Síndrome de malabsorción intestinal en perros

En realidad, la malabsorción no es una enfermedad en sí misma, sino la consecuencia de alguna dolencia que va a afectar al intestino delgado o al páncreas. Puede ser complejo llegar al diagnóstico.

Si sospechamos que nuestro perro sufre de este problema debemos prepararnos para realizarle pruebas como la biopsia y el tratamiento va a depender de la causa que esté detrás de este síndrome. Veamos con más detalle que puede ocasionar una mala absorción por parte del intestino.

¿En qué consiste el síndrome de malabsorción?

Como nos indica su denominación, un perro con un problema de malabsorción no va a ser capaz de digerir la comida o su intestino delgado no consigue absorber los nutrientes resultantes del proceso de digestión.

La función principal del intestino delgado es la digestión y la absorción de nutrientes. Por su parte, el páncreas es el responsable de secretar la mayor parte de las enzimas digestivas. Por ello, problemas en ambos órganos se relacionan con el síndrome de malabsorción.

Síntomas del síndrome de malabsorción

Si nuestro perro muestra alguno o varios de estos síntomas, es muy probable que padezca el síndrome de malabsoción:

  • Bajo peso, lo que indica que la malabsorción es ya severa o crónica.
  • Desnutrición, disminución de la masa muscular.
  • Enorme apetito, lo que recibe el nombre de polifagia, pero también puede haber inapetencia y anorexia.
  • Coprofagia y pica, para intentar conseguir nutrientes.
  • Diarrea con tres o cuatro deposiciones diarias.
  • Diarrea de olor muy desagradable en los casos de sobrecrecimiento bacteriano.
  • Heces muy copiosas, de mal olor y con un exceso de grasa, lo que se denomina esteatorrea.
  • Alimentos sin digerir en los excrementos.
  • El pelo que rodea al ano puede aparecer grasiento.
  • Flatulencias.
  • Ruidos intestinales excesivos.
  • Vómitos crónicos, que suelen ser de color blanco amarillento.
  • Dolor abdominal.
  • Deshidratación.
  • Anemia.
  • Ascitis y edema, que es la acumulación de líquido en abdomen y otras partes del cuerpo.

perro-anorexico-por-síndrome-de-malabsorción

¿Cuáles son las causas del síndrome de malabsorción?

Se considera que determinadas condiciones pueden predisponer a la aparición de malabsorción. El veterinario tiene que diferenciar, de entre todas ellas, cuál es la que está afectando a nuestro perro. Son las siguientes:

  • Insuficiencia pancreática exocrina, ya que con esta enfermedad no se producen las enzimas digestivas que se encargan de la digestión correcta de los alimentos.
  • Enteritis infecciosa que causa una lesión permanente en la mucosa intestinal.
  • Enfermedad inflamatoria intestinal, una patología inmunomediada e idiopática que llega a destruir la mucosa intestinal.
  • Extirpación quirúrgica de un fragmento considerable de intestino delgado, lo que puede provocar su parálisis.
  • Enfermedades propias del intestino delgado, como la atrofia vellosa idiopática. En ella las vellosidades del intestino delgado, que sirven para la absorción de los nutrientes, están poco desarrolladas. Es más común en el Pastor Alemán.
  • Enteropatía por sensibilidad al gluten, que es hereditaria y se ha descrito en el Setter irlandés.
  • Tumores intestinales como el linfosarcoma.
  • Sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado, lo que implica una flora bacteriana muy abundante y anómala que sustituye a la normal. Es más frecuente en el Pastor Alemán, el Basenji y el Shar pei. Puede asociarse, además, a algunas de las enfermedades mencionadas, pero su causa es desconocida.

Diagnóstico del síndrome de malabsorción

En muchos casos cuando un perro presenta diarrea suele tratarse como un trastorno digestivo, de mayor o menor gravedad. Por eso, a veces, el perro con síntomas como los descritos es tratado según el protocolo de las gastroenteritis.

Al ver que la sintomatología persiste o el estado del perro empeora, es cuando comienza a barajarse la posibilidad de un síndrome de malabsorción. Para llegar al diagnóstico puede recurrirse al análisis de heces, a la ecografía abdominal o a la endoscopia, pero la confirmación definitiva se produce realizando una biopsia intestinal.

ecografía-abdominal-del-intestino

¿Cuál es el tratamiento para el síndrome de malabsorción?

Cualquier tratamiento para la malabsorción tiene que basarse en la identificación de la enfermedad que la está provocando, que es lo que se trata. En cualquier caso, se basa en la dieta y en la medicación, según la sintomatología que se presente. Destacan fármacos como los antibióticos, los inmunosupresores o los corticoides.

Como ejemplo, para la atrofia vellosa se prescriben dietas libres de gluten. Un sobrecrecimiento de bacterias intestinales suele mejorar con antibióticos. Para la insuficiencia pancreática exocrina se recetan suplementos de enzimas y de vitaminas, se divide la ración diaria en dos o tres comidas y se instaura una dieta adecuada.

En ocasiones también se administran protectores gástricos. Debemos tener en cuenta que, al poder deberse a una gran cantidad de enfermedades, no es sencillo intervenir en este síndrome.

Pronóstico del síndrome de malabsorción

El pronóstico depende de la causa que ha originado la malabsorción. Por ejemplo, si se debe a una insuficiencia pancreática el pronóstico suele ser bueno, siempre que el perro siga el tratamiento recomendado. En cambio, el pronóstico es más pobre cuanto más complicada sea la patología que repercuta en el intestino delgado.

Bibliografía
Carlson y Giffin (2002): Manual práctico de veterinaria canina. Madrid: Editorial el Drac.
Hall, Edward: Malabsorption Syndromes in Small Animals. MSD Veterinary Manual.
Rodríguez-Franco y Sainz (2002): Enteritis linfoplasmocitaria asociada a hipoproteinemia en el perro: estudio de 12 casos clínicos. Clínica Veterinaria de Pequeños Animales vol. 22, nº 1.