Enfermedades comunes en perros Yorkshire terrier

0

Son pequeños, vigorosos y nos hacen vivir momentos inolvidables. Los Yorkies pertenecen a una raza de perros con un carácter muy definido, pero también son proclives a padecer ciertas afecciones. Y este es, precisamente, el propósito de este artículo: explicaros cuáles son las enfermedades más comunes de los perros Yorkshire terrier.

Para ello os listaremos las enfermedades principales y os explicaremos en qué consisten y cómo les afectan. Es importante conocer estas enfermedades, para saber detectarlas a tiempo en caso de que se presente alguna.

Enfermedades más frecuentes en la raza Yorkshire terrier

Las enfermedades más frecuentes, entre todas las que suelen afectar a los perros de raza Yorkshire terrier, son las siguientes:

  • Entropión canino. Es una malformación ocular la cual provoca que los párpados se doblen hacia adentro y las pestañas rocen contra la córnea, causando irritación y enrojecimiento, en casos más graves puede hasta llegar a causar úlceras en la córnea. Teniendo en cuenta la edad en que vuestro perro manifieste el entropión, será la conducta a seguir, que puede ir desde inyectar ácido hialurónico, colocación de puntos ó la cirugía de párpados: Información detallada sobre el Entropión.
  • Displasia de retina. La retina es la capa que cubre la parte posterior del globo ocular. En los perros con esta patología podemos observar en la exploración clínica pliegues exteriores de la retina. Se puede presentar de manera congénita o a consecuencia de haber sufrido Parvovirus, exposición a radiaciones ó toxinas. Este padecimiento puede presentarse unilateral o bilateral, causando en muchos casos la discapacidad visual o ceguera de nuestros canes.
  • Colapso traqueal. Se produce cuando hay un aplanamiento de la tráquea, debido a que los anillos traqueales pierden consistencia. Uno de los síntomas más evidentes es la tos seca en el perro después de comer, beber o hacer ejercicio. En dependencia del grado del colapso se empleará el tratamiento farmacológico o quirúrgico. Como medidas preventivas a manera de no agravar el cuadro de la tos en pacientes diagnosticados se recomienda, evitar la obesidad de perro, evitar los irritantes inhalados, como el humo del tabaco, así como el uso de collares, los cuales puedes sustituir por arneses.
  • Derivación portosistémica. Suele aparecer cuando el Yorkie es aún cachorro. Es un defecto circulatorio que provoca que la sangre no se filtre correctamente (no pasa por el hígado de nuestro perrito) lo que produce una intoxicación cerebral. Nuestro amigo peludo presentará letargia, depresión, pérdida del apetito y en casos más avanzados de la enfermedad pueden ocurrir convulsiones. La forma definitiva de corregir esta anomalía es mediante tratamiento quirúrgico.
  • Luxación patelar. Es un desplazamiento de la rótula, a menudo por una malformación o traumatismo. Puede comenzar cuando observas en tu peludo unos pequeños saltos, lo cual si se hace más grave, puede derivar en cojera. En los cachorros con luxación grave se observa aspecto “arqueado de las patas traseras”. En dependencia del grado de luxación el tratamiento varía. En casos más leves bastará con recolocar la rótula por el veterinario, mientras que en otros grados luxación es inminente la intervención quirúrgica.

Además de éstas, hay otras enfermedades que también suelen presentar los perros Yorkshire terrier, aunque con menor frecuencia. Veamos en el siguiente apartado cuáles son.

