perro-pug-con-similitud-al-síndrome-de-down

Son muchas las similitudes que podemos encontrar entre los humanos y los perros; en concreto, a nivel de enfermedades, los perros pueden padecer muchas de las patologías que sufrimos las personas. Pero, ¿pueden los perros tener síndrome de Down?

La ciencia ha demostrado que, aparte de los humanos, los chimpancés también pueden padecer síndrome de Down, pero cuando se trata de mascotas de cuatro patas como los perros, todavía no hay evidencia satisfactoria. Veamos en detalle si es posible que un perro pueda padecer este síndrome.

¿Qué es el síndrome de Down?

Antes de profundizar en la cuestión de si los perros pueden tener o no síndrome de Down, primero debemos de entender qué es el síndrome de Down.

El síndrome de Down es un trastorno genético que ocurre cuando, por una división celular anormal, se produce una copia extra del cromosoma 21. Este material genético adicional causa las características físicas típicas de este síndrome.

Nuestro material genético está organizado en paquetes emparejados llamados cromosomas, y las personas tenemos 23 parejas, es decir, un total de 46 cromosomas. En el síndrome de Down se presenta una copia adicional del cromosoma 21, por lo que a este nivel hay 3 cromosomas en lugar de 2 (trisomía 21).

Un cromosoma extra, más allá de los 46 esperados, generalmente da lugar a un embrión que no puede desarrollarse y se produce un aborto. Sin embargo, en el caso del cromosoma 21, al ser más pequeño, una copia extra del cromosoma puede producir un embrión que sobrevive y llegar a nacer un bebé, pero éste tendrá un conjunto de características físicas atípicas.

perro-de-raza-pug

¿Pueden los perros tener Síndrome de Down?

El material genético de los perros también está organizado en cromosomas, pero el número de pares es diferente al de las personas. Los perros tienen 78 cromosomas en comparación con los 46 que tenemos los humanos, y su par 21 no contiene la misma información que el nuestro, por lo que la trisomía 21 en los perros no produciría el síndrome de Down.

Sin embargo, mucha de la información que aparece en humanos en el par 21 sí que aparece en otros lugares en los cromosomas de los perros. Por tanto, los perros podrían experimentar trisomías cromosómicas en otros pares diferentes al 21, que podrían dar lugar a anomalías físicas y dificultades cognitivas, pero no serían síndrome de Down propiamente dicho.

Es por esto, que la respuesta a si los perros pueden padecer síndrome de Down puede ser algo confusa, pero, si nos acogemos a la definición exacta de esta enfermedad, los perros no podrían sufrir este síndrome.

Además, debido al proceso de selección natural, en el caso de que los embriones de perro que padecen alguna trisomía lleguen a nacer, sería muy difícil su supervivencia; la madre los suele rechazar tras el nacimiento o su condición es incompatible con la vida y acaban falleciendo a los pocos días de nacer. Por lo que es muy difícil llegar a ver casos de perros con este tipo de alteraciones genéticas.

Condiciones con síntomas similares al síndrome de Down en perros

Aunque es posible que anormalidades genéticas pudieran dar síntomas similares a los del síndrome de Down, existen afecciones congénitas o del desarrollo en perros más comunes que también tienen similitudes clínicas con el síndrome de Down.

El hipotiroidismo congénito es un buen ejemplo. Esta patología está causada por niveles bajos o ausentes de hormona tiroidea al nacer o en las primeras etapas de vida, lo que resulta en síntomas como crecimiento lento, patas cortas, cabeza ancha, lengua grande que sobresale de la boca, retraso en apertura de ojos y oídos del cachorro, retraso en la erupción dental, menor tono muscular, embotamiento mental y trastornos de la marcha.

Otras patologías que podrían confundirse con el síndrome de Down en perros son la hidrocefalia congénita, enanismo hipofisario, deficiencia de la hormona del crecimiento y derivación portosistémica.

Por ello, si detectamos en nuestro perro síntomas similares al síndrome de Down, debemos acudir al veterinario, ya que, si bien no existe un diagnóstico “oficial” de síndrome de Down para perros, los síntomas que se asemejan al síndrome de Down en humanos podrían señalar otros problemas de salud, como los que hemos visto anteriormente.