Los perros son el mejor amigo que podemos tener y en muchísimas ocasiones, la mejor compañía. No nos juzgarán nunca y permanecerán a nuestro lado pase lo que paso, incluso defendiéndonos si es necesario.

Por eso lo mínimo que se merecen, es que cuidemos de ellos y les demostremos nuestro afecto, al igual que hacen ellos con nosotros. Estas son las cosas que nunca debes hacer con tu perro ¿Quieres conocerlas? Vamos allá.

Humanizar a nuestro perro

Pensamos que tratándolo cómo a un humano o un bebé estará mejor, porque le prestamos más atención y lo cuidamos más. Sin embargo, humanizar a un perro es un grave error ya que ellos no se sienten cómodos con esa situación.

Un perro es un perro, no es un bebé ni un crio pequeño. Debemos dejar que actúe y viva como un perro, durmiendo lo que quiera, jugando, manchándose, haciendo que vaya a buscar el palo o la pelota…. Pero nunca le debemos vestir con ropa, llevarlo en brazos ni tomarlo como un bebé.

Regañarle a toro pasado

Si vemos que nuestro perro hace algo mal simplemente debemos corregir su conducta en ese mismo momento. Así el perro asociará nuestra llamada de atención a que está haciendo algo que no queremos que haga.

Sin embargo, si llegamos a casa y nuestro perro ha tirado la basura, se ha comido un mueble o hizo alguna travesura, no debemos regañarle. Al no hacerlo en el momento, de nada servirá hacerlo después (a toro pasado, como se suele decir). El no entenderá por qué le estamos regañando.

No lo ridiculices

Hacerle enfadar para que gruña, ponerle un disfraz para reírnos de el o enseñarle trucos para hacer reír a otras personas son cosas que ridiculizan a nuestro perro. Estamos haciendo que pase por una situación que no le gusta y en la que no se siente cómodo.

Los perros no hablan pero pueden detectar fácilmente nuestro estado de ánimo, lo último que esperan es que nos riamos de ellos.

perro-disfrazado

Deja que sea simpático y sociable

Los humanos somo como somos, algunos más abiertos y simpáticos y otros más tímidos o ariscos. Pero los perros no son así, ellos por naturaleza son muy sociables y quieren saludar a todo el mundo.

No prives a tu perro de eso, socialízalo bien desde cachorro y deja que se acerque a saludar a otros perritos. Que juegue con ellos e incluso que pase a saludar a otras personas, que reciba caricias, etc…

No le des alimentos peligrosos

Hay muchos alimentos que son aptos para el ser humano pero que pueden ser muy nocivos para la salud de un perro, llegando a ser incluso peligrosos. El chocolate, la sal o el azúcar son algunos ejemplos muy sencillos.

Si, todos sabemos que los perros siempre tienen hambre y que muchas veces nos presionan con la mirada para que les demos algo de lo que estamos comiendo. Pero nosotros somos los responsables de su salud, por ello debemos evitar darles alimentos tóxicos.

Invierte en su alimentación

Es muy tentador echar la mirada hacia los piensos / balanceados más económicos, ahorrando así un poco de dinero. Pero lo cierto es que la salud de nuestro perro depende en gran medida de la calidad de su alimentación.

Debemos ser conscientes de que los piensos más baratos, son generalmente más baratos porque su calidad es muy baja. Podemos encontrar alimentación para perro de excelente calidad a un precio muy asequible, te invitamos a que veas los mejores piensos para perro.

Por otro lado, si no queremos usar comida industrial siempre podemos optar por la opción más saludable, hacer nosotros mismos la comida de nuestro perro. Este tipo de alimentación casera para perros recibe el nombre de Dieta BARF y es muy sencilla de elaborar.

Haz revisiones veterinarias

Los humanos solo vamos al médico cuando nos duele algo o nos sentimos mal. Pero los perros no pueden expresarse y decirnos que se sienten algo mal. Por eso, no debemos llevar a nuestro perro al veterinario solo cuando esté enfermo o le toque una vacuna.

Lo ideal es hacerle al menos dos revisiones veterinarias al año para verificar que se encuentra en un buen estado de salud. Son revisiones sencillas y económicas.

perro-corriendo-en-el-jardín

No lo prives de libertad

No sabemos cuando se creó la imagen de que un perro debe vivir en la calle o atado a una cadena, con una caseta. Los perros son animales muy sociables que quieren estar constantemente con su familia, es decir, con nosotros.

Debemos pasearlos y dejar que hagan ejercicio, que jueguen, que corran y que se socialicen con otros perros y personas. Tener a un perro siempre encerrado o atado, es una tortura. Un perro no es un vigilante ni una alarma, es un miembro más de la familia.

No lo abandones cuando más te necesite

Hay personas que cuando un perro es viejo, está enfermo o sencillamente tiene una conducta inadecuada, deciden que es el momento de darse por vencidos y/o abandonarlos. Ellos se merecen mucho más y jamás te harían a ti algo parecido.

Un perro anciano necesita mucho más cariño por su condición, al igual que uno enfermo que necesitará cuidados y medicinas. Un perro malo (con un mal hábito), solo necesita un adiestrador o etólogo que le ayude a cambiar su comportamiento. Todos los perros merecen ser queridos, no los abandones cuando más te necesitan.

Nunca le pegues

Podemos corregir a nuestro perro cuando haga algo mal, para que comprenda que no queremos que haga eso. Pero debemos hacerlo siempre del a forma correcta, sin utilizar nunca, bajo ningún concepto, la violencia física o verbal.

Si pegamos a nuestro perro le estaremos creando traumas y además estaremos promoviendo una conducta agresiva y poco social. Con el tiempo terminará siendo un perro agresivo, algo poco deseable y que nos costará corregir.

perro-recibiendo-una-regañina

No lo uses como un tirador de trineo

Parece divertido ir en patines o sobre un patinete y que sea nuestro perro quien tire de nosotros, gracias a su correa. Podemos incluso pensar que es bueno para el ya que así hará ejercicio intenso.

Pero lo cierto es que con este comportamiento lo que hacemos es desgastar de forma brutal sus articulaciones y forzar mucho sus tendones, ligamentos y músculos. Lo más probable es que en poco tiempo padezca problemas de salud. La rotura de ligamentos o las displasias son algunas de la dolencias derivadas más comunes.

Deja que lo huela todo a su ritmo

Salir a pasear y que nuestro perro se pare constantemente a olisquearlo todo puede hacernos perder la paciencia más a menudo de que pensamos. Sin embargo, un perro es un perro.

Los perros tienen el sentido del olfato más desarrollado que cualquier otro, lo usan como un medio de comunicación y recolección de datos. Deja que huelan todo lo que quieran y al ritmo que ellos quieran, el paseo es su momento, deja que disfruten y que actúen como perros.

Cuídalo del calor y del frío

Pensamos que como tiene pelo son capaces de aguantarlo todo, pero no es así. Evita que se mojen si sales a pasear un día lluvioso (hay chubasqueros para perros) y recuerda secarlos muy bien al llegar a casa.

En los días de calor, evita pasear cuando más pega el sol, incluso el suelo podría quemar sus patitas. Además debes evitar que permanezcan tiempo tumbados a sol si este es muy intenso, pues podrían padecer un golpe de calor con facilidad.