Enfermedades psicológicas comunes en perros

Igual que ocurre con los humanos, los perros también son susceptibles a sufrir trastornos emocionales. Así, del mismo modo que nos preocupamos por sus problemas físicos, las enfermedades psicológicas son importantes para el bienestar de nuestros perros.

Las patologías asociadas al comportamiento y las emociones pueden ser de gran diversidad de tipos y tener orígenes muy diferentes. A continuación, os ofrecemos información sobre las enfermedades psicológicas más comunes en perros.

¿Cómo se originan las enfermedades psicológicas en perros?

La mayoría de los desórdenes mentales frecuentes en perros aparecen durante los primeros cuatro meses de vida del animal. Estos trastornos se relacionan principalmente con errores de educación y socialización que los humanos cometemos con los canes y el ambiente en el que estos se desarrollan.

No obstante, los perros en edad adulta también pueden mostrar señales anormales en el comportamiento. Por lo que, la procedencia de estas enfermedades es variable y sus causas son de enorme diversidad.

Algunas de las causas más frecuentes son:

  • Traumas, como abandono, maltrato, etc.
  • Deficiencias y limitaciones de la raza.

perro-extrañado-y-confundido

Tipos de trastornos emocionales comunes en perros

Aunque cualquier perro es susceptible de padecer numerosas patologías a nivel emocional, estas son las más comunes.

Depresión

No se sabe si el proceso depresivo de los perros es igual que el de las personas, los veterinarios coinciden en la existencia de esta enfermedad tras la presencia de los siguientes síntomas:

  • Inactividad
  • Exceso de sueño
  • Apatía
  • Soledad
  • Cambios comportamentales y de carácter
  • Irritabilidad
  • Cola decaída
  • Desordenes alimenticios
  • Falta de emoción ante estímulos
  • Lamidos compulsivos

Este es uno de los trastornos mentales más comunes en canes. Además, si los niveles depresivos se elevan demasiado, esta enfermedad puede causar la muerte del animal por conductas autodestructivas y/o por desnutrición.

Las causas por las que un perro se deprime son muy variables; haber sufrido maltrato o abuso, ambientes o situaciones tensas y/o solitarias, cambios de rutina, la muerte de una persona o animal querido, desordenes hormonales, celos, etc.

Trastorno obsesivo – compulsivo (TOC)

Este tipo de trastornos se detectan cuando se observa que el perro realiza acciones de forma reiterada y descontrolada, como lamerse, morderse, escarbar o dar vueltas. Incluso tras el entrenamiento para intentar frenar estas conductas, el perro continuará llevándolas a cabo.

Como en el anterior caso, las causas son variadas, desde abandono o maltrato, hasta ansiedad por no atender sus necesidades o vivir en espacios muy reducidos. Además, algunas investigaciones apuntan que en ciertos casos este trastorno es hereditario.

Ansiedad por separación

Este problema suele darse en perros con excesiva dependencia emocional hacia sus dueños. Al separarse de estos, los canes adquieren comportamientos ansiosos. Las causas son nuevamente variadas, pero siempre se observan cuando se separa el perro de su ser querido.

Aunque es probablemente el trastorno emocional más común en perros, no es un problema que los dueños debamos pasar por alto, ya que el perro sufre y desarrolla una dependencia excesiva. El estrés, el miedo y la angustia se apoderan de él y le hacen presentar los siguientes síntomas.

  • Ladridos, lloros, aullidos y/o gemidos
  • Taquicardia
  • Intentos de escape
  • Temblores
  • Vómitos
  • Babeo excesivo
  • Escarbar
  • Hacer sus necesidades en casa
  • Autolesiones

perro-aullando

Fobias

Otro de los problemas psíquicos comunes en perros aparece cuando el perro siente un miedo exagerado y muy intenso hacia algo, como podrían ser los ruidos fuertes de cohetes, petardos y tormentas o personas que en algún momento ocasionaron un evento traumático para el can.

Algunos de los síntomas que los perritos con fobias sienten son:

  • Temblores y/o nerviosismo
  • Evitación
  • Tentativas de huida esporádica
  • Lloros y/o gemidos
  • Taquicardia
  • Babeo excesivo
  • Respiración agitada

El miedo que siente un perro con fobia a algo es tan desmesurado que resulta muy difícil de tratar. Su eliminación por completo se consigue en pocas ocasiones, por lo que a menudo se opta por manejar la situación como se pueda.

Si tu perro tiene alguna fobia concreta, puedes evitar frecuentar aquellos lugares donde hay grandes posibilidades de que se tope con su miedo o entretener al animal de alguna manera cuando la fobia aparezca, como subiendo el volumen de la tele cuando hay tormenta o petardos.

Esquizofrenia

Esta enfermedad afecta a formas de pensamiento complejas y, aunque pueda parecer extraño, también se da en perros. Un perro esquizofrénico mostrará cambios de comportamiento extraños que antes no presentaba, como los que a continuación se describen:

  • Agresividad ante muestras de cariño
  • Autolesionarse con golpes
  • Peleas con otros perros
  • Ladridos sin sentido

 Otros trastornos mentales en perros

  • Agresividad 
  • Trastorno de personalidad
  • Distimia o trastorno de bipolaridad
  • Trastorno de déficit de inteligencia

Consejos para cuidar la salud mental de tu perro

Las enfermedades psicológicas suelen tener un aspecto en común: son muy difíciles de tratar. Si sospechas que tu peludo sufre algún trastorno, lo primero que debes hacer es visitar al veterinario para que diagnostique cualquier posible problema y ponga un tratamiento adecuado.

Además de seguir el posible tratamiento del veterinario o etólogo, puedes ayudar a cuidar el equilibrio mental de tu perro haciendo ejercicio regular con él, sociabilizándolo con otros perros, prestándole la atención que necesita y manteniendo un entorno agradable y pacifico para él.

Recuerda que el bienestar, tanto en humanos como en perros, se logra en cuerpo y mente. Presta atención a las necesidades de tu perro en los dos sentidos y tendrás un perro feliz.

Bibliografía
Álvarez, R (2018): Etología canina: guía básica del comportamiento del perro. Zaragoza: Editorial Amazing Books.
Carlson y Giffin (2002): Manual práctico de veterinaria canina. Madrid: Editorial el Drac.
Hernández, P (2012): Manual de etología canina. Zaragoza: Editorial Servet.