perro (ni a ningún otro perro obviamente). La agresión no es una técnica de adiestramiento / educación, agredir a un perro es simplemente un acto de cobardía y de total desconocimiento.

A la hora de corregir a un perro podemos utilizar dos opciones, siempre acompañadas por un sonido de corrección. Debemos elegir un buen sonido para corregir a nuestro perro y utilizarlo siempre que queramos indicarle a nuestro perro que lo estamos corrigiendo.

Algunas personas utilizan en “SSSSHhhhhhhh” y otras utilizan el “No!”, ambos sonidos son igual de buenos, simplemente elige el que más te guste. Las opciones que podemos utilizar en conjunto con el sonido que elijamos, es el “tirón leve de correa” o la “mordida con la mano”.

El tirón leve de correa consiste simplemente en eso, cuando nuestro perro esté haciendo algo mal y lo tengamos en ese momento cogido con la correa, le daremos un tirón leve y seco hacia nosotros, a la vez que le decimos “No!” (o “SSSSshhhh”, como prefiramos). Recuerda que debe ser un tirón leve, no hace falta que le hagas daño. En el vídeo anterior, puedes ver como Cesar ejecuta ese tirón del que hablamos (hay personas que están más o menos de acuerdo o no con las técnicas de Cesar, pero esta técnica en concreto es muy buena).

La mordida con la mano es otra técnica que podemos poner en práctica, en conjunto con el tirón leve de correa o de forma independiente, pero siempre acompañada también de un sonido de “No!” o “SSsssshhhhhh”. Consiste en dar un pequeño toque con nuestra mano en el lomo de nuestro perro, sin hacerle mano, es simplemente un toque para llamar su atención.

Simplemente dejaremos nuestra mano recta, y con los dedos le daremos ese leve “mordisco” o “empujón” a nuestro perro. Debe ser algo suave, no brusco, ya que la finalidad es llamar la atención de nuestro perro, corregirlo, no dañarlo. Os dejamos otro ejemplo de cesar con el “toque” o “mordida”.

Como ves, es algo muy sencillo y respetuoso. No se daña al perro, bajo ningún concepto, solo se le da un “toque” para corregirlo y nada más.

Obviamente estas técnicas funcionan bien en perros adultos (de más de 1 año de edad), pero en cachorros o perros jóvenes debemos tener mucha, pero que mucha más paciencia. Por otro lado, son muchos los perros que con un simple “No!” es suficiente y no hay que utilizar la “mordida”, simplemente debemos aplicar las técnicas que veamos precisas.

perro mirando a su educador

Cómo corregir a un perro:  El educador / adiestrador

Más importante que intentar educar a nuestro perro, es saber hacerlo de la forma correcta, ya que si aprende algo mal será más complicado enseñarle bien posteriormente.

Debemos mantener la calma en todo momento, si nos ponemos nerviosos, agresivos o simplemente desesperamos perdiendo la paciencia, nuestro perro apreciará ese estado y en consecuencia el también se pondrá nervioso.

Nuestro estado de ánimo es fundamental durante la educación, debemos ser firmes, seguros y respetuosos. Cuando le demos un toque de atención a nuestro perro, ya sea un leve tirón o una mordida, debemos hacerlo seguros de nosotros mismos y con total autoridad. De nada sirve corregirle estando nerviosos o enfadados, porque el perro notará que pasa algo extraño y en consecuencia no prestará atención o no aprenderá de la forma correcta.

Imaginemos que vamos andando por la calle en compañía de nuestro perro y nos cruzamos con otra persona que también va paseando con su perro. Nuestro perro que obviamente va atado con su correa, de repente hace un giro brusco y se tira a por el otro perro, ladrando y gruñendo, como si le quisiera morder….

Lo correcto en esta situación es corregir a nuestro perro mediante un tirón de la correa (leve pero preciso) a la vez que le regañamos oralmente con un “No”” o un “SHhhh”. Si no se calma y no obedece a la corrección, le daremos también un “mordisco” con la mano a la vez que le corregimos oralmente. En caso de seguir sin obedecer, le sentaremos y esperaremos un rato a que se calme.

Lo incorrecto en esta situación, algo que obviamente nunca debemos hacer, es ponernos nerviosos, malhumorados, tirar constantemente de la correa de nuestro perro y gritar como locos “muy mal” “eso no se hace” “no no no no no no ” etc…..  Esto es precisamente lo más común y a la vez, lo más erróneo.

perro sentado tranquilo

Cómo corregir a un perro:  Mi perro no reacciona, no me hace caso

Si nuestro perro no reacciona al tirón de la correa o a la mordida, simplemente repetiremos el acto una o dos veces más hasta que obedezca. Si sigue sin obedecer, le ordenaremos que se siente o se tumbe y esperaremos por unos minutos en ese estado.

Los perros en ocasiones se bloquean, se alteran demasiado o simplemente no se centran, es en ese momento cuando debemos hacer que se siente y se relajen ya que un perro alterado no puede aprender.

Nunca, bajo ningún concepto, debemos pegarle a nuestro perro porque no nos haga caso. Pegar a un perro solo crea en el miedo y temor a hacer algo que le suponga una nueva agresión. Eso provoca a la larga grandes problemas de conducta y puede volver al perro agresivo, por eso, nunca se debe castigar a un perro con medios físicos (pegar, golpear, etc…..).

Si nuestro perro no reacciona ante nuestras sesiones de adiestramiento, no reacciona ante los toques o mordidas, no nos hace caso aunque lo hayamos intentado varias veces…. Quizás sea un buen momento para acudir a un adiestrador canino profesional. Busca un buen adiestrador profesional, exígele que te muestre su titulación para verificarlo y sigue sus consejos.

perro adiestrandose

Cómo corregir a un perro:  Mi perro es un cachorro

Las técnicas que hemos visto anteriormente, principalmente la “mordida” con la mano acompañada de un “No!”, son las que debemos usar con nuestro cachorro, pero con mucho sentido común.

Un cachorro es solamente eso, un cachorro y por lo tanto no tiene capacidad de reaccionar ni de ejecutar nuestras ordenes. Solo piensa en jugar, correr, dormir, jugar y seguramente morderlo todo….. es algo completamente normal, ya que simplemente están descubriendo el mundo que les rodea.

Un cachorro no necesita educación hasta que por lo menos ha cumplido los 6 mese de edad, a partir de ahí podemos comenzar, de forma gradual y con mucha paciencia, a educarles. Aunque si que es muy importante que comencemos a socializarlo con otros perros y humanos. Recuerda, con mucha paciencia y sin perder los papeles.

Si nuestro cachorro nos muerde en la mano o hace algo mal, podemos regañarle con “la mordida” y el “no!” de forma conjunta. Obviamente después de regañarle no podemos darle mimos y jugar con el, esperaremos unos minutos antes de jugar con el o continuar con lo que estuviéramos haciendo.

Puedes ver más info sobre la educación de cachorros aquí: Consejos para adiestrar a un cachorro

cachorro mordiendo

Cómo corregir a un perro:  Otras alternativas

Existen muchas formas de educar / adiestrar a un perro y todas ellas son igual de respetables. Nosotros ofrecemos información sobre algunas de estas técnicas, las cuales utilizamos y sabemos que ofrecen buenos resultados, pero ello no significa que necesariamente sean las mejores.

Un adiestrador profesional de perros puede ayudarte mucho con la educación de tu perro o cachorro, no suponen una inversión fuerte (por lo general son económicos) y son de mucha ayuda.

Un etologo canino puede ayudarte a solucionar conductas extrañas, es como un “psicólogo” para humanos, solo que en esta ocasión en para perros. Muchas veces, detectando el problema original se puede solucionar un mal comportamiento, aquí es donde trabajan los etologos caninos.

Si te ha gustado el artículo y te ha sido de utilidad, ayúdanos a mantener la web en marcha! : Dale “Like” o Compártelo en las redes sociales  🙂 ¡Gracias!

