Edema pulmonar en perros – Síntomas y tratamiento recomendado

En pocas palabras, podemos explicar el edema de pulmón como la acumulación de líquido en estos órganos. Esta situación, como es obvio, puede complicar considerablemente la respiración de nuestro perro, incluso hasta llegar a un punto fatal.

A continuación aprenderemos a identificar los síntomas que produce este edema, ya que un diagnostico precoz puede ayudar y mucho a que nuestro perro se recupere. Tambien hablaremos de los tratamientos que se aplican en estos casos.

¿Qué es un edema pulmonar?

El edema pulmonar es el nombre que recibe el cúmulo de líquido que se produce en los pulmones debido a diferentes causas. Por lo tanto, no es una enfermedad en sí misma sino un síntoma. En función de la cantidad de líquido y del resto del cuadro clínico, su gravedad será mayor o menor y de esto dependerá la dificultad respiratoria que genere.

Así, el edema pulmonar puede producir desde signos leves que apenas dificulten la vida cotidiana del perro hasta una sintomatología grave, con un compromiso respiratorio tan importante como para poner en riesgo su vida si no recibe rápido asistencia clínica. Además, el edema se puede clasificar según su presentación en agudo o crónico.

administracion-de-oxigeno-a-un-perro

Tipos de edema pulmonar en perros

Como no todos los edemas pulmonares son iguales, vamos a poder diferenciarlos de la siguiente manera:

  • Edema pulmonar cardiogénico: este tipo de edema pulmonar es el resultado de la presencia de una enfermedad cardíaca que va a producir fallos en el funcionamiento del corazón. Así, el flujo circulatorio se verá afectado y esto hace que acabe filtrándose líquido a los pulmones. Esto indica que el daño está en la parte izquierda del corazón.
  • Edema pulmonar no cardiogénico: es el edema que no tiene relación con enfermedades cardíacas. Sus causas son variadas y entra ellas destacan la asfixia, las infecciones generalizadas, los traumatismos, la neumonía o las intoxicaciones.
  • Edema pulmonar neurogénico: es el que se presenta en los perros con menor frecuencia. Aparece después de trastornos convulsivos que afectan al sistema neurológico y tienen como resultado un aumento del flujo de sangre a los pulmones.

perro-decaido

Síntomas de un edema pulmonar en perros

En general, en un perro con edema pulmonar vamos a poder identificar síntomas como los siguientes, que se manifestarán con mayor o menor gravedad según el caso:

  • Tos seca o húmeda.
  • Dificultades respiratorias.
  • Expectoraciones espumosas.
  • Agitación.
  • Posturas corporales típicas para la búsqueda de aire.
  • Secreción nasal.
  • Cianosis, es decir, coloración azulada de las mucosas producida por la falta de aire.
  • Ahogo en los casos más graves.

perro-en-clinica-veterinaria-tomando-oxigeno

¿Cómo se diagnostica el edema pulmonar?

Además de los síntomas apreciables que van a ayudar a orientar el diagnóstico, el veterinario puede recurrir a pruebas como la auscultación cardiopulmonar, la radiografía de tórax, la ecografía y la analítica de sangre. Todos estos procedimientos nos darán una información muy valiosa sobre el estado de los pulmones y, en general, del perro.

En función de estos datos podrían solicitarse más pruebas como el electrocardiograma, la analítica de orina o la medición de la presión arterial. Recordemos que de la información de la que dispongamos va a depender el diagnóstico y, en consecuencia, el tratamiento. De ahí la pertinencia de las pruebas.

Tratamiento para un edema pulmonar en canes

En este apartado cabe distinguir las presentaciones del edema agudas o crónicas. En el primer caso estamos ante una urgencia veterinaria. Los pulmones no van a poder funcionar con normalidad, se producirán dificultades respiratorias al punto de que, si el perro no es estabilizado, podría morir.

En cambio, el edema pulmonar crónico suele acompañar a patologías como las que afectan al corazón. En estos casos suelen producirse síntomas leves, como tos esporádica, que permiten un margen para pautar y dar con el tratamiento más adecuado. Estos perros pueden convivir con el edema pero van a necesitar seguimiento veterinario.

Por lo tanto, el edema grave se controla con el ingreso para administrar oxígeno y controlar los fluidos, generalmente con suero y diuréticos intravenosos. El tratamiento en casa, en los casos más leves, también suele incluir diuréticos. Eso sí, en ambas situaciones el veterinario tiene que averiguar cuál es la causa y tratarla.

La administración de diuréticos

Los diuréticos son fármacos esenciales en el tratamiento del edema pulmonar. Su papel es el de conseguir disminuir el exceso de líquido que está impidiendo el funcionamiento normal de los pulmones. Muchas veces tendremos que administrarlos en casa, por lo que deberíamos tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Debemos seguir escrupulosamente las recomendaciones de nuestro veterinario en cuanto a la dosificación y a las pautas de administración.
  • Es normal que al poco tiempo de tomar el diurético el perro sienta ganas de orinar. Tendremos que darle la oportunidad de hacerlo (aumentar y mucho el número de paseos)
  • Es imprescindible que en un perro con esta medicación controlemos su hidratación. Le ofreceremos abundante agua y/o una alimentación húmeda, cómo la dieta BARF.

Bibliografía
Bauer, T.G.: Diagnostic approach to cardiopulmonary disorders en: KIRK, R.W. Editor. Current Veterinary Therapy X. Small Animal Practice. Philadelphia.W.B Saunders Co.1989; 188-195.