Riesenschnauzer-tumbado-sobre-el-cesped

El pasatiempo preferido de estos bigotones es estar con las personas que quieren. Para los Schnauzer Gigantes no hay lugar como el hogar. Además, te lo demostrarán con una lealtad infinita. Si están bien educados, estos perros serán amorosos, confiables y harán lo que sea por ti.

A pesar de su apariencia tranquila, su herencia de perros de trabajo tarde o temprano terminará por aflorar. Los ejemplares de esa raza necesitan estímulos constantes y la mejor manera de mantenerles equilibrados es darles una función en casa. ¿Quieres descubrirlo todo sobre la raza? Vamos allá.

Descripción física del Schnauzer Gigante

A estos canes se les considera gigantes en relación a los Schnauzer estándar, aunque no alcanzan la altura de un Gran Danés o de un Lobero Irlandés. Su contextura es robusta y bien musculada, mientras que su perfil tiende a ser cuadrado, con una espalda recta y corta, un pecho de ancho medio y un vientre moderadamente recogido. Las patas son resistentes y la cola es de inserción alta.

La cabeza de un Schnauzer Gigante es rectangular, alargada y chata. La expresión sagaz y tranquila del rostro está definida por una cejas bien pobladas, marca registrada de la raza. Los ojos son oscuros y de forma ovalada. El hocico es más bien largo. Por otro lado, las orejas tienen un tamaño medio y en forma de V, son de inserción alta y suelen llevarlas más bien erguidas. El manto es doble: uno interior de lanilla y un exterior rugoso y bien pegado al cuerpo.

icono-perroAltura de entre 64 y 70 cm en machos y entre 59 y 64 cm en hembras
icono-pesoPeso de entre 27 y 38 kg en machos y entre 25 y 35 kg en hembras
icono-pelo
Pelo de alambre, duro y muy denso. Los colores típicos de la raza son el negro total y el sal y pimienta, que es una combinación de mechones blancos y negros
icono-caracter
Carácter fiel, alerta y muy inteligente
Icono-saludSalud regular, con cierta incidencia a padecer cáncer
Icono-calendarioEsperanza de vida estimada de entre 12 y 15 años

 

Schnauzer-Gigante-posando2

¿Cómo es el estándar oficial de Schnauzer Gigante?

En ejemplares de color negro sólido solo se acepta una pequeña marca blanca en el pecho, cualquier otra mancha es descalificatoria. En ejemplares “sal y pimienta” se tolera la gama que va desde el gris oscuro a un color gris plata combinado con blanco. Con respecto al temperamento, los individuos tímidos o agresivos no son deseables.

Asimismo, si están demasiado por debajo del estándar de tamaño son rechazados. La trufa del Schnauzer Gigante siempre debe tener un color negro sólido y las mejillas no tienen que ser carnosas. Si poseen unas mandíbulas superiores o inferiores muy sobresalientes, estos canes serán igualmente rechazados.

Temperamento del Schnauzer Gigante

De carácter decidido y con una inteligencia por encima de la media, los Schnauzer Gigantes son perros que no pasan desapercibidos. Ante todo, necesitan mucho cariño de los suyos y sentirse parte de la familia. Son perros leales y obedientes, aunque dominantes. Por ello, no se recomiendan para familias con niños menores de 10 años.

Con otros perros, especialmente del mismo sexo, la relación puede ser un poco difícil, incluso si comparten el mismo hogar. Si hay gatos, las dificultades son aún mayores y no deberías dejarles solos, incluso si parecen amigos.

Esta raza es reconocida por su gran respuesta al entrenamiento, aunque esto no significa que cualquiera pueda hacerlo. Necesitan dedicación y retos, tanto a nivel físico como mental. Es fundamental un líder que les proporcione reglas claras y mano firme con experiencia en la educación de canes. El Schnauzer Gigante no se recomienda como primer perro o para personas dubitativas.

Suelen ser naturalmente desconfiados y esto puede causar un comportamiento agresivo con los desconocidos. Al socializarles desde una edad temprana tendrás gran parte de la batalla ganada. No obstante, esta característica hace que sean guardianes muy confiables, pues se toman muy en serio su trabajo.

Schnauzer-Gigante-jugando-en-el-jardín

Cómo cuidar a un Schnauzer Gigante

El Schnauzer Gigante es una variedad con altas necesidades de ejercicio, algo fundamental para que no se aburra ni desarrolle hábitos destructivos. Una hora de ejercicio diaria es lo mínimo recomendado, siempre en actividades compartidas con su dueño. Les gusta jugar con pelotas, dar paseos largos, correr a tu lado y practicar deportes como la Obediencia, el Agility o el Carting.

No se sentirán cómodos en espacios pequeños. Por eso, una casa con patio grande – y bien vallado – es lo más indicado. Aún así, son perros acostumbrados a vivir en el interior del hogar y preferirán pasar el día rodeados de personas. No les dejes solos afuera durante mucho tiempo a lo largo del día.

Su pelaje debe ser cepillado dos o tres veces a la semana. Su pelo crece rápido, por lo que necesitan visitas regulares al estilista para mantener un aspecto aseado. Las orejas y el oído deben ser revisados periódicamente para detectar posibles infecciones.

Por su pelaje de doble capa se adaptan mucho mejor a los climas fríos. ¡Les encanta la nieve! Por el contrario, no se sentirán a gusto en zonas con veranos muy sofocantes. En estos casos, tenderá a rascarse mucho y a provocarse lesiones en la piel.

Problemas de salud relacionados con los Schnauzer Gigantes

La displasia de cadera es una enfermedad hereditaria que afecta la movilidad del perro y que debe ser controlada en esta raza. Procura exigirle la prueba de detección de esta enfermedad al vendedor. La osteocondritis disecante es otro padecimiento relacionado con los Schnauzer Gigantes que a afecta sus articulaciones y que se detecta a partir de los 5 meses de edad.

Otros padecimientos a tener en cuenta son la tiroiditis autoinmune y el carcinoma de células escamosas, un tipo de cáncer que afecta la piel y se focaliza en los dedos del perro. El cáncer de hígado también tiene una incidencia moderada.

Historia de la raza Schnauzer Gigante

Surgen a mediados del siglo XVIII en la zona de los Alpes Bávaros, al sur de Alemania. Fueron desarrollados a partir del cruce de varias razas, como el Schnauzer estándar, el Gran Danés y el Boyero de Flandes. El propósito era lograr un perro de trabajo resistente. Por eso, en sus inicios, se les empleó en zonas de pastoreo guiando al ganado. También estaban a cargo de la protección de casas y granjas.

A principios del siglo XX aparecieron en grandes ciudades alemanas como Berlín y Munich. Su gran sentido de la obediencia y del trabajo hizo que fueran buenos para el trabajo policial y se convirtieran en la raza más popular de perros de seguridad.

Comenzaron a estar al cuidado de fábricas, carnicerías, corrales e incluso cervecerías. Sin embargo, tras la Primera Guerra Mundial la aparición del más versátil Pastor Alemán hizo que cayeran en el olvido. En los años 60 volvieron a popularizarse tanto en Europa como en los EE.UU., donde se formaron varios clubes de entusiastas de la raza.