Precauciones para prevenir pulgas y garrapatas


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

15

En años como el que nos está tocando vivir, donde las temperaturas se mantienen más cálidas de lo normal, es cuando más debemos preocuparnos por la seguridad de nuestras queridas mascotas.

El clima cálido y la falta de heladas provocan que muchos parásitos como las pulgas y garrapatas se reproduzcan con mucha más facilidad, lo que puede desencadenar en un exceso notable de su población, e incluso en una epidemia.

Utilizar preventivos como los desparasitadores comunes, las pipetas para perro y/o los collares repelentes, son esenciales para mantener a nuestro perro libre de pulgas y garrapatas. No solo debemos preocuparnos por la salud de nuestro can, sino también por la nuestra y la de nuestros familiares.

perro rascandose

Parásitos externos más comunes en nuestros perros

Las pulgas pueden ser una verdadera molestia tanto para nuestro perro como para nosotros, son casi inapreciables y pueden reproducirse a gran velocidad. Por lo general preferirán picar y criarse en el manto peludo de nuestro perro, pero también se mostrarán atraídas por humanos y lugares donde reproducirse como nuestro sofá o cama.

Las garrapatas son incluso peores, ya que pueden transmitir cientos de enfermedades y en casos extremos llegar a ocasionar la muerte. Son extremadamente nocivas tanto para perros como para humanos y no tendrán ningún problema en pasar de la piel de nuestro perro a la nuestra.

Sin ánimo de crear una alarma social, simplemente hay que conocer los riesgos que corremos si nuestra mascota no está bien protegida.

garrapata en perro

Cómo proteger a nuestro perro de pulgas y garrapatas

Un buen collar antiparasitario es capaz de repeler pulgas, garrapatas e incluso el mosquito que transmite la conocida leishmaniasis, su duración suele ser de tres a cuatro meses efectivos, aunque algunos pueden llegar hasta los ocho meses. En cambio, una pipeta antiparasitaria puede repeler pulgas y garrapatas durante unas tres o cuatro semanas reales.

Hay personas, como quien os escribe, que prefieren utilizar un buen collar antiparasitario y además, utilizar pipetas antiparasitarias de forma mensual. Es una forma súper efectiva de garantizar tanto la seguridad de nuestro perro como la nuestra propia.

perro que parece que rie

¿Cómo se contagian las pulgas y garrapatas para llegar a mi perro?

Aunque nuestro perro esté perfectamente desparasitado, lo cierto es que a lo largo del día pasea por calles, caminos, bosques o parques caninos. En cualquiera de esos lugares puede haber garrapatas o pulgas esperando un huésped.

Eso sin contar que se junte, salude o juegue con otros perros, los cuales no sabemos si están perfectamente desparasitados o contienen algún que otro bichito que puedan transmitir a nuestro perro.

perros jugando

Por eso, aunque nuestra mascota no tenga pulgas ni garrapatas, debemos tomar precauciones efectivas y realmente sencillas tales como utilizar collares y pipetas antiparásitos. De esta forma nuestro perro siempre estará seguro y los riesgos de contraer pulgas o garrapatas serán mínimos.

Por otro lado, también existe un champú antiparasitario, que podemos usar cuando bañemos a nuestro peludito. Este tipo de champú es muy recomendable, aunque siempre cuando se usa en conjunto con pipetas y collares.

perro-bañandose-champu

Y sobre todo, un poco de sentido común. Si vemos que nuestro perro se rasca mucho en determinadas zonas, nunca está de más hacerle una revisión superficial en busca de algún pequeño parásito.

Las pulgas parecen pequeñas cabezas de alfiler de color marrón o negro, se mueven a gran velocidad y pueden saltar. Las garrapatas por contra son cómo pequeños granos o bultitos, que van creciendo constantemente conforme se alimentan del perro hasta llegar a tamaños muy visibles.

Si te asusta tratar con estos parásitos, puedes acudir a su clínica veterinaria para que sea un profesional quien lidie con ellos. Y recuerda que siempre que haya un humano y un perro, tanto pulgas como garrapatas prefieren alojarse en el perro.