Faringitis en perros – Síntomas y tratamiento

2
103

En la faringe de nuestros compañeros peludos, donde confluyen los conductos nasales y la parte posterior de la boca, pueden aparecer diversas afecciones. Una de las más comunes es la faringitis canina, que se produce al inflamarse la mucosa que reviste esta zona de la garganta.

Es cierto que no es un problema grave, pero ello no significa que no debamos prestarle atención. Si no se trata bien puede complicarse, por lo que se recomienda visitar al veterinario al detectar los primeros síntomas.

¿No estás seguro de si tu perro tiene faringitis? ¿Te preguntas cuáles son las causas y los síntomas de este padecimiento? En este artículo de SoyUnPerro vamos a abordar todas estas cuestiones y algunas más. ¡Comencemos!

También te puede interesar: Causas y diagnostico de la Neumonía canina

¿Cuáles son las causas de la faringitis en perros?

Lo cierto es que hay diversas causas para la faringitis en los perros. Entre las principales, destacan:

  • Las infecciones bucales, al producirse una herida.

  • Las infecciones de los senos o del tracto respiratorio.

  • Las enfermedades sistémicas como el moquillo en perros o la parvovirosis canina.

Lo más habitual es que la faringitis tenga un origen vírico, por un cambio brusco de temperatura o debido a la exposición a una fuerte corriente de aire.

boca de perro

Principales síntomas de la faringitis canina

Los síntomas más característicos de la faringitis tienen que ver con la inflamación que se produce en la zona afectada y son similares a otras afecciones de la garganta. Los principales son:

  • Tos frecuente y seca

  • Afonía

  • Estornudos

  • Ladrido afónico

  • Dolor al tragar

  • Náuseas o vómitos

  • Falta de apetito

  • Salivación excesiva

  • Fiebre

  • Apatía o cansancio en el perro.

Además, al observar el fondo de la garganta, ésta puede verse enrojecida y con las amígdalas inflamadas o con pus. En caso de que se detecten varios de estos síntomas a la vez, como decíamos, lo mejor es que acudas al veterinario para que pueda examinar al perro y dar un diagnóstico.

¿Cómo se trata la faringitis en los perros?

Según la causa de la faringitis canina, el especialista recomendará el tratamiento que considere más oportuno. Normalmente se suelen recetar antibióticos para tratar la infección y en ocasiones también medicamentos antiinflamatorios y antitusígenos para la tos seca.

En cualquier caso, deberás seguir las indicaciones que te dé un profesional y no medicarlo por tu cuenta. Lo que sí puedes hacer es ayudarle a reponerse siguiendo algunas recomendaciones y cuidados básicos.

Uno de ellos tiene que ver con la alimentación. Para que el perro pueda tragar la comida mejor y con menos dolor, es preferible darle alimentos húmedos en lugar de pienso. Este tipo de alimentos se comercializan en varios formatos: desde enlatados a tarrinas de paté o bolsas con trocitos de carne en salsa.

Quienes prefieran seguir utilizando pienso, es aconsejable remojarlo previamente con un poco de agua tibia o caldo para que se ablande. Si optas por la comida casera para perros, intenta que sea en forma de puré o papilla.

También es importante que el perro esté caliente y seco, por lo que debes evitar los paseos en los días que haga mal tiempo. Al menos hasta que esté recuperado del todo. Si se moja, asegúrate de secarlo bien. Con el tratamiento y los cuidados adicionales que te indicamos, seguro que tu amigo peludo pronto se siente mejor.

perro con faringitis

Cómo podemos prevenir la faringitis en perros

El mejor remedio para la faringitis canina es su prevención. Al igual que ocurre con los humanos, las corrientes de aire o los cambios de temperatura bruscos durante la época invernal son factores de riesgo para la faringitis en perros.

Por ello, es importante asegurarte de que está suficientemente resguardado y que cuenta con un lugar caliente y seco en el que dormir, ya que si se queda en la intemperie es mucho más probable que se enferme.

Evita que tome líquidos muy fríos y que se moje. Si sale a pasear en días especialmente fríos, de lluvia o nieve, puedes abrigarlo con un jersey o un chubasquero para perros. De este modo, conservará mejor el calor y se mantendrá más seco.

Al llegar a casa asegúrate de que su pelo no esté húmedo y, si lo está, sécalo lo antes posible. Finalmente, trata de evitar ciertos comportamientos en el perro como, por ejemplo, que asome la cabeza por la ventanilla de un coche en marcha. Esto no solo es peligroso para él y para el resto, sino que lo expone más a padecer faringitis canina.

Así que ya sabes, una buena prevención es clave para evitar problemas mayores. Y si se presenta algún síntoma, no lo dejes pasar. Es preferible llevar a tu amigo peludo al veterinario y que no sea nada, a esperar y que luego haya complicaciones que dificulten su recuperación.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Por favor escribe tu comentario
Nombre