Rhodesian Ridgeback

De origen sudafricano y comportamiento travieso pero muy inteligente y leal, el Crestado rodesiano también conocido cómo Rhodesián Ridgeback (su nombre en Inglés) es un perro que te enamorará a primera vista.

Excelente cómo perro de compañía, compañero de caza o perro de vigilancia gracias a su gran tamaño, puede ser además, tu mejor amigo. ¿Quieres conocer todos los detalles sobre la raza?

Características del Rhodesian Ridgeback

  • Altura a la cruz: Unos 70cm aprox. en machos y 60cm aprox. en hembras
  • Peso corporal: Hasta 40 kilos en machos y 35 kilos en hembras
  • Tipo de pelo: Corto y de color rojizo o marrón claro
  • Esperanza de vida: 12 años aprox.
  • Carácter: Activo, leal, vigilante, inteligente, terco, poderoso
  • Salud: Propenso a padecer “seno dermoide” (patología congénita en la piel)

¿De donde proviene la raza?

Fueron los colonos europeos al llegar al Sur de África, en el interior del Cabo de Buena Esperanza, en el siglo XVI los que se toparon con un un pueblo – los Khoikhoi-, que usaba un perro semidomesticado para proteger el ganado.

Los agricultores, posteriormente, mejoraron la raza para poder utilizarlo como perro de cacería en tierras inexploradas de África. Necesitaban perros que pudiesen levantar la caza mayor además de proteger sus granjas de los humanos merodeadores y los animales salvajes durante la noche.

Del mismo modo, necesitaban un perro que pudiese resistir las dificultades que suponía vivir en el monte africano, capaz de sobrevivir a los drásticos cambios de temperatura (del calor del día a las temperaturas heladas de la noche), pudiendo pasar veinticuatro horas sin agua.

También necesitaban que tuviera el pelo corto para así evitar las garrapatas del monte. Además, aquel perro también tenía que ser un perro de compañía y protección para la esposa y los hijos. Buscaban al ejemplar perfecto.

Ya en el siglo XIX, los europeos habían importado una gran variedad de perros a esta zona de África. Por su parte, a causa del clima extremo, la escasez de agua o a la aridez del terreno, se observó que éstos no podían realizar ciertas tareas.

Se dieron cuenta de que, al contrario que las razas que pretendían incluir, los canes autóctonos estaban totalmente adaptados y apenas jadeaban, por lo que los criadores cogieron lo deseable de cada raza y crearon un súper-perro al que calificaron de “perro león“.

Ejemplar de crestado rodesiano en el campo

¿Cómo es el Rhodesian Ridgeback?

Nos encontramos ante un perro de buena presencia, musculoso, ágil, fuerte y activo, de apariencia simétrica y equilibrada. A simple vista tiene una buena planta y una forma atlética, capaz de recorrer grandes distancias con una velocidad adecuada. Posee una elegante agilidad y solidez sin resultar robusto.

Por supuesto, y como el propio nombre de la raza indica, en cuanto observemos un Crestado Rodesiano, lo que más nos va a llamar la atención como rasgo distintivo, es la cresta que este tiene en la espalda.

La cresta está formada por el crecimiento del pelo en dirección opuesta al del resto. Normalmente, comienza justo detrás de los hombros y desciende hasta justo antes de las caderas. En el punto en el que empieza la cresta hay dos coronas idénticas (espirales) directamente opuestas entre sí.

La cresta tiene que estar claramente definida y ser simétrica, estrechándose hacia la cadera. La longitud de la corona no deberá ser superior a 1/3 de la longitud total de la cresta o ridge.

Un buen promedio del ancho de la misma es de 5 cm. No obstante, no todos los cachorros nacen con la cresta, pues pueden contar con más de dos coronas o con menos, o pueden ser asimétricas. También puede ser corto o largo (si bien esto último es muy raro de ver) o puede ser irregular.

Su manto de pelo es corto, denso, liso y brillante, sin ser lanoso o sedoso. El color normalmente oscila desde el trigo claro al trigo rojizo o leonado rojo, según admite el estándar de la raza. Está permitida oficialmente la presencia de blanco en el pecho y en los dedos, pero no es deseable un exceso de pelo blanco en el abdomen o sobre los dedos.

Cuerpo completo de un crestado rodesiano

Morfología de la raza

El estándar de la raza nos indica que los machos deben medir en torno a los 63 y 70 cm de altura de cruz y tener un peso de entre los 36 y los 41 kg. Por su parte, las hembras resultan ser, como en la mayoría de las razas, un poco más pequeñas. Tienen unas medidas de entre 61 y 66 cm de altura y un peso de entre 32 y 36,5 kg.

La cabeza es de buena longitud. Posee un cráneo plano, bastante ancho y bien marcado. Su hocico resulta ser largo y potente, con unos labios de bordes correctamente ajustados y unas mandíbulas fuertes hechas para la caza de presas pesadas.

Su trufa tiende a ser marrón o negra, normalmente dependiendo del color del pelaje. Posee unos ojos redondos y expresivos, de un color en armonía constante con el pelaje.

En cuanto a sus orejas, son de inserción bastante alta pero de un tamaño mediano, las cuales terminan en punta redondeada y resultan estar pegadas a la cabeza con una caída muy leve y de forma natural.

Fijándonos en su cuerpo, éste se muestra potente pues sus patas delanteras son rectas y fuertes, con una correcta osamenta y con unos codos muy cercanos al cuerpo, lo que lo convierte en un animal bastante resistente.
Su cuello no presenta papada y se desliza hasta un pecho que no es demasiado ancho, incluso más bien amplio y bajo. Las costillas se encuentran moderadamente arqueadas bajo una potente espalda que sostiene un lomo fuerte y musculoso.
La cola es gruesa en el nacimiento pero disminuye hacia la punta que termina con una ligera curvatura hacia arriba

Esta morfología corresponde al estándar aceptado y reconocido por la Real Sociedad Canina de España (RSCE) incluyéndolos dentro de los perros tipo sabueso, perros de rastreo o razas semejantes.

Temperamento del Rhodesian Ridgeback

El Rhodesian Ridgeback es un perro leal, inteligente e independiente por lo que resulta ser algo distante con las personas extrañas sin llegar a ser agresivo.

Tiene un temperamento tranquilo, solemne, dulce y estable, anteponiendo ignorar antes que desafiar.  Su carácter es fuerte y le gusta proteger a su familia.

A pesar de que, siendo cachorro, nos encontremos ante un perro de carácter muy activo, una vez madure se convertirá en un perro extremadamente tranquilo. Tan tranquilo que, puede dar la impresión de ser un sabueso grande y holgazán, aunque normalmente presentará un aspecto un tanto amenazador.

Puesto que este este perro se creó para ser, entre otras cosas, un buen protector de familias, estamos ante perros extremadamente tolerantes y excelentes compañeros, así que disfrutan de la compañia de otros perros, siempre y cuando no se junten demasiados machos pues podrían producirse peleas por el dominio.

Estos perros pueden llevarse bien con los gatos si han crecido juntos. Debido a que sus raíces son cazadoras, no suele congeniar con otros animales muy pequeños pues pueden ser observados como una presa.

Se trata de un perro paciente, sobre todo con los niños, por los que siente especial debilidad aunque, debido a su tamaño y su fuerza es recomendable estar alerta cuando juegue con ellos para evitar cualquier accidente.

Son excelentes perros de guarda y protectores de la familia, pero deben saber quién está al mando. Es fiel y cariñoso con su amo pero reservado con los extraños, aunque raramente ladra. Los perros crestados siempre están alerta ante cualquier cosa que salga fuera de lo común.

Convivencia y educación

Puesto que necesita ser entrenado desde cachorro, su adquisición no se recomienda para personas sin experiencia o primerizas. Es importante, como en todas las razas, que se le enseñe a socializar lo antes posible pues así se evitarán inconvenientes en su comportamiento.

El Rhodesian se adiestra con facilidad por lo que su domesticación está por encima de la media. Esta raza requiere entrenamiento basado en refuerzo positivo (a base de recompensas).

Dadas sus habilidades innatas como guardianes, los crestados no deben adiestrarse como perros para protección. Su instinto protector natural debe someterse a un adiestramiento en obediencia para su control.

¿Cómo es su salud?

Según el estándar, la cresta del Rhodesian es un atributo indispensable, con lo que tradicionalmente los criadores han descartado aquellos que no cumplían el requisito.

Un requisito que, por otra parte, puede acarrear inconvenientes para su salud pues se ha demostrado que la mutación que causa la formación de la cresta predispone al perro a padecer una enfermedad llamada “seno dermoide” o “dermoide sinus”.

Generalmente es un perro sano y atlético. Pero, como todas las razas, puede sufrir otras enfermedades:

  • Displasia de cadera: La selección genética es una de las mejores soluciones para reducir la incidencia, pero es de suma importancia una buena alimentación y un ejercicio moderado, que ayudará a prevenir la displasia en su etapa adulta.
  • Displasia de codo: al igual que la de cadera, es un trastorno degenerativo que afecta a la articulación.
  • Hemofilia: es un trastorno hereditario que produce una mala coagulación de la sangre.

Dejar respuesta

Por favor escribe tu comentario
Nombre