perro-con-toc-por-lamer

El trastorno obsesivo compulsivo canino es el similar al TOC en humanos, es decir, el acto de repetir determinados movimientos o establecer una determinada conducta que se repite constantemente (estereotipias).

El TOC en perros se origina normalmente durante su infancia, debido a posibles traumas o periodos de reclusión donde se impide que el perro realice una socialización normal y/o pueda descubrir el mundo a su manera.

Vamos a repasar cuales son las principales causas que originan TOC en canes, así como cuales son los comportamientos más distintivos en este tipo de trastornos. Podrás determinar si tu perro lo padece de forma muy sencilla.

¿Cómo se si mi perro tiene TOC?

Los perros con TOC tienden a realizar una serie de movimientos repetitivos sin sentido, tales cómo dar constantemente vueltas sobre si mismos, lamerse las patas de forma excesiva, morderse la cola, excavar agujeros en el jardín de forma obsesiva, etc… Esto se denomina estereotipias (similar a los animales salvajes de zoo que dan vueltas sobre su jaula).

Hay veces que los perros se lamen las patas de forma habitual, es una forma de higienizarse, incluso es una forma de indicarnos que padece algún tipo de alergia si apreciamos que las tiene enrojecidas, o que tiene algo clavado, por ejemplo. Pero… si tu perro no tiene alergia ni heridas y sin embargo se lame las patas todo el día, ¿es normal? No, posiblemente tu perro tenga TOC.

A muchos perros les encanta dar vueltas sobre sí mismo, jugar a morderse la cola o simplemente corretear de una forma diferente haciendo un poco el tonto. Es completamente normal que un perro de vueltas sobre sí mismo, sobre todo si es muy joven, pero si tu perro da vueltas sobre sí mismo de forma obsesiva muchísimas veces al día ¿es normal? No, seguramente padezca de TOC.

Tanto en perros como en gatos, si tiende a morderse el extremo de la cola hasta tal punto de eliminar el pelo de esa zona, posiblemente acabe en una cirugía de amputación de la misma con el fin de que no llegue a hacerlo, ya que si se la arranca por sí mismo puede ser muy doloroso para el animal. Por lo que hay que vigilar en caso de este comportamiento.

Lo mismo sucede con hacer agujeros en el suelo o con cualquier otro hábito que realice de forma exagerada, de forma compulsiva. Los perros también pueden padecer trastornos obsesivos, por lo que si crees que tu perro tiene TOC, es porque posiblemente lo tenga. Un veterinario podrá certificar tus sospechas tras una revisión y anamnesis.

¿Por qué algunos perros tienen TOC?

El trastorno obsesivo canino es solamente el resultado de algún trauma sufrido en la infancia, cuando aún son cachorros o de unos malos hábitos de vida. También puede desarrollarse en la infancia o juventud por falta de entretenimiento ya sea paseos largos, entrenamiento mental y/o físico…Es una forma natural que desarrolla el cerebro del perro para canalizar ese estrés o ansiedad no liberados.

Los perros que por ejemplo han sido encadenados desde cachorros sin darles la posibilidad de jugar, correr o socializarse correctamente con otros perros tienen muchas más posibilidades de desarrollar una conducta obsesiva (TOC) que los perros que han tenido una infancia normal.

Los perros que han sufrido maltrato de cachorros, o que simplemente no han podido desarrollarse correctamente a nivel mental / sociológico porque sus dueños no han sabido educarlos adecuadamente, también son más propensos a desarrollar TOC.

Lo mismo sucede con los perros que por ejemplo han estado en perreras o protectoras, cuando las condiciones no son las adecuadas pueden terminar desarrollando conductas obsesivas que les permitan canalizar su angustia, su ansiedad y/o estrés.

Tratamiento para curar el TOC en perros

No existe un tratamiento estándar para curar o tratar el TOC ya que cada perro habrá desarrollado su conducta obsesiva compulsiva en consecuencia a un problema pasado distinto.

Por eso es fundamental contactar con un etólogo canino o adiestrador además de consultar con nuestro veterinario. Suele ser el etólogo el que indague en el problema del perro y nos indique qué tipo de terapia debemos seguir para curar su ansiedad y, por ende, su TOC.

El veterinario podrá ayudar con la prescripción de medicamentos si así lo cree conveniente el etólogo. Normalmente en casos de TOC el etólogo es siempre quien tiene la última palabra para el tratamiento ya que es quien se ha centrado más en los estudios a cerca de este tipo de problemas.

Desde casa lo que podemos hacer es crear lo que se conoce como enriquecimiento ambiental. Esto es proporcionar a nuestro animal, a parte de paseos largos, un ambiente que haga estimular mentalmente a nuestro animal. Ya sea con juguetes estratégicos como Kong (metiendo tipos diferentes en su interior), comederos con obstáculos para obtener alimento, olores diferentes.

Podemos jugar con todos sus sentidos y estimularlos. Los parques caninos con obstáculos y pruebas son una muy buena opción para su desfogue. Si tras todo mantenido en el tiempo continúa teniendo TOC, lo más aconsejable es acudir a los profesionales antes mencionados.

Miguel Fraga García-Yanes
Graduado en veterinaria en la universidad Alfonso X El Sabio (Madrid). Colegiado 8917 en Madrid. Ampliando conocimientos en cirugía de tejidos blandos, endoscopia y dermatología. Interés por los animales desde muy pequeño y en compañía de Max desde hace 11 años.