Dependiendo de donde recolecten las abejas, la miel variará de color y presentará diferentes propiedades beneficiosas para el organismo humano. Aunque no es exclusivo para humanos, los beneficios de la miel son también cuantiosos en los perros.

Sin embargo no todos los perros pueden tomar miel, además los que la tomen, deben hacerlo en la cantidad adecuada para que a nuestro perro no le siente mal o tenga efectos negativos en su salud.

Veamos cómo darle miel a un perro, cuales son sus propiedades beneficiosas y que cuidados debemos tener. También sus diferentes usos ya que erróneamente, no todo el mundo la utiliza cómo alimento o complemento.

La miel como alimento

La miel es un producto recolectado en las colmenas de abejas de distintas especies. Estas abejas han sido seleccionadas para producir mucha más de la necesaria para su mantenimiento, por lo que la recolección de esta no afecta en absoluto a su supervivencia.

Es un producto del cual España es un grandísimo productor y cuyo consumo contribuye al mantenimiento de la apicultura y permite la polinización de muchísimas flores año tras año.
Sus características varían según la flor polinizada, la época del año y la especie de abeja utilizada. En general es líquida, muy densa, de sabor muy dulce y colores que van desde el amarillo claro al naranja oscuro.

Principales beneficios de la miel para perros

Nutricionalmente, la miel es una solución saturada de carbohidratos sencillos que le confieren su sabor dulce. Su composición analítica es:

  • 76,8% de hidratos de carbono: Todos estos son azúcares, principalmente fructosa, de sabor muy dulce.
  • 0,5% de proteínas: Entre las que podemos encontrar vitaminas del grupo B.
  • 17% de agua: Esta cantidad le otorga esa textura tan característica.
  • Minerales: Entre los que destaca el calcio, potasio, sodio entre otros.
  • Otros componentes como vitamina C.

Tiene una cantidad de calorías moderadamente alta, de unas 315 Kcal/100g. Al tratarse de un producto rico en hidratos de carbonos obtenidos a partir de glucosa, aportan rápidamente un nivel de energía extra a quienes la consumen.

El índice glucémico que tiene descrito es muy bajo, esto quiere decir que se absorbe muy lentamente, por lo que proporcionará energía de forma sostenida durante bastante tiempo. Además, por su textura resulta más apetecible que el azúcar blanco.

La miel estimula el sistema inmunológico del organismo, haciéndolo más eficiente frente a alergias y enfermedades. Además, posee una gran cantidad de enzimas glucosa oxidasa y antioxidantes naturales cómo los flavonoides.

En resumen:

  1. Aporte extra de energía de forma inmediata
  2. Estimulación del sistema inmune del perro
  3. Enzimas beneficiosas cómo la glucosa oxidasa
  4. Aporta antioxidantes para el organismo cómo los flavonoides
  5. Rica en vitaminas del grupo C y B, además de minerales

Posibles perjuicios de la miel en perros

No todos los perros son iguales por lo que no todos toleran los mismos alimentos de forma beneficios. Lo mismo ocurre con la miel, no todos los perros la toleran e incluso en algunos, es bastante nociva.

Al igual que pueden contribuir a mejorar algunas alergias, al tener restos del polen de las abejas, podrá provocar reacciones alérgicas en perros con alergias ambientales inespecíficas. Estas además pueden cursar de forma muy aguda.

En animales con diabetes no está recomendado ya que pese a su absorción más lenta que el azúcar, sigue siendo una cantidad muy elevada de carbohidratos sencillos. No obstante, en caso de estar tratado con insulina y tener una crisis hipoglucémica, la miel puede ser tremendamente útil para revertirla. Este caso es un tanto extremo y no debería suceder en condiciones normales.

En perros con sobrepeso tampoco va a ser recomendable ya que es un alimento muy energético lo cual favorece una mayor deposición de grasa agravando más el problema. En perros con diarrea infecciosa puede resultar contraproducente también, ya que al disolverse con la saliva y las secreciones intestinales, se convierte en una fuente de energía muy accesible para las bacterias causantes de la enfermedad originando fermentaciones anómalas (motivo por el cual tampoco está recomendado darla a cachorros).

Tampoco se deben extrapolar beneficios de este producto atribuidos al consumo en personas como el alivio del dolor de garganta (administrada con leche o limón). Si se da sola no va a resultar perjudicial en este caso, pero al darla como se utiliza en humanos, con un tratamiento térmico y mezclado con otros productos, la textura melosa se pierde y con ello sus potenciales propiedades.

Así que evita darle miel a los perros que:

  1. Tengan algún tipo de alergia
  2. Perros que no haga ejercicio o que tengan sobrepeso
  3. Perros diabetes o con problemas digestivos
  4. Perros con problemas respiratorios

¿Cuanta miel debo darle a mi perro?

Debemos partir de que la miel no es un alimento para perros, sino un suplemento nutricional para perros que tienen un desgaste elevado de energía o un pequeño capricho para dar de vez en cuando a nuestro perro. Solamente para perros adultos, no debemos darle miel a un cachorro.

Cien gramos de miel (unas cinco cucharadas pequeñas de café), contienen ochenta y cinco gramos de carbohidratos, traducibles a doscientas sesenta y siete calorías. Aunque os parezcan valores bajos, son valores realmente altos para un perro (más o menos la quinta parte de lo que comería un perro de 30 kilos al día).

Por eso, un perro sano de unos treinta kilos de peso y con una actividad física normal, no debe tomas más de un par de cucharadas pequeñas por semana. Si pesa quince kilos, la mitad, si pesa siete quilos, un cuarto, etc.

Un perro sano de unos treinta kilos de peso con una actividad física elevada, cómo los perros de trabajo, búsqueda y rescate, etc… no deben tomar más de dos cucharadas un par de veces por semana.

Obviamente, cómo suplemento a su alimentación. Ya que debemos seguir alimentándolos con su alimentación habitual (croquetas, BARF, etc…). Sea cual sea la alimentación que tengan, nunca se debe mezclar esta con miel, ya que será mucho más fermentable por microorganismos y resultará peligrosa.

Usar miel para curar heridas en nuestro perro

No debemos dejarnos llevar por la falsa información que circula por Internet sobre el uso de miel para curar heridas en perros. La miel contiene un PH bajo y un efecto anti-bacteriano natural, eso es cierto, pero no significa que sirva para curar heridas. Esta propiedad está basada en la baja actividad de agua que tiene la miel. Impide que las bacterias crezcan, por esto es un producto que envasado adecuadamente no caduca nunca.

Esta sí ha sido utilizada para curar heridas en circunstancias muy concretas. A día de hoy no tiene mucho sentido porque los desinfectantes habituales como la povidona yodada (Betadine) y la clorhexidina (Cristalmina) son muy baratos y eficaces.

A los perros les encanta la miel porque es dulce, si aplicar miel sobre una herida, no parará de lamerla e incluso hará que su herida se intensifique. Además muchas heridas requieren de atención veterinaria y si intentamos solucionarla de forma casera aplicando miel, esta puede infectarse y causar mucho más daño al perro.

Jorge Hernando Sanz
Licenciado en Veterinaria en la Universidad Complutense de Madrid. Especializado en nutrición y dietética veterinaria para perros, gatos y animales exóticos. Colegiando nº 9033 en Madrid. Me encanta mi campo actual de trabajo y exponer mis conocimientos al servicio de los lectores de Soyunperro.