Síndrome de malabsorción intestinal en perros

0

En realidad, la malabsorción no es una enfermedad en sí misma, sino la consecuencia o signo de alguna patología que va a afectar sobre todo al intestino delgado. A veces puede ser complejo llegar al diagnóstico.

Si sospechamos que nuestro perro sufre de este problema debemos prepararnos para realizarle varias pruebas, y el tratamiento va a depender de la causa que esté detrás de este síndrome. Veamos con más detalle todo lo que engloba a este síndrome.

¿En qué consiste el síndrome de malabsorción?

En enfermedades inflamatorias crónicas o en otro tipo de patologías, puede producirse una alteración en la mucosa intestinal; lo que da lugar a un fallo de asimilación de nutrientes que quedan en la luz intestinal, por lo que habrá deficiencia de estos y una sintomatología asociada, ya que la función principal del intestino delgado es la absorción de nutrientes.

Síntomas del síndrome de malabsorción

La sintomatología puede variar y no ser tan específica. En cuanto a los síntomas que describimos a continuación, no tienen porque darse todos a la vez. Estos pueden ser:

  • Pérdida de peso. Desnutrición, disminución de la masa muscular.
  • Enorme apetito, lo que recibe el nombre de polifagia, pero también puede haber inapetencia y anorexia.
  • Diarrea por la malabsorción. Heces de mal olor y con un exceso de grasa, lo que se denomina esteatorrea.
  • Dolor abdominal en ocasiones. Flatulencias.
  • Hipoproteinemia e hipocalcemia.
  • Vómitos crónicos. Deshidratación.
  • Anemia. Ascitis, que es la acumulación de líquido en abdomen y otras partes del cuerpo.

perro-anorexico-por-síndrome-de-malabsorción

¿Cuáles son las causas del síndrome de malabsorción?

Se considera que determinadas condiciones pueden predisponer a la aparición de malabsorción. La malabsorción de los nutrientes puede deberse a:

  1. Defectos en los sistemas de transporte de la mucosa.
  2. Reducción del área de superficie de la mucosa.
  3. Alteraciones enzimáticas.
  4. Alteraciones circulatorias.

Estas alteraciones, más concretamente pueden deberse a:

  1. Insuficiencia pancreática exocrina (aunque la consecuencia de esto será más la maldigestión que malabsorción).
  2. Enteritis infecciosa producida por ejemplo por Giardia.
  3. Enfermedad inflamatoria intestinal, una patología inmunomediada e idiopática que llega a destruir la mucosa intestinal. Dentro de esta: enteritis eosinofílica, plasmocitaria y granulomatosa.
  4. Enteropatía por intolerancia al gluten.
  5. Tumores intestinales como el linfosarcoma o linfoma.

En líneas generales, un síndrome de malabsorción de larga duración se traduce en una degradación de la condición física del animal. Además, la malabsorción de grasas conduce a la de vitaminas. Así mismo, el acúmulo de hidratos de carbono y ácidos grasos, aumenta la actividad del colon produciendo diarreas mixtas (I. grueso e i. delgado).

Diagnóstico del síndrome de malabsorción

En muchos casos cuando un perro presenta diarrea suele tratarse como un trastorno digestivo, de mayor o menor gravedad. Por eso, a veces, el perro con síntomas como los descritos es tratado según el protocolo de las gastroenteritis.

No obstante, se necesitará una historia clínica basada en la sintomatología, un examen físico general, una dieta de eliminación, así como un análisis (coprológico) de heces, ecografía abdominal y endoscopia con biopsia. La confirmación definitiva se produce realizando una biopsia intestinal y gástrica y mandándola al laboratorio para concretar la histología o celularidad.

¿Cuál es el tratamiento para el síndrome de malabsorción?

Cualquier tratamiento para la malabsorción tiene que basarse en la identificación de la enfermedad que la está provocando, que es lo que se trata. En cualquier caso, se basa en la dieta hipoalergénica, vitaminas y en la medicación, según la sintomatología que se presente. Destacan fármacos como los antibióticos (metronidazol), los inmunosupresores como corticoides (prednisona) y tratamiento sintomático (antiemético, protector gástrico…).

Es de gran utilidad administrar vitamina B12 o cobalamina, pues esta tiene muchísimas funciones las cuales son beneficiosas para restaurar el equilibrio intestinal. Los probióticos también serán de gran utilidad.

Debemos tener en cuenta que, al poder deberse a una gran cantidad de enfermedades, no es sencillo intervenir en este síndrome.

Pronóstico del síndrome de malabsorción

El pronóstico depende de la causa que ha originado la malabsorción. El pronóstico es más reservado cuanto más complicada sea la patología que repercuta en el intestino delgado. Será también reservado si no responde a dieta, antibiótico y sobre todo a inmunosupresores como ciclosporina.

Bibliografía
Carlson y Giffin (2002): Manual práctico de veterinaria canina. Madrid: Editorial el Drac.
Hall, Edward: Malabsorption Syndromes in Small Animals. MSD Veterinary Manual.
Rodríguez-Franco y Sainz (2002): Enteritis linfoplasmocitaria asociada a hipoproteinemia en el perro: estudio de 12 casos clínicos. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales vol. 22, nº 1.
Información sacada de la asignatura patología médica impartida en la Universidad Alfonso X el Sabio, apartado fisiopatología digestiva.

Graduado en veterinaria en la universidad Alfonso X El Sabio (Madrid). Colegiado 8917 en Madrid. Ampliando conocimientos en cirugía de tejidos blandos, endoscopia y dermatología. Interés por los animales desde muy pequeño y en compañía de Max desde hace 11 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí