El Mastín Tibetano – Carácter, comportamiento y cuidados

El Mastín Tibetano, también llamado Dogo del Tíbet, es una de las razas más grandes y antiguas que existen. Lo reconocerás por su cuerpo musculoso e imponente, pero sobre todo por la gran melena de león que se acumula alrededor de su cuello.

A pesar de su origen asiático, hoy en día puedes encontrarlo en todo el mundo. Destaca por ser un buen perro guardián y de compañía, aunque requiere de cuidados muy específicos. ¿Quieres saberlo todo sobre esta impresionante raza? ¡Te lo mostramos!

Historia del Mastín Tibetano

El Mastín Tibetano es conocido por otros dos nombres: Dogo del Tíbet y Do-Khyi. Ha sido imposible determinar su origen, pues existe en el Tíbet desde hace milenios, pero el aislamiento de este territorio impidió que se extendiera a otras zonas.

Existen registros de su existencia en textos de Aristóteles y en los escritos dejados por Marco Polo tras realizar sus viajes. Ya en ese momento, el Mastín Tibetano se distinguía por su imponente tamaño.

En los alrededores del Himalaya y los templos del Tíbet, era utilizado como perro guardián. Es posible que de esta raza derivarán las otras variedades de mastín que se conocen hoy.

A pesar de los textos que registran su existencia antes de Cristo, la raza demoró siglos en salir de Asia. Apenas en 1847 fue llevado a Inglaterra, y algunos años después dos ejemplares formaban parte de la exposición del Zoológico de Berlín.

Características físicas del Mastín Tibetano

Se trata de una raza de tamaño gigante y muy corpulenta, la construcción del cuerpo es molosoide y musculado.

De acuerdo con el estándar señalado en la Federación Cinológica Internacional (FCI), el Mastín Tibetano posee una cabeza fuerte, es común observar una arruga en el rostro de los perros adultos.

El hocico es ancho y profundo, rematado por una trufa oscura de fosas nasales dilatadas. La mandíbula es rectangular y presenta una mordida de tijera o pinza, es decir, la hilera dental superior e inferior encajan perfectamente.

Los ojos del Mastín Tibetano son ovalados y el iris aparece en distintas tonalidades de marrón. La cola es lanosa y curvada, descansa sobre el lomo. Además, las orejas son triangulares y caen sobre la cara.

Gracias a su abundante pelaje, es comparado con un león o un gran oso. El manto es doble, la capa exterior es de longitud mediana con textura áspera y densa, mientras que la interior es lanosa. El pelo es duro y se acumula en mayor cantidad y longitud alrededor del cuello, dándole una imponente melena. ¿Quieres saber cómo diferenciar un ejemplar autentico de Mastín del Tibet? Simplemente fíjate en el estándar:

Con respecto al color del pelaje, aparece en distintos tonos: negro con zonas rojizas, azulado con áreas doradas o sable, similar al Pastor Alemán. También existe el Mastín Tibetano negro, con unas pocas manchas rojizas alrededor de los ojos, el hocico y la cola.

icono-perroAltura de 66 cm en machos y de 61 cm en hembras
icono-pesoPeso de entre 40 y 68 kg en machos y entre 31 y 54 kg en hembras
icono-pelo
Pelo abundante, áspero y de color negro y rojo fuego o leonado
icono-caracter
Carácter inteligente, reservado y protector
Icono-saludSalud regular, con tendencia a padecer algunas enfermedades congénitas
Icono-calendarioEsperanza de vida estimada de entre 10 y 12 años

 

Carácter y personalidad del Mastín Tibetano

El Mastín Tibetano tiene un temperamento fuerte, pero llevadero. Destaca por su inteligencia y por ser un perro leal a su familia, ya que es territorial y protector.

Esta misma territorialidad debe ser encausada desde cachorro con una buena socialización, pues su carácter podría salirse de control. Teniendo en cuenta su tamaño, esto no es recomendable.

Es un perro valiente e independiente, capaz de tomar decisiones por su cuenta. Aunque dulce y devoto con la familia, es cauteloso con los desconocidos, ya que se desempeña como perro guardián.

Cuidados necesarios para un Mastín Tibetano

El Mastín Tibetano no es un perro para todas las familias. En primer lugar, requiere de un lugar espacioso para vivir, no es recomendado para pisos pequeños. Casas con patios amplios o casonas en el campo son los entornos ideales para él.

El pelaje abundante exige que viva en climas frescos y hasta fríos. Aunque está adaptado para desarrollarse en cualquier parte del mundo, le resultan más agradables las temperaturas bajas, no es un perro adecuado para lugares cálidos como el centro o sur de España.

A pesar de su gran tamaño, requiere de actividad física moderada. Las caminatas diarias son recomendables, sin forzar las distancias ni obligarlo a correr. Actividades de largo aliento, como jugar a la pelota por horas o perseguir discos, no son lo suyo. Sin embargo, suele mostrarse más dispuesto a los juegos durante las épocas frías.

No se recomienda que lo saques a pasear sin correa, pues su tendencia a tomar decisiones propias y su territorialidad podrían llevarlo a pelear con otros perros. Además, un perro de estas dimensiones suelto puede atemorizar a tus vecinos.

En cuanto al entrenamiento, inicia desde pequeño con los comandos principales, los aprenderá muy rápido. Requiere que te armes de paciencia y decisión, pues el Mastín Tibetano suele decidir por su cuenta si la orden dada no le convence.

Por esta razón, no se recomienda para personas sin experiencia en entrenamiento canino. Raras veces responde al entrenamiento basado en las golosinas o premios comestibles.

Cuidados del pelaje y alimentación adecuada

El manto doble de esta raza requiere muchos cuidados. Se recomienda cepillar 2 a 3 veces por semana para eliminar el pelo muerto y evitar la formación de nudos. Además, recuerda estar atento a la presencia de pulgas o garrapatas, pues se esconden fácilmente en el denso pelaje.

La frecuencia del baño dependerá de la actividad física, pero puede realizarse una o dos veces al mes, como en la mayoría de las razas.

La alimentación, sea basada en pienso seco o comida casera, debe ser de calidad. De acuerdo con el peso, se sugieren de 2 a 4 tazas de alimento diario. Además, recuerda mantener un recipiente con agua limpia disponible en todo momento.

Dado su gran tamaño, se hace imprescindible el uso de condroprotectores para mantener sanas sus articulaciones.

Muchos piensos comerciales ya traen condroprotectores incluidos, pero en cantidades pequeñas por lo que es recomendable darlos aparte cómo un extra.

Cachorros de Mastín Tibetano

Los cachorros de Mastín Tibetano presentan un tamaño considerable desde pequeños. Como ya mencionamos, requieren entrenamiento y socialización desde jóvenes, además de actividad física para quemar la energía propia de la edad.

Crecen rápidamente, así que es recomendable añadir a su alimentación suplementos para las articulaciones, como cartílago de tiburón.

Enfermedades comunes en la raza Mastín del Tibet

Suele ser un perro fuerte y poderoso, aunque es recomendable que permanezcas atento a la aparición de estas dolencias:

¿Donde comprar un Mastín Tibetano?

Desde SoyUnPerro te recomendamos que adoptes y no compres, ya que hay miles de perros de todas las edades y tamaños esperando un hogar en las numerosas protectoras y perreras nacionales.

No obstante, si estás totalmente decidido a comprar un perro de esta raza, estas son algunas de los criadores más conocidos. No olvides solicitar siempre el certificado de pedigree del cachorro y de sus progenitores.