¿Qué es el colapso traqueal canino y cómo tratarlo?

¿Alguna vez has notado que tu perro tiene una tos seca y repetitiva o hace unos ruidos como si se estuviera atragantando? En razas de perros pequeñas este problema es muy común y está relacionado con la obstrucción de su tráquea.

Aunque los síntomas pueden ser debidos a otras afecciones, como la tos de las perreras o a un atragantamiento, si estos síntomas son recurrentes y aumentan con el tiempo es posible que tu perrito sufra colapso traqueal.

Funcionalidad de la tráquea

La tráquea es una estructura en forma de tubo parcialmente flexible que conecta y permite la transmisión del aire de la nariz y la boca hacia los pulmones. Al entrar y salir el aire, este se mueve con fluidez por la tráquea de nuestro perro permitiendo su respiración.

Sin embargo, cuando los anillos cartilaginosos que le permiten tener esa movilidad a la tráquea se deforman, ocurre un colapso traqueal, lo que impide que nuestro can pueda inspirar y espirar con normalidad.

perro-con-colapso-traqueal

¿Qué es el colapso traqueal canino?

El colapso traqueal se define como una enfermedad crónica y degenerativa que padecen principalmente perros de razas pequeñas, como el chihuahua, pomerania, caniche, yorkshire terrier y bichón maltés, entre otros.

La obstrucción de la tráquea por la deformación o debilitación de los cartílagos que se encuentran en esta provoca un estrechamiento del espacio por el que circula el aire, dificultando el proceso de respiración.

El colapso traqueal puede ser de carácter congénito o adquirido. En el segundo caso, la condición generalmente aparece asociada con otras enfermedades de tipo respiratorio crónico, la enfermedad de Cushing y problemas cardíacos.

Grados de la enfermedad

Aunque desde el primer momento que apreciemos síntomas debemos mostrar preocupación y comentárselo a nuestro veterinario, dependiendo de la fase o gravedad del colapso, se puede dividir la enfermedad en cuatro grados:

  • Grado I: solo una alteración menor en la tráquea alerta de un leve problema. El espacio traqueal puede reducirse en un 25%, pero los anillos del cartílago traqueal aún mantienen su forma.
  • Grado II: la deformación de los anillos es más notable, llegando a presentar una forma aplanada dado el engrosamiento del músculo de la tráquea. Así, el espacio por donde entra el aire queda reducido al 50%.
  • Grado III: el músculo traqueal se ensancha aún más, posándose sobre los cartílagos, lo que los aplana casi completamente. En este momento, el espacio se ha reducido hasta en un 75%.
  • Grado IV: el grado más grave sucede cuando los cartílagos quedan totalmente deformados por la acción y presión del músculo traqueal engrosado. Esto causa una obstrucción completa que evita casi cualquier entrada de aire.

perro-de-raza-chihuahua-con-ruidos-al-respirar

Síntomas de colapso traqueal en un perro

El colapso traqueal se suele presentar en perros de mediana edad o mayores, siendo normalmente diagnosticada a partir de los 6 o 7 años. Sin embargo, también puede afectar a canes jóvenes, lo que indicaría que se trata de una condición más grave.

A continuación, os presentamos los síntomas que nos podrían alertar de que nuestro perro sufre esta enfermedad, aunque no deberíamos afirmar o descartar ninguna otra antes de visitar a nuestro veterinario:

  • Tos seca (debe ir acompañada de otros síntomas para asociarla con el colapso traqueal)
  • Ataques de tos repentinos que suenan como el graznido de un ganso
  • Jadeos
  • Ruidos al respirar
  • Disnea (ahogo o dificultad para respirar)
  • Nauseas
  • Intolerancia al ejercicio
  • Fiebre
  • Cianosis (coloración azul de la piel o palidez)
  • Desmayos

Aunque la tos es uno de los síntomas más comunes que pueden asociarse con otras enfermedades, la tos seca de colapso traqueal suele aparecer primero en momentos de emociones fuertes o de estrés, convirtiéndose en constante cuando la condición empeora.

Tampoco se deben confundir estos síntomas con un atragantamiento esporádico. En el caso de que el can sufra un atragantamiento por algún alimento u objeto y tenga serios problemas para inhalar, deberemos mantener la calma y practicarle la maniobra de Heimlich cuanto antes.

Por último, hay que tener en cuenta que los perros que sufren sobrepeso u obesidad o viven en casas de personas fumadoras tienen mayores riesgos de desarrollar este problema o de agravarse su condición.

chihuahua-jadeando

Diagnóstico del colapso traqueal

Para confirmar que lo que sufre nuestro amigo es colapso traqueal, el veterinario realizará una serie de estudios. Lo más común es realizar una radiografía, para valorar el estado de la tráquea y el sistema respiratorio.

Para complementar esta prueba, el veterinario puede realizar un análisis fluoroscopio, para observar el estado y comportamiento de las vías durante la inhalación y exhalación o una traqueobroncoscopia, para determinar el estado de los cartílagos.

Pronóstico del colapso traqueal

Tras el diagnostico por parte de un profesional veterinario, los tratamientos mejorarán bastante la calidad de vida de nuestro perrito. Sin embargo, la enfermedad es progresiva y degenerativa; no tiene cura. Así, los síntomas, a pesar de aminorar, se irán haciendo más notables y graves.

Según el grado, el veterinario recetará antitusígenos, para aplacar la tos; broncodilatadores, para facilitar la respiración; expectorantes, para expulsar secreciones; antibióticos, para infecciones; y corticoides o sedantes, para calmar la ansiedad y nerviosismo que empeoran la situación.

En los casos más graves (grado IV), puede necesitarse cirugía, aunque no todos los canes son aptos para este tipo de intervención. La cirugía se orienta a la reconstrucción de la forma traqueal o a la colocación de una prótesis o implantes que mejoren la función respiratoria.

Dado el esfuerzo para respirar que algunos perros con la enfermedad avanzada tienen que hacer, es común que aparezcan otras patologías asociadas como traqueítis, bronquitis, hipertensión pulmonar e insuficiencia cardiaca.

Cuidados adicionales en casa

Por último, además del cuidado veterinario, tu perro requerirá de otros cuidados por tu parte:

  • Dietas para controlar su peso, especialmente si padece obesidad
  • Vida tranquila, sin cambios que le provoquen estrés
  • Paseos con arnés, nunca con collares que presionen su garganta
  • Evitar ejercicios bruscos
  • Ambientes libres de humos y contaminantes
  • Vacunas al día, para evitar enfermedades como la tos canina
  • Cuidado con las temperaturas bruscas que alteren su estado de salud

Fuentes:
https://www.acvs.org/small-animal-es/tracheal-collapse
https://ddd.uab.cat/pub/clivetpeqani/11307064v9n4/11307064v9n4p165.pdf