Mi perro se lo come todo ¿Síndrome de pica?

Recibe el nombre de pica el síndrome que se caracteriza por la ingesta de todo tipo de materiales no alimenticios. Se considera un trastorno de la conducta alimentaria y puede tener distintas causas tanto físicas como psicológicas.

La denominación surge de Pica pica, que es el nombre científico de la urraca. Este córvido se distingue por el hurto de todo tipo de objetos que acumula en su nido. Si observamos este comportamiento en nuestro perro, hay que consultar con el veterinario. Veamos en detalle en qué consiste esta patología.

¿Qué come un perro con pica?

Los perros con pica pueden seguir una alimentación normal, es decir, van a comer el menú que hayamos elegido ofrecerles. Pero, además, tragarán o lamerán, de una manera más o menos compulsiva, materiales como tierra, tiza, yeso, pintura, madera, cigarrillos o papeles de todo tipo.

¿A qué se debe la pica?

Es común pensar que si observamos a un perro comer pintura o cualquier otra sustancia similar se debe a un déficit nutricional. Pero, en la actualidad, es realmente extraño que un perro presente carencias en su alimentación. Incluso las gamas de más bajo coste suelen poder cubrir unos mínimos en perros de todas las edades.

Por eso, aunque sí es posible que exista un problema en el procesamiento de nutrientes denominado malabsorción, hay otras causas tanto físicas como psicológicas que el veterinario debe valorar en esta situación.

Veamos en detalle algunas de las posibles causas que originan pica:

Síndrome de malabsorción

Estos perros van a comer con normalidad pero, como su organismo no va a ser capaz de absorber adecuadamente los nutrientes, siempre se mostrarán hambrientos. Comen de todo en el intento de nutrirse. Además, sufren diarrea y adelgazamiento. Hay varias causas que provocan una malabsorción.

Se relacionan con problemas en el intestino delgado o en el páncreas. Para llegar a un diagnóstico hay que analizar las heces o realizar biopsias de intestino. El tratamiento depende de qué enfermedad lo ha desencadenado.

Estrés

El estrés va a ser cualquier circunstancia que cause disconformidad al perro. Por ejemplo, el aburrimiento o la frustración se encontrarían en la base de conductas que podemos considerar disruptivas. En general, cualquier circunstancia que impida al perro desarrollar sus conductas naturales va a generar lo que conocemos como estrés.

No permitirle realizar suficiente ejercicio, mantenerlo confinado en espacios reducidos, atado, sin socializar o solo durante muchas horas son situaciones que hacen al perro desarrollar conductas destructivas y autodestructivas, entre las que se puede encontrar la pica.

Estos comportamientos, una vez el veterinario ha descartado una causa física, los tratan los etólogos. Estos especialistas en conducta canina estudian la rutina del perro e introducen las modificaciones necesarias para aumentar su bienestar.

Síndrome de disfunción cognitiva

Este síndrome se ha comparado con el alzheimer en los humanos. Al igual que en nosotros, en los perros también se debe al envejecimiento. Lo que notaremos será que el perro se desorienta, le cambia el ritmo del sueño, se esconde, parece no conocer a miembros de la familia, orina dentro del hogar, muestra conductas estereotipadas, etc.

Entre estas alteraciones puede encontrarse también la pica. Al tratarse de perros de edad avanzada, el veterinario debe realizarles pruebas para descartar que los síntomas se deban a problemas físicos antes de hablar de disfunción cognitiva. No hay tratamiento pero la calidad de vida es mejorable.

cachorro-mordiendo-una-piedra

Pica en cachorros

Durante la etapa de crecimiento, los perros se caracterizan por manifiestar conductas exploratorias. Como carecen de manos, la boca les resulta un instrumento fundamental para tocar, coger y manipular objetos.

Por este motivo no es extraño que los cachorros, en su afán por descubrir el mundo, acaben ingiriendo sustancias de todo tipo. Pero este comportamiento debe cesar en cuanto dejan atrás esta etapa.

Peligros de la pica

Cuando un perro traga sustancias no digeribles corre el riesgo de sufrir una obstrucción intestinal, además de molestias gastrointestinales más leves. Estas serían, sobre todo, vómitos, diarrea o estreñimiento, en función de los materiales ingeridos. También puede contraer parásitos digestivos.

Además, si el perro ingiere plomo puede padecer una intoxicación de gravedad. El plomo se encuentra en algunas pinturas, en linóleo, yeso, pilas, algunos materiales de fontanería, soldaduras, masilla, etc.

La intoxicación se produce por un contacto prolongado. Los síntomas son vómitos, convulsiones, descoordinación, ladridos constantes, nerviosismo, debilidad o ceguera. Se trata de una urgencia veterinaria.

perros-mordiendo-una-cuerda

¿Existe tratamiento para la pica?

Si detectamos un cuadro como el que hemos descrito debemos acudir al veterinario. Este profesional, mediante la exploración del perro y la elaboración de su historia clínica, buscará o descartará una causa física. De esto dependerá el tratamiento.

Se intentan identificar parásitos en las heces, cuerpos extraños mediante la realización de radiografías o enfermedades sistémicas a través de un análisis de sangre. En el caso de que el perro estuviese completamente sano el problema puede tener un origen psicológico.

De ser así, la intervención de un etólogo o de un especialista en comportamiento canino puede darnos pautas para la resolución del trastorno. Es muy probable que esta pase por modificar las condiciones de vida del perro. Por otra parte, hay que impedir al máximo que tenga acceso a las sustancias que le resulta atractivo ingerir.

Bibliografía
Carlson y Giffin. 2002. Manual práctico de veterinaria canina. Madrid. Editorial el Drac.