Pododermatitis en perros – Síntomas y tratamiento

La pododermatitis es una patología que puede afectar a los pies y a las manos de los perros. Al tratarse de una parte del cuerpo en continuo contacto con el suelo resulta especialmente vulnerable.

Por ello debemos vigilar esta zona de manera regular. Si encontramos alguna alteración, como la pododermatitis, tendremos que buscar asistencia veterinaria. Retrasarlo podría agravar los síntomas en nuestro perro perjudicando su salud.

¿Qué es la pododermatitis?

La pododermatitis se define como la inflamación de los pies y de las manos, en concreto de los espacios que se encuentran entre los dedos, que se denominan interdigitales. Detrás de esta inflamación podemos encontrarnos causas muy diferentes.

perro-tumbado-en-casa

¿Qué produce la pododermatitis?

Las causas más habituales de pododermatitis en perros son traumatismos, es decir, golpes en los pies o las manos, o la presencia de cuerpos extraños como piedras, astillas, cristales, etc. que pueden provocar lesiones de mayor o menor gravedad.

Pero hay otras causas como las siguientes:

  • Dermatitis por contacto, que es la inflamación que se produce cuando la piel reacciona a la presencia de diversos irritantes como productos de limpieza, plantas, etc.
  • Alergias, en las que el sistema inmunitario reacciona exageradamente a sustancias que, a priori, no suponen un peligro real para la salud.
  • Parásitos como los ácaros de la sarna.
  • Hongos.
  • Enfermedades de origen endocrino como el hipotiroidismo.
  • Enfermedades autoimnunes en las que el sistema inmunitario ataca a su propio cuerpo.
  • Aparición de quistes en la zona interdigital.
  • Los perros con problemas psicológicos también pueden lamerse compulsivamente los pies al punto de causar la pododermatitis.

¿Qué razas sufren pododermatitis con mayor frecuencia?

Cualquier perro puede verse afectado pero, como suele originarse por golpes o cuerpos extraños, tendrán mayor probabilidad de sufrir pododermatitis aquellos con una vida más activa que salten, corran o transiten zonas pedregosas, boscosas o, en general, cualquier terreno más o menos abrupto.

Así, será más fácil que observemos pododermatitis en perros que se dedican a la caza, a las carreras o a guiar el ganado, simplemente por estar más expuestos a lesiones en sus pies y manos por sus condiciones de vida.

patas-de-perro-agrietadas

Síntomas de pododermatitis en perros

A continuación veremos cuáles son los signos más frecuentes que nos pueden indicar que el perro está padeciendo pododermatitis. Podemos observarlos en una o más patas y son los siguientes:

  • Enrojecimiento de la zona interdigital.
  • Inflamación de los pies que puede llegar a afectar a las patas.
  • Nódulos.
  • Heridas o ampollas.
  • Secreciones que pueden contener sangre.
  • Cojera debido al dolor.
  • Oscurecimiento del pelo de la zona consecuencia del lamido frecuente.
  • Este lamido excesivo acaba por provocar la caída del pelo.
  • Al inflamarse la zona, es posible que surjan complicaciones que agraven el cuadro como las infecciones bacterianas.

¿Cómo sé si mi perro tiene pododermatitis?

Cualquiera de los síntomas que hemos descrito es motivo de consulta veterinaria. Es este profesional quien nos va a poder confirmar o descartar el diagnóstico. Como son tantas las causas que pueden estar detrás de la pododermatitis es necesario acertar con el diagnóstico.

Dicho de otra manera, es fácil identificar la pododermatitis porque no es más que la inflamación de la zona interdigital. Lo complicado es determinar la causa que la ha provocado. El número de patas afectadas puede darnos una pista. Así, si la pododermatitis solo está en una es más fácil que se deba a un cuerpo extraño o un golpe.

En cambio, cuando nos encontramos con más de una pata en mal estado, el diagnóstico más probable será alguna enfermedad sistémica como puede ser una alergia, la sarna o problemas autoinmunes.

perro-tumbado-sobre-sus-patas-delanteras

¿Cómo se diagnostica la pododermatitis?

Para descubrir qué ha causado la pododermatitis el veterinario puede examinar pelo y piel en la búsqueda de parásitos. Una analítica de sangre puede revelarnos la existencia de enfermedades sistémicas. También es posible tomar una muestra y solicitar una biopsia. Existen pruebas y dietas de eliminación para detectar posibles alérgenos.

¿Cuál es el tratamiento para la pododermatitis?

Lógicamente, el tratamiento va a depender de la causa desencadenante de la pododermatitis, de ahí la importancia de confirmar el diagnóstico.

Destacamos las siguientes pautas orientadas hacia la recuperación:

  • Si hay infección bacteriana los antibióticos son imprescindibles. En cambio, si lo que se encuentran son hongos, el tratamiento será antifúngico. La presencia de parásitos se combate con el desparasitador adecuado.
  • Pueden prescribirse desinfectantes como la clorhexidina para mantener la zona lo más limpia posible.
  • Los cuerpos extraños deben extraerse.
  • Las alergias no se curan pero sí es posible tratarlas para mejorar la calidad de vida del perro y controlar la sintomatología.
  • Si tenemos que desinfectar o aplicar tratamientos tópicos puede ser buena idea recortar, con cuidado, el pelo de la zona.
  • En algunos casos se necesitará usar un collar isabelino para impedir que el perro siga lamiéndose la zona afectada, ya que el lamido agrava el cuadro y complica la recuperación.

Bibliografía
Carlson y Giffin (2002): Manual práctico de veterinaria canina. Madrid: Editorial el Drac.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí