perro-con-Ectropión

El ectropión, en pocas palabras, se podría definir como la eversión del párpado inferior. Se debe a diferentes causas según se trate de un defecto congénito provocado por una alteración en los genes o, al contrario, sea un problema adquirido.

El ectropión supone una alteración anatómica que puede causar trastornos oculares, ya que los ojos afectados se van a ver más expuestos a cualquier agresión exterior. En los casos más graves el veterinario tendrá que intervenir quirúrgicamente. Veamos en detalle desde Soyunperro.com todo lo relacionado con el ectropión canino.

¿Qué es el ectropión?

El ectropión se define como la eversión del borde palpebral y del párpado inferior que se puede identificar en algunos perros. Evertir significa darse la vuelta o enrollarse. En otras palabras, lo que sucede es que el párpado inferior se gira hacia el exterior.

Se puede observar la formación de una especie de bolsa que hace que el párpado se vuelva colgante y, por lo tanto, se separe de la superficie del ojo, mostrando el globo ocular, la conjuntiva y el tercer párpado, que permanecen ocultos en ausencia de ectropión. Normalmente se produce en la parte central del párpado.

¿Cuáles son las causas de ectropión en los perros?

En algunas razas el ectropión se presenta como un defecto congénito debido a alteraciones en algunos genes. Estas modificaciones genéticas provocan un incorrecto desarrollo de los párpados. Parece seguro su componente hereditario, por eso puede aparecer en más de un perro de la misma familia.

Por este motivo no se aconseja la cría con los ejemplares afectados de ectropión. Además de la genética, hay ocasiones en las que el ectropión aparece como consecuencia de algún otro problema de salud o, simplemente, a causa de una edad avanzada.

mastiff-con-problemas-de-ectropión

¿Cuáles son las razas más propensas a padecer ectropión?

Esta afección puede aparecer en cualquier perro, pero es más habitual en las razas con una piel suelta o colgante en la cara. Por ejemplo, destaca el ectropión de algunos perros de caza o de aguas, como los sabuesos o los spaniels. Pero, también, sufren ectropión los muy populares San Bernardo.

Gran Danés, Bullmastif o Terranova son otras de las razas que se ven más afectadas por este defecto ocular. Además, los perros de edad más avanzada pierden tono en la piel de la cara y, por lo tanto, también pueden mostrar ectropión como consecuencia.

Efectos secundarios del ectropión en los perros

La modificación que produce el ectropión a nivel palpebral permite que, en la parte inferior del ojo, se dé una mayor exposición de lo habitual de la conjuntiva ocular. Es decir, zonas que deberían estar cubiertas por completo por el párpado inferior y, por lo tanto, protegidas, con el ectropión se hacen perfectamente visibles.

De esta manera los ojos se ven expuestos a agentes irritantes que pueden acabar por producir infecciones oculares o lesiones en la córnea. Además, dado que el defecto persiste, estas se hacen crónicas. Destacan las conjuntivitis recurrentes, pero, también, las inflamaciones de la córnea o queratitis. En los casos más graves, la queratitis produce ceguera.

Los síntomas más habituales que se aprecian en los ojos con ectropión son, además de la conjuntivitis y los problemas en la córnea, el lagrimeo constante, también conocido con el nombre de epífora, y los problemas derivados de la deficiente distribución de las lágrimas a todo el ojo. Un ejemplo de este último caso es la queratoconjuntivitis.

Tratamiento para el ectropión caninno

Ante un perro con ectropión debemos diferenciar dos situaciones. En primer lugar tenemos a los perros con ectropión leve, que se caracterizan por no sufrir ningún otro síntoma. Estos casos no van a necesitar tratamiento. Como mucho, se recomienda una mayor higiene ocular con suero fisiológico para hidratar y limpiar la zona expuesta.

Pero, en un mayor porcentaje de casos, los perros con ectropión sí manifestarán problemas oculares o una eversión demasiado pronunciada. Por eso será necesario reparar el defecto. La operación, de la que, por supuesto, tiene que encargarse el veterinario, consiste en tensar los párpados.

Es una intervención sencilla, pero siempre tiene que ser realizada por un veterinario oftalmólogo o, al menos, con experiencia en oftalmología. Consiste en retirar una cuña de tejido del párpado inferior y unir los bordes resultantes. De esta forma, la piel del párpado vuelve a quedar tirante, corrigiéndose el defecto.

Ectropión vs entropión: ¿cuál es la diferencia?

Dada la similitud de ambos términos y que los dos se refieren a trastornos oculares, no es extraño que se produzca confusión entre el ectropión y el entropión. Pero son afecciones sencillas de distinguir si nos fijamos en la definición. Así, si el ectropión era la eversión del párpado inferior, el entropión consiste en la invaginación del borde palpebral.

Invaginar quiere decir, en este caso, que el borde de los párpados se vuelve hacia dentro, pudiendo provocar daños en el globo ocular. Es un defecto congénito muy habitual en razas como el Shar pei o el Chow chow y puede afectar a ambos párpados. Requiere corrección quirúrgica.

Bibliografía
Carlson y Giffin. 2002. Manual práctico de veterinaria canina. Madrid. Editorial el Drac.