Calcio para perros

0

El calcio es uno de los nutrientes más importantes en el desarrollo del perro, no solo constituye junto al fósforo la mayor parte de la masa osea, es decir el esqueleto, sino que es fundamental para el correcto funcionamiento del sistema nervioso, muscular y hormonal.

Existen multitud de alimentos naturales ricos en calcio para perros, aunque si tu perro se alimenta a base de productos elaborados cómo la comida comercial, posiblemente el calcio ya esté añadido en su composición y no sea necesario dar ningún suplemento.

Vamos a ver cuales son los niveles de calcio normales para un perro, qué perros necesitan más calcio, cuales son los alimentos más recomendables y cómo saber si nuestro perro necesita calcio o tiene un exceso de calcio en su alimentación. ¿Preparado?

¿Qué función tiene el calcio en los perros?

Pese a que coloquialmente la principal función asociada al calcio sea la formación de huesos esta es solo una de las muchas tiene. Tiene funciones desde la fecundación hasta el impulso nervioso, por ello los mecanismos para regular el calcio son muy minuciosos y delicados. Además, el aporte de este debe estar en perfecto equilibrio con el de fósforo, tal que si este equilibrio se rompe ya sea por una deficiencia de uno, exceso del otro o ambas tendremos consecuencias en la salud de nuestro perro.

Para medir este equilibrio existe un parámetro denominado ratio Calcio/Fósforo que esencialmente es una división entre la cantidad de calcio y la de fósforo que se deja en forma de fracción. El ideal es 1/1 (una parte de calcio por cada parte de fósforo).

Está tremendamente implicado en la fecundación y la expansión de señales intracelulares. Junto a otros iones como el sodio y el potasio mantiene el potencial de acción de las neuronas, el cual permite la transmisión de todo tipo de impulsos nerviosos. La contracción muscular también está facilitada por este mineral, función en la cual se incluye la contracción cardiaca.

¿Cómo se regula la cantidad de calcio en el organismo?

Con todas las funciones que hemos contado más todas las que quedan por contar, es muy importante saber cómo consigue llegar el calcio a todos sitios en la cantidad suficiente para que el cuerpo siga funcionando.

El calcio en el cuerpo se encuentra en 2 compartimentos distintos:

  1. El 99% en los huesos.
  2. El 1% en sangre.

Estos dos compartimentos no son estáticos, sino que el calcio de uno pasa al otro y viceversa. De esta forma, incluso tras haber crecido nuestros huesos pueden seguir renovándose y que, en caso de tener una falta puntual de calcio en la dieta, tener los huesos como almacén al que recurrir.

A su vez el cuerpo tiene una glándula llamada paratiroides que secreta hormonas que suben (paratohormona) o bajan (calcitonina) el calcio sanguíneo. La vitamina D está muy implicada en este proceso. Esta tras ser activada aumenta el calcio sanguíneo cogiéndolo de los huesos y aumentando su absorción en el intestino.

El calcio durante el crecimiento del perro

Al formar parte de la masa ósea, es el mineral que más suele preocupar al considerar la etapa vital que ocupa el primer año de vida de nuestro animal: el crecimiento.

Hay dos creencias relativamente extendidas que son:

  1. Se requiere mucho calcio para crecer con unos huesos fuertes.
  2. Cuanto más calcio coma mi animal, más crecerá.

Respecto a la primera, se asocia un buen estado óseo a un crecimiento, hecho que sin duda es cierto. Por otro lado, se asocia una mayor cantidad de calcio a unos huesos más fuertes, pero esto debe matizarse.

Como veremos más adelante, es cierto que los perros requieren más calcio en el crecimiento, prácticamente el doble que en su vida de adulto. El problema es que son cantidades tan pequeñas respecto a las necesidades de otros nutrientes que es muy fácil pasarse y tener una hipercalcemia.

En cuanto a la segunda afirmación, parte de una base totalmente errónea: desear que nuestro animal crezca al máximo. El crecimiento es un proceso en el que intervienen un montón de factores tanto genéticos como externos el cual, para poder tener una vida adulta de calidad, debe darse a un ritmo óptimo. Es decir, ni muy rápido ni muy despacio. Para obtener este ritmo, es importante seguir las recomendaciones nutricionales y no quedarse corto ni pasarse.

¿Cuánto calcio necesita comer un perro al día?

Las necesidades de calcio en los perros son relativamente bajas con un 0,6% de calcio diario en la dieta tienen más que suficiente en condiciones normales. En crecimiento estas necesidades aumentan hasta el 1% y en lactación y finales de la gestación entre un 0,75 y 1,5%.

No necesitan comer calcio todos los días, aunque si lo hacen en dosis adecuadas tampoco sucedería nada. Lo correcto sería preguntar cuanto calcio necesita un perro en su alimentación, ya que un día toma bastante calcio y los dos o tres siguiente no toma nada, sus niveles de calcio seguirán siendo normales por los mecanismos que hemos contado.

A nivel cuantitativo un cachorro necesita ingerir una media de trecientos veinte miligramos de calcio diarios por kilo de peso corporal o un 1% de su dieta. De forma que si nuestro cachorro pesa diez kilos, necesitará una media de tres gramos diarios.

Un perro adulto por contra, no necesita tanta cantidad ya que su organismo está desarrollado, por lo que bastará con una media de cien miligramos diarios por kilo de peso corporal (o un 0,6% de su dieta).

Estas son las dosis de calcio para perros recomendadas por los colegios veterinarios, sin embargo pueden darse situaciones en las que el perro requiera una mayor cantidad o una menor cantidad. Para ello será preciso realizar una analítica sanguínea en un centro veterinario.

Las perras preñadas o lactantes (que ya alimentan a sus cachorros con leche), necesitan un extra de calcio en su alimentación. Por lo que la cantidad diaria de calcio que necesitan es muy superior a la de un perro adulto normal.

¿Qué alimentos naturales aptos para perros son ricos en calcio?

Como hemos visto, el metabolismo del calcio es tremendamente complejo y su absorción en el intestino se va a ver condicionada por el calcio sanguíneo y óseo. Si estos son normales, no se absorberá tanto como si fuesen bajos.

Por otro lado, el calcio de los alimentos puede estar de formas muy variadas que faciliten o dificulten su absorción. Es muy importante también que esté en equilibrio con el fósforo de la dieta.

Existen un montón de alimentos naturales que contienen una gran cantidad de calcio altamente asimilable por nuestros perros. Incluso el agua que beben contiene calcio, pero no en las cantidades necesarias cómo para considerarla un suplemento.

Vamos a ver cuales son los alimentos que contienen más calcio, aptos para perros, aunque la cantidad a suministrar depende mucho de la edad, tamaño y peso del perro. Recuerda que algunos perros no están acostumbrados a comer alimentos naturales, así que su tienes opción de trocearlos, serán más digeribles para ellos.

Los huesos carnosos son los huesos tiernos de algunos animales cómo el pollo, muy sencillos de masticar y digerir por perros adultos. Los mejores huesos para perros son los que normalmente constituyen el tórax del pollo y/o las alitas.

Sin embargo, los cachorros no pueden masticarlos al no tener aun los dientes definitivos bien desarrollados, por lo que es recomendable trocearles las puntas de las alitas, que son más suaves y sencillas de masticar.

El Yogur natural es también una excelente fuente de calcio, la leche no es buena para los perros porque contiene lactosa, pero en los yogures la lactosa está fermentada, por lo que no les perjudica.

Lo mismo sucede con el queso fermentado, no contiene lactosa por lo que es una excelente fuente de calcio para nuestro perro. Sin embargo el queso es también muy graso, así que debemos tener cuidado con la cantidad que le damos para que no le ocasione problemas digestivos.

El pescado además de contener una gran cantidad de vitaminas y minerales, contiene una gran dosis de calcio. Ideal cómo suplemento alimenticio natural, concretamente el atún, el salmón y las sardinas: ¿Puede mi perro comer Sardinas?

La cascara de huevo posee también una gran cantidad de calcio, aunque a nivel personal no la recomendamos. Cruda puede contener salmonella, algo muy perjudicial para nuestro perro. Y cocida debemos trocearla y convertirla casi en polvo para que al comerla, le siente bien. Aun así, son muchos los perros que no toleran comer cascara de huevo por lo que recomendamos usar alguna de las anteriores opciones.

Por otro lado, nuestro veterinario puede administrarnos pastillas de calcio para nuestro perro, indicándonos la dosis adecuada diaria. Suele ser la opción más sencilla, aunque obviamente no es natural.

Exceso o deficiencia de calcio ¿Cómo detectarlo?

Lo cierto es que la única forma fiable de saber si nuestro perro tiene un déficit o un exceso de calcio, es mediante un análisis de sangre en una clínica veterinaria ya que muchas veces son asintomáticos si la alteración es leve. Esta es sin lugar a dudas la forma más eficiente de controlar unos valores normales de calcio en nuestro perro.

Sin embargo, podemos saber o por lo menos sospechar, que nuestro perro tiene un exceso de calcio con la aparición de los siguientes síntomas:

  • Aumento de la frecuencia de micción. Aumento de la ingesta de agua.
  • Anorexia. Depresión.
  • Vómitos. Estreñimiento.

Por otro lado, una hipocalcemia presenta los siguientes síntomas:

  • Rigidez muscular. Vómitos.
  • Fiebre. Espasmos.
  • Pérdida de apetito. Debilidad.

Otro comportamiento sugerente puede ser el lamido de superficies, pero no se da en todos los perros. Si tu perro come croquetas de buena calidad (pienso, balanceado, alimento comercial….) lo más seguro es que estas ya contengan toda la cantidad de calcio necesaria para que tu perro no tenga este tipo de problemas.

Jorge Hernando Sanz
Licenciado en Veterinaria en la Universidad Complutense de Madrid. Especializado en nutrición y dietética veterinaria para perros, gatos y animales exóticos. Colegiando nº 9033 en Madrid. Me encanta mi campo actual de trabajo y exponer mis conocimientos al servicio de los lectores de Soyunperro.