Mi perro no quiere comer sus croquetas – Consejos y trucos caseros

La alimentación de tu mascota es muy importante para su salud. Por eso resulta preocupante cuando un perro no quiere comer sus croquetas. Ante esta situación, necesitas determinar la causa para aplicar la solución correcta.

Existen diversos métodos y remedios caseros que puedes utilizar para abrir el apetito de tu perro. Veamos en detalle cómo hacer que tu perro coma toda su ración y además bien contento.

¿Por qué mi perro no quiere comer?

Si tu perro no quiere comer sus croquetas/pienso seco, necesitas indagar en la razón. Estos son algunos de los motivos de inapetencia más frecuentes:

  • Pienso de mala calidad. La comida para perros de baja calidad contiene altas cantidades de grasas y carbohidratos, y poca proteína. Frente a esto, es posible que el organismo de tu perro comience a rechazar el pienso si no cubre sus necesidades nutricionales.
  • Dieta repetitiva. Los perros no se aburren de la comida, pero sí prefieren algo de variedad en su plato. Si solo alimentas al tuyo con croquetas, en algún momento las rechazará.
  • Estrés. El estrés causa estragos en las conductas del perro. Situaciones que le generan nerviosismo o ansiedad, como la llegada o partida de un miembro de la familia (humano o mascota), el cambio de rutina, una mudanza, etc., pueden disminuir su apetito.
  • Perro senior. Los perros ancianos acostumbran a comer menos, pues, al disminuir su actividad física, requieren de menos calorías; esta es una posibilidad si tu perro es mayor. Además, asegúrate de que le proporcionas pienso para perros de su edad, es posible que el alimento de perros habitual sea muy duro para él.

Además de estas, existen motivos de salud que llevan a un perro a rechazar su pienso seco.

Enfermedades que reducen el apetito

Las enfermedades también provocan inapetencia en los perros. En estos casos, vienen acompañadas de otros signos, como diarrea, vómitos, fatiga, desinterés por los juegos, muestras de dolor, gases, entre otras razones.

Estas son las dolencias más comunes:

  • Enfermedades dentales
  • Parásitos intestinales
  • Parvovirus canino
  • Cáncer
  • Pancreatitis
  • Anorexia

Los perros se descompensan rápido cuando dejan de ingerir alimentos. Por esta razón, debes llevarlo al veterinario de inmediato si notas que deja de comer y muestra algún otro síntoma preocupante.

¿Qué darle a un perro que no quiere comer?

Existen diversos métodos que puedes utilizar para abrir el apetito de tu perro. Si se encuentra enfermo, comer ayudará a que recupere fuerzas. En cambio, si el problema reside en la calidad del pienso, estas recetas te servirán para alimentarlo mientras adquieres opciones más adecuadas.

perro-frente-a-su-comedero

Yogur

A la mayoría de los perros les gusta el yogur. Con la intención de invitarlo a comer, puedes añadir una o dos cucharadas de yogur encima de su comida habitual. Recuerda adquirir yogur sin azúcar ni sabores adicionales para esto.

Comida húmeda

Probar con la comida húmeda es una opción para ofrecerle un alimento diferente, pero fácil de presentar, ya que no quiere preparación. Existen diversos sabores, adquiere el que guste más a tu perro y ofrécelo solo.

En caso de que no quieras adquirir latas procesadas, puedes humedecer el pienso de tu perro (después de asegurarte de que sea de calidad). Prepara un caldo con trozos de pollo o carne, sin añadir condimentos, cebolla o sal. Luego, espera que se entibie y humedece las croquetas con él, el delicioso aroma abrirá su apetito.

Pollo y pescado

Añadir un poco de proteína extra es otra opción si tu perro no quiere comer sus croquetas. Elige alguna de estas fuentes de proteína:

  • Pollo
  • Carne de pavo
  • Hígado
  • Sardina
  • Huevo
  • Jamón de york
  • Atún enlatado en agua

Cerciórate de retirar las espinas y los huesos antes de ofrecer la carne a tu perro. En una olla, cuece la proteína seleccionada (excepto el atún en lata y el jamón) con un poco de agua. No añadas condimentos, sal, cebolla ni otros alimentos prohibidos para perros.

Cuando la carne esté cocida, espera que se entibie y desmenuza. Puedes ofrecer esta proteína sola o esparcirla sobre el pienso habitual de tu perro.

Queso cottage

El queso cottage es otro método saludable para despertar el apetito de tu mascota. Ten en cuenta que el queso no es uno de los alimentos más adecuados para los perros; sin embargo, al tratarse de una emergencia, puede servir mientras descubres el motivo de la inapetencia.

El queso cottage contiene muy poca sal y su contenido de lactosa es bajo, características que lo convierten en la mejor opción en estos casos. Al igual que el yogur, mezcla el queso con su comida habitual para darle un olor más atractivo.

Dieta BARF

Algunas mascotas comienzan a rechazar los alimentos procesados y se inclinan a ingerir solo comida casera. Si tu perro no quiere comer sus croquetas ni latas para perros, considera la posibilidad de ofrecerle la dieta BARF.

Esta dieta busca imitar el tipo de alimentación que tendría los canes en libertad. Por esta razón, incluye una mayor proporción de proteína, complementada con entre 10 y 15% de ingredientes vegetales, además de algunos suplementos nutricionales.

Recomendaciones para alimentar a tu perro

Los remedios caseros mencionados deben aplicarse bajo la supervisión de un veterinario, pues lo más importante es determinar la causa de la inapetencia.

Por lo general, no se recomienda mezclar comida casera con pienso seco, pues los tiempos de digestión son diferentes. Sin embargo, puedes hacerlo en casos como este, ya que las consecuencias de no comer podrían en peligro la vida de tu perro.

Además de comida, asegúrate de que tu perro se hidrate, así que ofrécele agua fresca. En caso de tampoco quiera beber o de que vomite apenas lo haga, acude al veterinario de inmediato.

No cambies la dieta de tu perro con frecuencia. Aunque complementar el producto comercial con alimentos caseros es recomendable, cambiar de marca genera problemas digestivos y rechazo en tu perro. Los cambios de dieta deben ser graduales.

La comida casera no debería permanecer en el plato más de 30 minutos. Luego, retírala para evitar que atraiga insectos o se deteriore a causa del calor.

No acostumbres a tu perro a comer trozos que le arrojes desde la mesa, esto hará que prefiera la comida humana. Recuerda que los condimentos con los que cocinamos son perjudiciales para él.