Guardar

Guardar

Guardar


9 Comentarios

  1. Pues entonces llevo mucho tiempo haciendolo mal jajajajajaa gracias por la info voy a ponerla en practica

  2. Hola, que bien se pongan mas cosas. algunas seguro interesantes.
    Referente el “encantador de perros” he ido buscando en internet y se leen comentarios muy negativos sobre el, todos de buenos educadores y de muchas personas que han usado sus metodos.
    No hace mucho hable con un educador (educa desde mas de 30 años perros) y hasta menciono al encantador de perros, critico lo de “alfamacho” que es justo lo que no se debe hacer. Ni tirones si el perro lleva collar, si lleva ernes si se puede dar un leve tiron. Con collar no porque asi se le transmite al perro que es “malo o peligroso” lo que el ve en el momento del tiron. Tirones con collar causan daño en el cuello del perro. Este daño no interpreta viene del dueño, si interpreta, que lo que le motivo tirar de la cadena no es “bueno” porque le causo daño en el cuello. Si es algo que ira viendo se podria convertir en un problema, el perro relaciona daño con peligro. Mas o menos asi me lo explico el educador, pues lo primero que hice era eleminar collar y llevar mi perro con ernes. Ernes no causa daño en el cuello, ni en ningun sitio. Trato con un perro de casi 40 kilos, he visto es mucho mas comodo ir con el con ernes. Mi perro esta mas tranquilo y se le nota mas a gusto que con collar. Yo no menos, sobre todo si un dia tira por lo que sea de la correa, no habra daño en el cuello, asi tampoco la interpretacion de el que hay peligro.

    Gracias por las interesantes cosas que estan añadiendo, me suelo leer todas.

    • Hola Mari,

      Cada educador / adiestrador tiene sus técnicas, algunas más factibles que otras obviamente. No compartimos mucho el trabajo de algunos educadores como el que mencionamos, pero en este caso utiliza una buena técnica y por eso la compartimos.

      Saludos 🙂

      • Hola Beltza, me gusta tu respuesta, comparto tu opinion. He ido viendo que cada educador/adiestrador tiene sus tecnicas. Que aqui se comparten las que se ven bien encuentro fabuloso y sin duda de ayuda.
        Saludos 🙂

  3. Hola! Me gustaría saber como corregir a mi perra ante la siguiente situación: hoy es la primera vez que la he visto mostrar una conducta agresiva con otro perro (hasta ahora ha sido de buena tonta, la han mordido en más de una ocasión y nunca ha tenido ningún problema con ningún perro) el problema surgió en el parque, estaba jugando con otro perrete que conoce de siempre y estaba buscando palos para morder, al ir el otro perro a quitarle el palo se ha revuelto de una manera como nunca la había visto, enseñando dientes lanzando bocados al aire (la tenía al lado y la pude coger enseguida del arnés) le hice sentarse y la ate con la correa hasta que se tranquilizase, rato después ya más calmados seguían olisqueando (no la volví a soltar) y cuando otro perrete diferente paso por su lado con una botella de plástico en la boca volvió a ponerse agresiva, no es que lanzase un bocado para quitarle la botella a modo de juego como la he visto hacer muchas veces, sino que volvió a gruñir/ladrar, lanzar bocados… no se como reaccionar, quiero cortar esto ya mismo porque no me gusta nada.
    Un saludo!

    • Hola Berta,

      Lo primero es localizar el motivo por el cual actúa así, si es por miedo o por hacerse con los objetos (botellas, palos….) que lleven otros perros en la boca. Las formas de corregirla son muy diferentes dependiendo del origen, por eso es importante observar, evaluar y si te abruma la situación acudir a un adiestrador.

      Saludos

      • Pues en principio es siempre cuando hay un objeto de por medio, su pelota, un palo que ha cogido… mientras no haya nada que ella quiera coger juega con normalidad, incluso teniendo ella su pelota corre a modo de “a ver si me lo quitas” durante un rato, pero de repente le da el pronto y se enfada.
        Gracias por responder!

Comments are closed.