perro-bebiendo-agua

Si nuestro perro bebe mucha agua debemos observarlo, ya que existen numerosos motivos por los cuales puede incrementar la ingesta de agua diaria, unos más graves que otros. Hay varias enfermedades cuyos síntomas implican el aumento de sed en el perro, aumento de orina u otros trastornos.

Desde Soyunperro vamos a explicar las causas por las que un perro beba más agua de lo habitual y también cuales son las enfermedades relacionadas con ello. De forma que podrás identificar si se trata de un problema que requiera atención veterinaria.

Motivos naturales por los que un perro bebe mucha agua

Un perro puede beber más agua de lo habitual si por ejemplo ha estado realizando ejercicio o vuelve de un largo paseo, si ha estado jugando con otros perros o si simplemente hace más calor.

No debemos preocuparnos en absoluto si el motivo es alguno de los anteriores, ya que es algo completamente normal. Los perros se hidratan bebiendo agua al igual que lo hacemos los humanos, el agua es un elemento fundamental para un correcto funcionamiento del organismo.

La alimentación de nuestro perro también juega un papel importante en la cantidad de agua que pueda beber. Un perro que se alimenta de productos frescos cómo carne fresca, frutas, etc… beberá mucha menos agua que un perro que se alimenta con pienso seco para perros.

El pienso para perros (croquetas) es muy seco y, además, compacto. Una vez ingerido, comenzará la digestión con la saliva la cual lo ablandará, continuando en el estómago. No obstante, necesita de mucha agua para poder ser digerido. Habrás visto más de una vez a tu perro dar grandes tragos de agua después de comer pienso, es algo totalmente normal.

Los perros que han estado en perreras o protectoras de animales también suelen beber más agua de lo habitual, debido a que en muchas perreras no siempre tienen agua a su disposición y piensan, en cierta forma, que deben hidratarse rápidamente porque les retiraremos el agua. Con el tiempo se les va pasando, no te preocupes.

Enfermedades que provocan que el perro beba mucha agua

Algunas enfermedades tienen cómo síntoma, o por lo menos cómo algo de sus síntomas, lo que se conoce cómo polidipsia en términos veterinarios. La polidipsia significa que el perro bebe más agua de lo habitual.

Un modo orientativo para determinar si un perro tiene polidipsia: debe medirse la cantidad de agua que bebe al día, si el total es superior cien mililitros o más por kilo de peso diarios, el perro padece polidipsia.

Por ejemplo, si un perro de diez kilos bebe más de un litro al día, se considera polidipsia (diez kilos de peso por cien mililitros igual a un litro). Pero depende del individuo, ya que dentro de la misma raza, como los humanos los hay que beben más y otros menos.

Normalmente, en la mayoría de los casos esta polidipsia va acompañado de poliuria (hace mucho pis). Por lo que comparte las mismas enfermedades que la polidipsia.

Las enfermedades más comunes que causan que un perro beba más agua de lo habitual son:

Por tener alguna pista más, el hiperadrenocorticismo o síndrome de Cushing, suele ir acompañado de síntomas externos como alopecias o calvas en el cuerpo del animal o abdomen hinchado.

Enfermedades menos comunes que también causan mucha sed

Estas son las enfermedades más comunes, las cuales pueden ir acompañada de una mayor ingesta de comida (polifagia). Pero hay muchas más, menos comunes como por ejemplo hipercalcemia (alta concentración de calcio en la sangre), hipocalemia (baja concentración de potasio en la sangre), infección uterina y renal, etc…

Otras enfermedades a nivel psíquico cómo en trastorno obsesivo canino (TOC) también pueden afectar al consumo de agua diario en un perro. Una intoxicación tras haber ingerido alimentos en mal estado o tóxicos para un perro, también es motivo de polidipsia, al igual que si le damos una comida muy salada.

Los perros con diarrea también beben más agua de lo normal, es debido a la deshidratación que pueden sufrir en este tipo de patologías, al igual que si padece vómitos. El cuerpo, de manera natural y fisiológica, intenta compensar estas pérdidas mediante una mayor ingesta de agua. En estos casos con tratar la diarrea suele ser suficiente para que el perro deje de beber agua en exceso.

Si sospechas que tu perro puede padecer alguna de estas enfermedades, debes acudir a un centro veterinario para que puedan realizar las correspondientes pruebas y verificar el diagnostico, así como indicarte el tratamiento.

Mi perro bebe mucha agua y después vomita

Los perros que hacen mucho ejercicio o que tienen mucha sed y de repente beben mucha agua, pueden sufrir vómitos debido al exceso de agua en un corto periodo de tiempo. Si tu perro vomita después de beber, debes darle agua poco a poco, no dejes que se beba medio litro de un golpe porque le sentará mal.

Deja que beba un poco y oblígale a descansar un minuto, deja que beba otro poco y nuevamente oblígale a descansar, etc… es la mejor forma de que beba despacio.
En cachorros, si al instante de beber o comer lo regurgita constantemente, habría que llevarlo al veterinario, ya que puede tener una patología congénita que produce en el esófago una mayor estrechez de lo normal, dando lugar a que los alimentos vayan para arriba en vez de para abajo.

También debes vigilar la temperatura del agua que bebe. No es recomendable que le des a tu perro agua recién sacada del refrigerador o muy caliente, ya que les podría provocar úlceras. El agua debe estar fresquita-templada.

Si tu perro bebe demasiada agua o come mucho, no le dejes correr nuevamente. Intenta que descanse un par de horas para evitar patologías como dilatación-torsión de estómago. Los perros… siempre quieren jugar y correr, es nuestra responsabilidad cuidar de ellos.

Recuerda que es súper importante que tu perro siempre tenga a su disposición agua limpia y fresca, independientemente de la cantidad que beba.