perro-en-el-desierto

La especie canina es una de las razas con mejor capacidad de adaptación del mundo animal. Desde Alaska hasta el Sahara, desde Nueva York al Tíbet. Allá donde vayas, los canes están presentes. Sin embargo, la propia evolución hace que cada raza se adecúe mejor al ambiente en el que se ha asentado durante generaciones.

En este sentido, las razas de perro que mejor soportan el calor han desarrollado un pelaje corto y bien pegado al cuerpo, así como un hocico que les permite respirar sin sofocos. Veamos cuales son estas razas que se adaptan tan bien a climas cálidos.

Beagle

Criados originalmente para la caza de zorros, liebres y conejos, son una variedad de sabuesos con un pelo corto y áspero. Con ello evitan acumular calor corporal durante las épocas estivales. Poseen un olfato muy sensible y un tamaño entre mediano y pequeño, por lo que se adaptan perfectamente a los hogares reducidos.

Los Beagle son excelentes perros de familia, que establecerán buenas relaciones con las personas y con otros perros, ya que han sido criados para trabajar en manada.

Pastor Australiano

Acostumbrados a los tórridos climas australianos, esta variedad de pastores se adaptará sin problemas a climas más benévolos como el de Sevilla o Canarias (en España) o Chihuahua (en México) en verano.  Pero, eso sí, ten en cuenta que no son aptos para la vida en espacios pequeños o en ambientes urbanos.

El Pastor Australiano debe vivir en una casa con un jardín grande o cerca del campo. Son una de las razas más inteligentes del mundo, lo que facilita su educación. Por otro lado, tienden a ser reservados, por lo que es fundamental que estén bien socializados desde pequeños.

Pinscher

Aunque proviene de los fríos bosques alemanes, el Pinscher estará mucho más contento en un clima templado. Posee una fina capa de pelo, una contextura delgada y una nariz en punta que le permite trabajar con comodidad bajo elevadas temperaturas.

Y “trabajar” es la palabra clave cuando hablamos de esta raza, ya que les encanta mantenerse ocupados. Además, son muy versátiles, por lo que pueden desempeñarse como policías, militares, guías, guardianes o compañeros domésticos.

Podenco

En España o en México hay diferentes variedades de Podenco, según el lugar donde se desarrollaron: Ibicenco, Andaluz, Canario o Valenciano. Todos comparten la contextura estilizada y el hocico fino, además de un origen en zonas cálidas.

Es por eso por lo que pueden adaptarse bien al calor. Cazadores por naturaleza, debes tener cuidado durante los paseos, pues tienden a perseguir animales pequeños y pueden escaparse o perderse si no les prestas suficiente atención.

Dogo Argentino

Criados para la caza del jabalí en las sofocantes llanuras de Sudamérica, estos grandotes descienden del Gran Danés. Poseen una sola capa de pelo muy fino y tienen un temperamento reservado. Con su familia, por el contrario, tienden a ser tan cariñosos como un Bichón o un Galgo.

Aunque el Dogo Argentino se adapta bien a las altas temperaturas, el contacto directo con el sol puede afectarles, ya que tienen un pelo muy fino y una piel sensible. Si el calor es intenso, evita dejarles muchas horas bajo el sol.

Azawakh

¿Puede haber una raza mejor adaptada al calor que estos canes originarios del desierto de Egipto? Compañeros de las tribus nómadas durante siglos, fueron empleados tanto para la caza como para la protección.

Establecen relaciones muy cercanas con su círculo más íntimo, aunque tienden a ser bastante distantes con los extraños. Son bastante independientes, por lo que deberás trabajar bastante en la obediencia y socializarles desde cachorros.

Perro del Faraón

Otro hijo de las dunas egipcias, que muchos expertos consideran antepasado de razas como el Galgo o el Podenco, es el Perro del Faraón. Como su nombre indica, era el favorito de los monarcas egipcios y un buen aliado para atrapar gacelas en el desierto.

Poseen una gran resistencia a los climas secos como el del desierto o ciertas zonas mediterráneas. Una de sus cualidades más impresionantes es que parecen tener la capacidad de sonreír… ¡siempre y cuando no haga demasiado frío!

Galgo

Tanto la variedad española como la inglesa resisten bien las altas temperaturas. Sin embargo, la ibérica se llevará mejor con climas calurosos como los que se registran en ciertas zonas de la península durante los meses de julio y agosto.

Los galgos, además, se adaptan enseguida a cualquier tipo de vivienda: en casas grandes con patio aprovecharán todo el espacio disponible, mientras que si viven en un piso de ciudad buscarán su rincón – donde se sientan más a gusto – para acurrucarse. Su carácter es dulce y hacen amigos con facilidad.

Perro de Presa Canario

Su origen lo dice todo, pues en Canarias siempre hay una hora menos y varios grados de más. Es por ello por lo que esta raza no tendrá inconvenientes viviendo en un lugar de clima similar. Lo cierto es que esta variedad estuvo a punto de desaparecer, pero, gracias a la acción de los defensores de la cultura local, hoy es el símbolo de Gran Canaria.

Son canes robustos y con un pelaje grueso de una sola capa. Están desarrollados principalmente para tareas de defensa, por lo que poseen un carácter reservado. La socialización temprana es fundamental para que se conviertan en adultos equilibrados.