Cómo eliminar pulgas en cachorros recién nacidos

Las pulgas son unos parásitos externos tan desagradables como comunes en nuestros perros. Observables a simple vista, no solo debemos eliminar las que encontremos sobre el animal. Es imprescindible desparasitar también el ambiente.

A la venta encontraremos productos pensados para combatir las pulgas, pero no todos pueden utilizarse en los cachorros. Además, estos deben ser desparasitados en sus primeras semanas de vida. Veamos en detalle cómo hacerlo.

¿Cómo saber si mi cachorro tiene pulgas?

Las pulgas son unos insectos de un par de milímetros de longitud, lo que hace que podamos verlos sobre el cuerpo de nuestro perro o en nuestra casa. Son de cuerpo aplanado, de color negro o rojizo y disponen de unas patas traseras bien desarrolladas. Estas les permiten saltar grandes alturas para su pequeño tamaño.

Sobre el perro, se desplazan corriendo encima de la piel, moviéndose rápidamente entre los pelos gracias a la conformación de su cuerpo. Por lo tanto, si detectamos un insecto con estas características, sabremos que nuestro perro tiene pulgas.

Por otra parte, como no siempre es posible verlas, descubrir en el cuerpo o en los lugares de descanso de nuestro perro una especie de arenilla de color negro es otro indicativo de la presencia de pulgas. Esa arena son los excrementos de las pulgas. Si la mojamos veremos que es sangre seca, ya que son unos parásitos hematófagos.

Síntomas de pulgas en cachorros

Si no hemos conseguido ver las pulgas ni sus excrementos, el signo clásico de su presencia es el rascado, ya que sus picaduras implican prurito. De todas formas, en caso de duda, solo el veterinario puede confirmar o descartar el diagnóstico, ya que otros problemas, como las sarnas, también pueden provocar un intenso prurito.

Además, hay perros sensibles a la saliva de las pulgas en los que puede desencadenarse lo que se conoce como dermatitis alérgica por picadura de pulga (DAPP). Estos perros van a presentar, sobre todo en la zona sobre la cola, puntos rojos y áreas alopécicas, debidas al intenso rascado.

Este, si no se trata, acaba por agravarse, con heridas, engrosamiento y oscurecimiento de la piel afectada. Una única picadura puede conseguir esta reacción. Además, una infestación considerable de pulgas es capaz de causar anemia a un cachorro. Las pulgas también son transmisoras de parásitos como las tenias y de enfermedades como la bartonelosis.

ciclo-de-las-pulgas

El ciclo de vida de las pulgas

Para combatir a las pulgas es imprescindible conocer y entender su ciclo vital. De esta manera podemos implantar las medidas más adecuadas. Las pulgas adultas se alimentan de los perros, los gatos o cualquier otro animal de sangre caliente, incluidos los seres humanos. En cambio, las hembras van a depositar sus huevos en el ambiente.

Camas, rendijas o cualquier mínimo espacio van a servir de nido para los huevos. De ellos eclosionan larvas que se van a alimentar de la materia orgánica que encuentren, así como de restos cutáneos. Solo cuando maduran vuelven a picar y a subirse a un animal.

Dada la cantidad de huevos que pueden poner las pulgas, si tratamos solo al cachorro y nos olvidamos del ambiente, en muy poco tiempo tendremos toda una nueva generación de pequeñas pulgas hambrientas, que van a perpetuar la infestación. Si el perro está protegido, nos picarán a nosotros. Y nada protege al 100%.

Productos para desparasitar a cachorros

El producto estrella para librar de pulgas a los cachorros es el espray, que generalmente va a actuar contra pulgas, garrapatas y piojos. Se aplica en un lugar bien ventilado, protegiéndonos las manos con guantes y pulverizando, varias veces, hasta mojar bien todo el cuerpo. Mientras el cachorro se seca, tiene que permanecer en un lugar caliente.

Pero poder utilizarlo o no va a depender de la edad del cachorro y de las recomendaciones del fabricante, que es quien nos va a decir, en el prospecto, a partir de cuándo puede ser utilizado. El espray, además, no va a ser una opción cómoda si nuestro perro, aunque cachorro, sea de tamaño grande. Por eso, lo mejor es consultar con el veterinario.

No olvidemos que los desparasitadores, aunque cualquiera los puede comprar por internet, son un producto veterinario. El veterinario, en función de las características de nuestro cachorro, nos puede recomendar el uso de antipulgas como pipetas, pastillas o collares. Independientemente del escogido, es básico renovarlo con la periodicidad indicada.

No olvides eliminar las pulgas del hogar

Como la mayoría de las pulgas se van a encontrar creciendo en el hogar, no basta con aplicarle un desparasitador al perro. Salvo que la infestación sea realmente severa, caso en el que estaría indicado emplear lo que se conoce como bomba, medidas como estas servirán:

  • Desparasitar al cachorro y a todos los animales con los que conviva. Repetir la operación las veces que marque el veterinario.
  • Pasar un peine especial, de púas metálicas y juntas, por el cuerpo del animal. Este utensilio atrapa las pulgas que todavía pudiesen quedar.
  • Lavar camas y demás lugares de descanso en la lavadora.
  • Aspirar los suelos y las alfombras en profundidad.
  • Fregar con algún producto insecticida los suelos, incluido bajo los muebles, mojándolos bien y dejando que este actúe.

Bibliografía
Carlson y Giffin (2002): Manual práctico de veterinaria canina. Madrid: Editorial el Drac.