cara-de-Vizsla

El Braco Húngaro, también llamado Vizsla, es un perro de caza originario de Hungría. Obediente, leal y activo, posee un sentido del olfato único y más cualidades de las que te imaginas.

Adaptado para la vida moderna, se desempeña como un buen perro de compañía, gracias a su vitalidad y su paciencia. ¿Quieres conocer todos los detalles sobre esta preciosa raza? ¡Vamos allá!

Origen del Braco Húngaro

Las antepasados del Vizsla fueron criados por los magiares, una tribu nómada que durante muchos años azotó Europa. Eventualmente, se establecieron en el territorio húngaro, donde comenzaron a criar perros ágiles.

Con el paso del tiempo, la raza comenzó a utilizarse para la cacería, afianzándose en esta tarea durante el siglo XVIII. Desde sus inicios hasta ese momento, los antiguos perros criados por los magiares habían sido cruzados con otras razas cazadoras.

De pertenecer a tribus nómadas, el Braco pasó a ser el perro de los nobles de Hungría, hasta obtenerse las características conocidas hoy. Fue introducido en Estados Unidos en 1950.

Características físicas del Braco Húngaro

Según lo señala el estándar de la raza establecido por la Federación Cinológica Internacional (FCI), existen dos tipos de Braco Húngaro: de pelo corto y de pelo duro. El resto de las características físicas las comparten, aunque poseen dos fichas diferentes en la clasificación (números 57 y 239 respectivamente).

Es un perro mediano, equilibrado y estilizado, incluso algo señorial debido a su elegancia y belleza. Presenta pecho profundo, patas rectas y fuertes con dedos compactos y arqueados.

La cabeza del Braco ancha y con una trufa prominente. Su hocico es largo, oculta una dentadura con mordida de tijera. Los ojos son medianos y ovalados, con iris castaño oscuro que revela una mirada tierna y juguetona.

Las orejas son largas y de inserción media y las cubre un pelo fino. La cola es larga y recta, se afina a medida que se aleja de la base. Algunas personas deciden amputarla, pero esto no es recomendable ni necesario.

El Braco Húngaro de pelo corto tiene un manto tupido y duro. Suele ser más delgado en las orejas y la cara, además de menos denso en la panza. De resto, es bastante uniforme. En cuando al color, solo se presenta en amarillo semilla, algunos perros tienen orejas más oscuras o una mancha blanca en el pecho.

Por su parte, el Braco Húngaro de pelo duro tiene un pelaje tupido y opaco. Presenta un manto doble: el externo mide hasta 3 centímetros de largo y es hirsuto, el interno es espeso y difícilmente permite el paso del agua. Este tipo de Braco presenta barba y cejas tupidas. La combinación de colores es la misma que en la variedad de pelo corto.

icono-perroAltura de entre 58 y 64 cm en machos y entre 54 y 60 cm en hembras
icono-pesoPeso de entre24 y 27 kg en machos y entre 19 y 24 kg en hembras
icono-pelo
Pelo corto o duro, color semilla
icono-caracter
Carácter amigable y leal
Icono-saludSalud fuerte
Icono-calendarioEsperanza de vida estimada de entre 12 y 14 años

 

Vizsla-tumbado-en-el-jardín

Carácter y personalidad del Braco Húngaro

Por naturaleza, el Braco Húngaro es un perro infatigable y obediente. Posee mucha paciencia, heredada de las largas jornadas de caza, así que es difícil cansarlo; su energía y vitalidad parecen interminables.

Se adapta con facilidad a cualquier clima y adora el agua, así que es un excelente perro familiar. Las salidas y las diversiones son lo suyo, pero rara vez podrás seguir su ritmo, pues es infatigable, sobre todo cuando es cachorro.

Educarlo es muy sencillo, aprende con facilidad y posee una natural inclinación hacia la obediencia. Es básicamente un perro de exterior que disfruta de las excursiones y se lleva bien con los niños, juntos se divertirán mucho.

Con el resto de la familia, se muestra afectuoso y leal. Es fácil que conviva con otros perros y rara vez mostrará una postura agresiva, sobre esto si está bien socializado y entrenado.

Cuidados necesarios para un Braco de Hungría

Los cambios de clima, las salidas a la piscina o al parque, las visitas a la montaña, todos los entornos parecen perfectos para el Braco, pues se adapta muy fácil. Debido a su personalidad enérgica, es mejor que vivan en casas espaciosas, pero puedes tenerlo en un pequeño apartamento si te comprometes a darle ejercicio. El Agility y otras actividades caninas son perfectas para él.

El Braco Húngaro necesita al menos una hora diaria de intenso ejercicio. Correr e ir junto a ti en la bicicleta son formas de darle esta actividad. Si puedes ir con él a un parque para explorar sin correa, será muy feliz; sin embargo, no olvides asegurarte de que es seguro y vigila a tu perro en todo momento.

Con respecto a los cachorros, son activos también, pero no deben correr largas distancias antes de cumplir los dos años, pues esto afecta su crecimiento. Complementa el ejercicio exterior con juegos en casa que pongan a prueba su inteligencia.

Igual que en otros perros, el entrenamiento y la socialización se recomiendan desde edad temprana. Aunque tienen una personalidad adorable, pueden se manipuladores y revoltosos si no han sido entrenados.

Entrenamiento de obediencia, actividades con las que pueda distraerse y juegos diarios son esenciales para evitar que se convierta en una mascota destructiva. Ademas, puede ser una raza sensible, así que evita los regaños y prefiere el refuerzo positivo para educarlo.

Enfermedades comunes del Braco Húngaro

A pesar de su intensidad actividad física, el Braco sufre de varias enfermedades congénitas. Permanece atento a sus síntomas para detectarlas a tiempo:

  • Displasia de cadera
  • Infecciones auditivas