Yorkshire terrier con ropa

Otras enfermedades de los Yorkshire terrier

Las patologías que afectan a los perros Yorkshire terrier, pero con una incidencia menor a las descritas anteriormente, son:

  • Hidrocefalia. Este padecimiento hace que el líquido cefalorraquídeo se acumule en el cerebro, por lo que el perro es propenso a mostrar un comportamiento anormal: convulsiones, problemas de visión y dolor. Por lo general, la hidrocefalia puede tratarse con medicación y es posible que haya que realizar un drenaje para eliminar el exceso de líquido.
  • Alopecia. Los Yorkshire terrier pueden verse afectados por un tipo de alopecia concreto, que hace que el pelo crezca desigual y con pérdida de cabello. Se puede controlar con fármacos, dietas ricas en vitamina A y ácidos grados. Tu veterinario también te podrá indicar champú hidratante y antiséptico, y en casos más graves antibióticos y esteroides.
  • Atrofia progresiva de la retina. Consiste en la pérdida progresiva ( dejan de ver en una primera etapa en la oscuridad ) que sufren algunas células de la retina, se pierde en este caso la función fotorreceptora, en otras palabras, la retina pierde la capacidad de captar la luz, y al no poder enviar la información al cerebro tú perrito irá dejando de ver de forma paulatina. La atrofia progresiva de retina, al ser una enfermedad degenerativa, es importante su diagnóstico precoz, pues si bien no tiene cura, tu veterinario te puede recomendar algunos colirios que ayudarán a ralentizar el curso de la enfermedad.
  • Cataratas. Es una enfermedad bastante común, que generalmente viene aparejada con la edad, aunque causales como la diabetes, y traumatismos pueden provocar la opacidad del cristalino (lente natural a través del cual ve vuestros perro). Si miras a los ojos a tu mascota y no puedes ver sus pupilas, es muy probable que esté sufriendo de cataratas. Síntomas de cataratas en perros. El tratamiento definitivo será el quirúrgico. Consiste básicamente en cambiar el lente (cristalino) de tu mascota. Es una intervención quirúrgica que a pesar de hacerse bajo anestesia general, no suele presentar complicaciones postoperatorias.
  • Queratoconjuntivitis seca. Aparece cuando el ojo está seco por una escasa producción de lágrimas. Puede ser ocasionada por una enfermedad simple o como consecuencia de otras enfermedades sistémicas. Es por ello tan importante que acudas a tu veterinario para que realice un correcto diagnóstico diferencial. En función del tiempo que lleve instaurado el proceso puede provocar irritación, úlceras, secreciones amarillas- verdosas, cicatrices y otros problemas de visión o ceguera. Tu veterinario lo diagnosticará de forma muy sencilla a través de un test destinado a estos fines (test de Schirmer). El tratamiento irá encaminado fundamentalmente a estimular la secreción lagrimal. También existen terapias regenerativas con células madres que demuestran resultados satisfactorios.
  • Hipotricosis congénita. Esta afección de la piel provoca la pérdida del pelaje por una falta de folículos capilares. También puede afectar a la dentición o a las glándulas sudoríparas, que son las encargadas de controlar la producción del sudor. Se diagnostica generalmente por las manifestaciones clínicas del paciente, análisis microscópicos de muestras de pelo de tu mascota, así como pruebas genéticas específicas.
  • Urolitiasis. Son “piedras” o “cálculos” que se forman a diferentes niveles del sistema urinario y provocan irritación, cólicos, sangramiento y la obstrucción de las vías para eliminar la orina. Su aparición está condicionada generalmente por las dietas ricas en proteínas y minerales y bajas en fibras. Si observas en su Terrier falta de apetito, vómitos, sed, micciones más frecuentes y escasas (poliuria), es posible que estés ante la presencia de una urolitiasis / cálculos renales. Acércate a tu veterinario, que te indicará en función del tipo de cálculo el tratamiento adecuado que puede ir desde una dieta especial que ayude a disolverlos y a modificar el PH de la orina, hasta el tratamiento quirúrgico pues hay urolitos como los oxalatos, que no disuelven con tratamientos convencionales por lo que deben removerse con cirugía, láser, etc.
  • Enfermedad de Legg-Calvé-Perthes. Es una enfermedad degenerativa de la cabeza y el cuello del fémur., que conduce a su colapso con la consiguiente cojera, dolor y osteoartirtis. Puede aparecer en cachorros o en perros jóvenes de razas pequeñas como los Yorkshire terrier. El tratamiento es quirúrgico, muchas veces es necesaria la implantación de la cadera completa. Es de vital importancia la rehabilitación posquirúrgica, así como el manejo del dolor.

