perro-Staffordshire-bull-terrier

No encontrarás a un can más valiente, leal y protector de su familia que un Staffordshire Bull Terrier. Por su fuerte personalidad debes mostrarte firme en su educación, pero si están correctamente entrenados desde pequeños serán casi unos segundos padres para los pequeños del hogar.

De hecho, en algunos lugares hasta se les llama “perros canguro”. Veamos en detalle cuales son sus puntos fuertes, sus debilidades y que temperamento suelen tener ¿Preparad@?

Características del Staffordshire Bull Terrier

Esta clase de canes posee un cuerpo mediano, con una contextura muy musculosa y robusta. El lomo es ancho, corto y recto. Cuentan con un pecho amplio y profundo, además de tener un vientre apenas recogido. El cuello, grueso y bien musculado, se ensancha en unos hombros poderosos. La cola, de inserción baja, es gruesa en su base y se afina hacia la punta.

Por otra parte, tienen un cráneo en forma de cubo y bastante ancho, con un rostro corto, frente amplia, mejillas bien desarrolladas, mandíbulas poderosas y una trufa de color negro. Según el estándar de la raza los ojos son oscuros, pero siempre a juego con el manto. Las orejas pueden presentarse en forma de rosa o medio erguidas.

Su manto es de pelo corto y lustroso. Los tonos más habituales son el rojo, el leonado y el azulado, además del color blanco o negro. También pueden ser bicolores, con mantos atigrados o manchas blancas.

icono-perroAltura de entre 35 y 38 cm en machos y hembras
icono-pesoPeso de entre 12 y 17 kg en machos y entre 11 y 15 kg en hembras
icono-pelo
Pelo corto, suave y bien pegado al cuerpo
icono-caracter
Carácter valiente, inteligente y gentil con las personas
Icono-saludSalud fuerte pero suelen padecer afecciones en las articulaciones, como la displasia
Icono-calendarioEsperanza de vida estimada de entre 12 y 14 años

 

Staffordshire-bull-terrier-blanco-de-costado

¿Cómo es el carácter del Staffordshire Bull Terrier?

Aunque parezca un “chico malo”, pocos perros son tan adecuados para la vida en familia. Poseen un temperamento gentil y afectuoso, especialmente con los más pequeños, hacia quienes mostrarán una tolerancia fuera de lo común. Sin embargo, como con todas las razas, siempre debes supervisar los juegos e intercambios con menores.

Nada hará más feliz a un Staffordshire Bull Terrier que compartir el tiempo con los suyos. Debe formar parte de la vida familiar y nunca ser abandonado en el patio o dejado durante largos periodos de tiempo sin compañía. Adoran acomodarse a tu lado para ver la televisión o acompañarte a dar un paseo. Las personas son el centro de su universo.

Pese a ser canes muy protectores con las personas y estar en permanente alerta para que los suyos estén a salvo, no suelen preocuparse mucho por cuidar de las viviendas o de las propiedades. Por eso mismo, no son efectivos como perros guardianes.

Cuentan con una gran inteligencia, aunque no destacan por su docilidad. Al ser tan sagaces tienden a hacerlo todo a su manera. No se recomienda su adopción, por tanto, a personas con una personalidad demasiado flexible o con poca experiencia.

En el adiestramiento, es necesario mostrar un liderazgo firme desde que son cachorros, con el fin de combatir sus arraigados instintos territoriales. Otro punto clave es la socialización temprana. Así corregirás su tendencia a mostrarse agresivo con otros perros.

Por lo general es una raza cavadora, de modo que no te asombres si ves tu jardín repleto de hoyos al mínimo descuido. También procura que las vallas estén bien enterradas, pues podrían intentar escapar por debajo.

El impulso de masticar todo lo que encuentran es otro detalle importante, especialmente cuando son cachorros; asegúrate de poner a salvo tus objetos más valiosos y compra juguetes especiales para que se entretengan masticando sin culpa.

Staffordshire-bull-terrier-jugando-en-el-rio

Cuidados que necesita un perro Staffordshire Bull Terrier

En épocas normales, los Staffordshire Bull Terrier suelen perder poco o nada de pelo, aunque esta situación cambia durante su muda anual, en la que verás tu hogar desbordado. Durante este periodo es necesario un cepillado diario para mantener su pelaje brillante y aseado.

Son canes que poseen mucha energía, por lo que necesitan uno o dos largos paseos por jornada para mantenerse en armonía. Durante las salidas siempre deben estar atados con correa, ya que pueden actuar de manera agresiva con otros perros o intentar perseguir a otros animales pequeños.

Suelen adaptarse bien a pisos o a casas sin patio, siempre que tengan asegurada su dosis diaria de ejercicio. No obstante, una casa con un jardín amplio es el ambiente ideal para mantener a un Stafforshire Bull Terrier contento y equilibrado.

Aunque su pelo es corto, no toleran nada bien las temperaturas elevadas. Procura no dejarles mucho tiempo bajo el sol y evita los paseos en las horas de calor más intensas. Otro punto a tener en cuenta es su gran resistencia al dolor. Por eso, estate atento a cualquier cambio en su comportamiento.

Historia de la raza

Esta raza desciende de la antigua variedad de Bull Dogs, más robustos y altos que los actuales, que se utilizaban durante la Edad Media para pelear contra toros y osos. Los Stafforshire Bull Terrier son el resultado del cruce entre Bull Dogs con ejemplares de Terrier de Manchester. Como su nombre indica se hicieron muy populares en el condado de Stafford, en las cercanías de Birmingham.

Su temperamento amigable con el ser humano hizo que se ganara el corazón de los ingleses, pese a su carácter difícil con otros perros. Con el tiempo, la variedad llegaría a Norteamérica, donde se convirtió en una raza completamente diferente, conocida como American Staffordshire Terrier.

Curiosidades del Staffordshire Bull Terrier

Existe mucha desinformación acerca de los Stafforshire Bull Terrier. En España están considerados como una raza potencialmente peligrosa (PPP), debido a sus características físicas y a su historia. No obstante, según las estadísticas, en los últimos 18 años los ataques de canes de esta raza a personas han sido mínimos. Igualmente, por sus marcados instintos territoriales, hay que controlarlos de cerca cuando se relacionan con otros perros.

En sus orígenes, el Stafforshire Bull Terrier era conocido como el perro de los mineros, ya que era habitual que esos canes acompañaran a los trabajadores a las minas. Algunos relatos aseguran que, durante los descansos, los mineros hacían pelear a sus perros apostando por ver quien sería el ganador. Afortunadamente, esto ya es parte del pasado.