Hongos en perros: Síntomas y tratamiento

0
193

Una bajada de defensas, el efecto de los antibióticos o un ambiente húmedo y caluroso son algunas de las causas más habituales que suelen estar detrás de una infección por hongos en perros.

De hecho, hay muchos tipos de hongo que pueden afectar a nuestro amigo peludo, sobre todo en las patas y en las orejas. Por eso, si presenta síntomas, debes llevarlo al veterinario para poderle dar un tratamiento adecuado.

De todo ello y mucho más, vamos a hablar en SoyUnPerro, donde también os daremos algunos consejos para cuidar a un perro con hongos. Además, resolveremos una de las dudas más frecuentes al respecto: ¿los hongos se contagian? ¿Qué crees tú? Veamos si estás en lo cierto.

También te puede interesar: Síntomas de alergias en perros

Hongos más comunes en patas y orejas

Hay muchos tipos de hongos que pueden afectar a un perro. No obstante, algunos tienden a concentrarse en ciertas partes del cuerpo. Este es el caso de la malassezia pachydermatis.

Este hongo suele aparecer en las patas del perro, por ser zonas que permanecen húmedas durante más tiempo y donde hay poca circulación de aire entre los dedos.

Muchos peludos tienen este hongo, pero la mayoría de las veces ello no supone ningún problema. Sin embargo, cuando el sistema inmunitario del perro está debilitado por alguna enfermedad, alergia o irritación de la piel, la malassezia pachydermatis puede proliferar y causar molestias.

De hecho, hay algunas razas de perros más predispuestas a las infecciones por hongos en las patas que otras. Por ejemplo: los poodles, los terriers, los chihuahuas o los pastores alemanes.

Las infecciones por hongos en perros también pueden darse en el hocico, en la ingle o en las orejas. En este último caso, las infecciones más comunes son las provocadas por el hongo de la levadura y deben tratarse para evitar problemas en el oído.

perro con hongos en el hocico

Principales síntomas de hongos en perros

Aunque los síntomas de hongos en perros pueden variar, normalmente las señales que nos deben poner en alerta son:

  • Picazón en los dedos, en las almohadillas o en las orejas.
  • Pérdida de pelo en las áreas afectadas.
  • Piel descamada, inflamada o enrojecida. El perro puede lamerse constantemente las patas irritadas, para intentar calmar la molestia que siente. Si la infección es en las orejas, éstas pueden estar enrojecidas.
  • Lesiones en las uñas.
  • El perro parece más ansioso y molesto de lo habitual.
  • Sacude la cabeza enérgicamente, como si dijera “NO”.
  • Tiene restos de cerumen o costras pequeñas en los oídos.

Si es este el caso, el camino a seguir será visitar a un veterinario para que pueda examinarle bien las patas o las orejas afectadas y confirmar así si se trata de hongos. Normalmente el diagnóstico es bastante sencillo y pasa por ver cómo son las lesiones que el perro presenta.

Para saber el tipo de hongo que está afectando al perro, también es probable que se tomen muestras de pelos, uñas o piel para analizarlas en el laboratorio.

¿Cuál es el tratamiento para los hongos?

El tratamiento de los hongos en perros puede variar en función del tipo de afección y de la gravedad de las lesiones que tenga en sus patas u orejas. Normalmente, el veterinario le recetará medicamentos antifúngicos.

Por otro lado, la dieta será clave para que el perro vuelva a tener las defensas altas y pueda combatir mejor la infección. Para ello, se recomienda que coma de forma saludable. ¿Y qué más puede ayudar a que los hongos en el perro desaparezcan? vamos a verlo.

revisando orejas a un perro

Consejos para cuidar a un perro que sufre de hongos

Para que los hongos desaparezcan cuanto antes y, con ellos, las molestias que experimenta el perro en sus patas y orejas, es importante tener en cuenta una serie de recomendaciones que ayudarán a que la infección no se extienda. Las principales son:

  • Evita bañar al perro en exceso, para que los hongos no proliferen con el calor y la humedad.
  • Si hay más animales en casa o niños, no dejes que el perro duerma con ellos o comparta mantas o cepillos.
  • Limpia bien tus manos después de estar en contacto con el perro; también desinfecta la casa y tira los objetos que puedan estar contaminados.
  • Si va en el coche o si sube al sofá, cubre antes estos lugares con una manta o una sábana y lávala asiduamente.

Como habrás podido intuir con estos últimos consejos, los hongos en perros pueden contagiarse en humanos a veces, ya sea por contacto directo con las patas o las orejas afectadas o a través de algunos objetos.

Por eso, es importante seguir el tratamiento que nos indique un profesional y tomar todas las precauciones que puedas para que los hongos no afecten a otros miembros de la familia y dejen de molestar lo antes posible a nuestro querido compañero de aventuras.

Dejar respuesta

Por favor escribe tu comentario
Nombre