Como podéis ver, el listado es extenso. Si bien algunos padecimientos tienen una incidencia más baja que otros. Además de estas enfermedades, que pueden afectar a ambos sexos, hay otras que están más relacionadas con un género concreto.

Padecimientos de los Yorkshire terrier relacionados con el género

Entre las enfermedades de los Yorkshire terrier relacionadas con el género del perro, destacan las siguientes:

  • Criptorquidia (o “retención de los testículos”). Este problema solo se puede dar, como es evidente, en perros machos. Se produce cuando uno o los dos testículos no bajan del abdomen hasta el escroto. Es más común el criptorquidismo unilateral. Suele detectarse a partir de los 6 meses. En principio no produce ningún síntoma, lo que al aumentar la temperatura del testículo(en situación abdominal), pueden desarrollar a largo plazo tumores e infertilidad. El tratamiento de elección en este caso es la castración.
  • Conducto arterioso permeable. Provoca que la sangre no circule correctamente por el corazón, lo que puede ocasionar una insuficiencia cardiaca terminal. Suele afectar sobre todo a las hembras y es necesaria una cirugía de urgencia en las primeras horas de vida.

Continuemos viendo qué síndromes pueden diagnosticarse en la raza Yorkshire terrier.

Síndromes que afectan a los Yorkshire terrier

Finalmente, hay dos síndromes que los perros Yorkshire terrier pueden desarrollar más habitualmente. Estos son:

  • Síndrome de Cushing. Es un trastorno endocrino, provocado por un exceso de la hormona cortisol. Los síntomas generalmente aparecen de forma lenta y esto hace que los `propietarios lo atribuyan al envejecimiento. Entre los cambios fundamentales que observarás en tu perro están: la poliuria (orina más de lo normal), polidipsia (más sed de lo habitual), tiene más apetito, fatiga, jadeos incluso cuando está descansando, adelgazamiento, perdida de pelo, trastornos en la cicatrización, trastorno del comportamiento, entre otros. En muchos casos está relacionado con la presencia de un tumor, en otros casos con el uso excesivo de terapias farmacológicas a base de corticoides. El tratamiento suele ser farmacológico, solo en aquellos pacientes en que las condiciones lo permitan se realiza la cirugía, con la consiguiente estirpación del tumor.. Información completa sobre el síndrome de Cushing.
  • Síndrome de Shaker. El signo más evidente de los perros afectados por esta patología es el temblor general del cuerpo. Se produce a raíz de una inflamación del cerebelo, parte del sistema nervioso central que se encarga de la coordinación del movimiento y las contracciones musculares voluntarias. Estos temblores los puedes confundir frecuentemente con ansiedad o baja temperatura corporal. Ahora nosotros te revelaremos una manera sencilla de identificarlo. Si los temblores se inician y aumentan cuando tu perro hace movimientos voluntarios por ejemplo, estamos en presencia de un Shaker. Normalmente son los perros jóvenes los que sufren este síndrome y se puede tratar con fármacos, de tipo esteroides.

A lo largo de su vida, un Yorkshire terrier puede llegar a desarrollar alguna de estas patologías, al estar predispuesto genéricamente. En el caso de que detectes algún síntoma anormal en el perro, sea el que sea, llévalo cuanto antes con el veterinario para que pueda examinarlo. Un diagnóstico temprano es clave para que pueda recuperarse con éxito de cualquier problema de salud.

Janet Siso Iglesias
Licenciada en Veterinaria en la Universidad Agraria de la Habana. Especializada en pruebas biológicas y control de calidad (Industria farmacéutica). Colaboradora en ONGs de protección animal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí