perro-rascandose-la-nariz

Una consulta que con frecuencia me encuentro en mi clínica diaria es la de perros que se rascan el hocico de manera frecuente. Unos utilizan sus propias patas para frotarse la zona, y otros se rozan contra paredes, el suelo u otros objetos de la casa.

Este comportamiento habitualmente se debe a que el perro tiene picor o molestias en ese área y es fundamental acudir a un veterinario lo antes posible para que determine la causa e instaure el tratamiento más adecuado antes que el perro sufra lesiones por rascado.

Estas son las principales causas de este comportamiento, que pueden ser totalmente inocuas o llegar a comprometer la vida de nuestra mascota.

¿Por qué los perros se rascan o frotan el hocico?

El rascado o frotación del hocico con las patas o rozándose contra objetos, es un comportamiento bastante común en perros, y en algunas ocasiones puede ser indicativo de procesos patológicos graves que debemos detectar para poder actuar lo antes posible.

El hocico es la puerta de entrada de información desde el exterior para los perros, ya que emplean el olfato como principal sentido para captar estímulos externos. Por ello, al estar muy en contacto con el suelo y fuentes de infección, es una zona sensible a afecciones.

Alergias ambientales o atopia

Una de las causas más comunes de rascado de hocico en los perros son las alergias. El principal síntoma de una alergia ambiental es el picor cutáneo, y el hocico, al ser una zona del cuerpo bastante expuesta al contacto con partículas externas (alérgenos), suele ser un área generalmente afectada en los procesos alérgicos.

Cuando el rascado del hocico se debe a una alergia cutánea, observaremos que la zona está enrojecida y posiblemente haya inflamación o eccema de piel. Por lo general, veremos que el perro también se rasca o se lame otras zonas del cuerpo (zona inguinal, orejas, entre los dedos, etc.)

perro-con-alergia-en-el-hocico

Enfermedades cutáneas

En caso de que el área del hocico esté afectada por algún proceso cutáneo que genere picor o molestias, desencadenará una conducta de rascado en el perro en un intento de aliviar la comezón de la zona.

Uno de los procesos cutáneos que con mayor frecuencia afecta al hocico de los perros jóvenes es el acné canino, provocando picor e incluso dolor, especialmente en la zona del mentón. En esta patología podremos observar pápulas (como granitos parecidos al acné humano) en la zona cercana al hocico.

Otros procesos cutáneos habituales que cursan con rascado del hocico son la infección por Malassezia de los pliegues de los belfos o faciales y enfermedades inmunitarias como el pénfigo foliáceo, que van acompañadas de picor y molestias en el área facial.

Si existe una enfermedad cutánea asociada al proceso de rascado, observaremos lesiones en la piel del perro como descamación, aparición de ampollas, enrojecimiento, etc.

Presencia de suciedad o secreciones

En ocasiones, en perros completamente sanos también podemos observar que restriegan su hocico en el sofá, las paredes o que se rascan con sus propias patas. Este comportamiento es habitual después de comer para eliminar los restos de alimento que puedan quedar en sus belfos o en la mañana para librarse de las legañas oculares.

Otras veces, el rascado del hocico está relacionado con la presencia de descargas nasales u oculares en procesos de resfriado, en los que los perros intentan eliminar el exceso de mucosidad con sus patas o frotándose con objetos.

perro-frotando-su-hocico-contra-el-suelo

Cuerpos extraños alojados en los orificios nasales

Si durante los paseos se introduce un objeto extraño en los orificios nasales de nuestro perro (espiga, algún insecto) podremos observar que se frotará de forma bastante insistente el área del hocico, y generalmente este comportamiento irá acompañado de estornudos más o menos frecuentes con el objetivo de expulsar esa materia extraña de su nariz.

Picadura de insectos (orugas)

Es habitual que en algún momento de su vida los perros reciban la picadura de algún insecto, ya que llevan el hocico a ras del suelo y sus paseos son por campo o parques, donde normalmente proliferan estos “bichos”.

Las picaduras de avispas u orugas son bastante comunes y pueden llegar a provocar una gran inflamación en pocos minutos, por lo que si observamos que nuestro perro se rasca el hocico de forma insistente, debemos inspeccionar la zona y ver si comienza a haber inflamación para acudir lo antes posible a un veterinario.

Tumores nasales

Una causa menos habitual que puede provocar en ocasiones rascado del hocico en perros, es la presencia de un tumor en los senos nasales, ya que causa inflamación y molestias en el área y el perro busca aliviarlas mediante la frotación de su hocico.

Parestesia facial

La parestesia se define como la sensación de cosquilleo, calor o frío que se experimenta en la piel por alteraciones generalmente de tipo neurológico. Esta sensación anómala provoca una respuesta de intento de rascado del hocico en el perro y se restregará la zona de forma muy frecuente. Como posibles causas de parestesia facial canina podemos encontrar el hiperparatiroidismo (por estar los niveles de calcio elevados) o lesión de los nervios faciales.

Como veis las posibles causas de rascado de hocico son variadas y de diferente gravedad, por ello es muy importante que si observáis este comportamiento en vuestro perro acudáis lo antes posible a su veterinario para que determine su etiología.

Bibliografía
Carlson y Giffin. 2002. Manual práctico de veterinaria canina. Madrid. Editorial el Drac.