perro-en-la-bañera

Las pipetas son necesarias para mantener a nuestro perro protegido frente a los principales parásitos, tales como pulgas, garrapatas e incluso algunos tipos de mosquitos causantes de transmitir enfermedades como la leishmaniasis.

Pero si bañamos a nuestro perro después de ponerle la pipeta ¿Acaso no perderá esta parte de su efectividad? ¿El agua y el jabón eliminarán el principio activo de la pipeta? Veamos en detalle todo lo que necesitas saber para mantener a tu perro bien protegido.

¿Cómo funcionan las pipetas?

Para saber si es recomendable o no bañar a nuestro perro tras la aplicación de una pipeta atiparasitaria, primero debemos saber como funcionan estas. Las pipetas contienen en un interior un principio activo químico líquido cómo la permetrina o el fipronil, entre otros.

Cuando aplicamos la pipeta sobre el lomo de nuestro perro (en su nuca y columna), el principio activo de adhiere a la grasa cutánea del perro. De esta forma el principio activo se mantiene sobre el perro y en cierta forma, se propaga.

La duración de la protección que ofrecen las pipetas está directamente relacionada con el tiempo que el principio activo permanece en el cuerpo de nuestro perro.

¿Es malo bañar al perro tras la aplicación de la pipeta?

Cuando bañamos a nuestro perro además de eliminar la suciedad que pueda tener en su pelo y piel, también se elimina la grasa cutánea que este tiene en todo su cuerpo. De forma que si hemos puesto una pipeta, su principio activo desaparecerá o se vera reducido, haciendo que la protección frente a pulgas y garrapatas sea prácticamente nula.

Algunos fabricantes (consultar envase de la pipeta) permiten bañar al perro transcurridos dos o tres días tras la aplicación de la pipeta. Pero, en cierta forma la eficiencia de la pipeta se verá reducida igualmente.

Por lo que en inicio, lo mejor es no bañar a nuestro perro tras la aplicación de la pipeta. Para que se mantenga protegido frente a los principales parásitos. Solo debemos bañarlo si es totalmente necesario.

bañando-al-perro-antes-de-ponerle-una-pipeta

¿Puedo bañarlo antes de aplicar la pipeta?

Si, podemos bañar a nuestro perro antes de ponerle la pipeta protectora. Pero, con el baño eliminaremos gran parte de su grasa cutánea, por lo que debemos esperar entre dos y tres días tras el baño, antes de ponerle la pipeta.

De esta forma la grasa cutánea se habrá regenerado y si aplicamos una pipeta, su principio activo podrá adherirse a ella haciendo que la protección sea prolongada. Por lo que si queremos bañar al perro, lo mejor es hacerlo dos o tres días antes de ponerle la pipeta.

¿Son las pipetas resistentes al agua?

Algunos fabricantes indican que sus pipetas son resistentes al agua, pero lo cierto es que se refieren a que el perro se moje un poco de forma accidental. Si bañamos a un perro, lógicamente perderá parte del principio activo y por ende, parte de la protección frente a pulgas, garrapatas o mosquitos.

Consejos para la aplicación de la pipeta

Antes de ponerle la pipeta a nuestro perro debemos asegurarnos de que esté limpio, si no lo está, lo mejor es bañarlo, esperar unos días y luego poner la pipeta. Nunca debemos poner una pipeta si nuestro perro tiene algún tipo de dermatitis o alguna herida abierta.

Es recomendable cepillar bien a nuestro perro para eliminar restos de suciedad y/o pelo muerto, antes de ponerle la pipeta. Recuerda aplicar la pipeta conforme a las instrucciones del fabricante, a lo largo del lomo del perro.

Utiliza siempre pipetas adaptadas al peso del perro, ya que así le aplicaremos la cantidad exacta de principio activo que nuestro perro necesita. Aplicar menos significa perder protección y aplicar más, puede suponer un problema de salud para el perro, no olvidemos que las pipetas son en realidad veneno.

Lávate bien las manos tras aplicar la pipeta y no acaricies a tu perro por la zona impregnada en varios días. El principio activo de las pipetas en muy tóxico para los humanos (y también para los animales), no permitas que otro perro, aunque sea jugando, muerda o lama la zona donde has puesto pipeta.

Recuerda que las pulgas también pueden estar en tu casa, sofá, cama del perro, suelo… por lo que además de proteger a nuestro perro, es recomendable eliminar las pulgas del hogar.

¿Existe alguna alternativa mejor que la pipeta?

Si, en nuestra opinión es mucho más limpio y efectivo el uso de pastillas antiparásitos. Solamente debemos darle una pastilla a nuestro perro una vez al mes y estará protegido frente a pulgas y garrapatas.

De esta forma, nuestro perro no tendrá veneno sobre su piel, siendo así mucho más seguro para el y para nosotros. Además, podremos acariciarlo y bañarlo sin miedo, siempre que queramos o el perro lo necesite. Las pastillas antiparásitos son tan efectivas como las pipetas (o más).