Babeosis canina


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

0

Nos toca hablar en esta ocasión de una enfermedad que, cada vez está más presente en nuestra sociedad y a la que debes poner tratamiento cuanto antes. Y es que la babeosis canina puede terminar afectando a perros y humanos.

Es cierto que el principal objetivo de esta bacteria son los perros, de ahí que habitualmente la enfermedad que provoca sea conocida como babeosis o babesiosis canina. Sin embargo, el progresivo aumento de casos debería lograr que todos empecemos a tomarla muy en serio.

Capaz de llegar a tu perro a través de las garrapatas, el resultado de esta bacteria se presenta en los animales en forma de un proceso infeccioso generalizado. El primer síntoma que puede venir acompañado de consecuencias más graves.

También te puede interesar: Cómo quitar una garrapata

¿Cómo ataca la babeosis canina?

Los expertos han identificado el genotipo más peligroso de esta bacteria como el canis vogeli. Se trata de un hematozoario intracelular de ciclo indirecto, es decir, que necesita de un huésped antes de poder desarrollarse.

En palabras que todos entendemos: esta bacteria busca un huésped para sobrevivir, que suelen ser las garrapatas. A través de ellas desarrolla sus larvas y éstas actúan sobre nuestro perro provocándole el proceso infeccioso.

Si hasta ahora la babeosis canina había permanecido como un peligro prácticamente desconocido es porque la bacteria necesita de climas cálidos para sobrevivir, por lo que es más frecuente encontrarla en países con climas tropicales y subtropicales.

Pero como todos ya conocemos las consecuencias del cambio climático y las anomalías que estamos experimentando en Europa al respecto, hay que empezar a ver este problema de la babeosis como algo a lo que enfrentarse de manera cotidiana. Y deberás tener especial cuidado en los meses de verano.

perro con garrapata

Aprende a detectar las características de la babeosis

Se podría decir que los síntomas fruto de esta enfermedad se pueden englobar bajo el concepto de apatía. Si tu perro sufre babeosis canina lo podrás detectar por una falta de apetito inusual o la ausencia de energía y ganas para realizar cualquier actividad.

Otros síntomas reconocidos bajo la influencia de la babesiosis en perros son los vómitos, movimientos erráticos e incluso una transformación en el color de la orina, pasando a tener tonos anaranjados o rojizos.

Se trata de un círculo vicioso, ya que si el animal empieza a dejar de comer, sus recursos energéticos disminuirán, y finalmente todo esto se traducirá en pérdida de peso y falta de fuerzas para llevar la vida normal que llevaba hasta ahora.

La babeosis también provoca un aumento de la producción de bilirrubina en nuestra mascota, la aparición de fiebre y/o trastornos en la hemoglobina a causa de la ruptura de los glóbulos rojos.

Una vez detectada la enfermedad, debes poner tratamiento cuanto antes. La mala noticia es que debido al proceso de incubación en perros que dura de 2 a 4 semanas, una vez detectes el problema es porque la enfermedad ya está bien instalada.

Tratamiento contra la Babeosis

Detectar la enfermedad algunas semanas más tarde de ser contraída conlleva ciertos problemas. Es necesario, por tanto, que actúes con urgencia una vez detectados los primeros síntomas, ya que en caso contrario tu perro podría sufrir daños graves en el hígado o pulmón.

La solución más habitual consiste en acercarnos a un veterinario y someter a nuestro perro a un proceso de desparasitación interna y externa. Allí podrán indicarnos cómo de grave es el problema y los pasos a seguir para poder ponerle solución.

La gravedad de la babeosis canina no es ningún juego, llegando a darse casos en los que el tratamiento de recuperación pasa por la administración de glucocorticoides, heparina y otras soluciones como las transfusiones de sangre.

Visto lo visto, queda claro que la mejor manera de luchar contra este problema es la prevención. Y como ya sabrás, la mejor manera de combatir las garrapatas y sus peligros es sometiendo a tu perro a una buena desparasitación de manera periódica.

Dejar respuesta

Por favor escribe tu comentario
Nombre