vómioto-amarillo-de-perro

Si apreciamos que nuestro perro vomita un líquido o espuma de color amarillo o verdoso, lo más probable es que se trate de bilis. Hay alguna causa que hace que se vomite y la vesícula biliar al desembocar en el duodeno, es propensa a salir hacia arriba.

Existen varios motivos por los que un perro vomita bilis amarilla, así que vamos a repasarlos todos para que identifiques el problema de tu perrito y puedas ayudarle solucionarlo.

Causas por las que un perro vomita amarillo

El vómito amarillo es debido a la mezcla de saliva y bilis. La bilis se excreta a través de la vesícula biliar, la cual desemboca en la primera porción del duodeno (primera parte del intestino delgado) para digerir la grasa. Esto es fisiológico y normal.

Por lo que si hay una causa que induzca el vómito, esta bilis se excretará por la boca. Las causas por tanto de que nuestra mascota vomite amarillo serán las correspondientes a las que provocan el vómito en nuestro perro, pero con el estómago vacío.

  1. Úlcera estomacal o duodenal
  2. IBD o enfermedad inflamatoria intestinal
  3. Pancreatitis
  4. Gastroenteritis y mala alimentación
  5. Cuerpos extraños
  6. Otras patologías

Hay muchas otras causas, pero quizás estas son de las más frecuentes, por lo que veámoslas por separado explicando un poco en qué consisten y cómo solucionarlas.

Úlcera estomacal o duodenal

Tanto si la úlcera está en el estómago cómo si está en el duodeno, esta causará dolor, acidez, ardor (bajo PH del estómago) y con ello un exceso de bilis, que terminará siendo vomitada por nuestro perro, mostrando ese conocido color amarillo.

Podemos combatirlo con un protector gástrico para perros (omeprazol, famotidina, etc), si se trata de una úlcera, estará indicado el tratamiento con sucralfato.

IBD o enfermedad inflamatoria intestinal

Se caracteriza por padecer signos persistentes de enfermedad digestiva asociada a la inflamación del intestino delgado o grueso. Suele ir acompañado de vómitos biliosos.

Lo que ocurre es que la alteración de la mucosa intestinal da lugar a un fallo en la asimilación de nutrientes que quedan en la luz intestinal y no se absorben (se retiene agua por lo tanto y hay diarrea y vómito).

Pancreatitis

El páncreas es el encargado de crear enzimas para realizar digerir los alimentos. Cuando el páncreas falla, la comida no se digiere bien. Esto hace referencia a la pancreatitis. La pancreatitis es la enfermedad más común del páncreas exocrino en perros.

La pancreatitis aguda es una condición caracterizada ante todo por necrosis y diferentes grados de inflamación del páncreas. De hecho, el predominio de la necrosis sobre la inflamación apoya el uso del término pancreatitis aguda necrotizante sobre pancreatitis aguda. La causa suele ser dietas bajas en proteínas y ricas en grasas

Gastroenteritis y mala alimentación

Todos sabemos cómo son los perros, que se lo comen todo. Y con todo incluimos trozos de plástico de algún juguete, astillas de algún palo, animales muertos o incluso trozos de ropa cómo un calcetín. Un simple cambio de pienso brusco sin hacerlo progresivo también predispone a gastroenteritis con posibilidad de vómito bilioso.

El hecho de que suceda cualquiera (entre otras) de las causas expuestas, puede predisponer a gastroenteritis. Hasta que no se elimine el agente causal o la inflamación de esta parte proximal del digestivo, no se resolverá. Con la consecuente probabilidad de vómitos amarillentos o biliosos.

Una mala alimentación también es causa de vómitos posiblemente esporádicos o al introducir piensos de mala calidad como los del super mercado, produciendo intolerancia a estos. Por tanto, los piensos para perros de baja calidad que contengan en su mayoría de componente cereales, podrán provocar esta condición que hemos ido describiendo.

Cuerpos extraños

Un cuerpo extraño produce gastroenteritis, así como el hecho físico de que el contenido no pueda avanzar y se produzca vómitos hacia arriba. Si no hay contenido (comida), lo que se expulsará será contenido amarillo bilioso.

La obstrucción puede ocluir o no la totalidad de la luz intestinal, por lo que será obligatorio en cualquiera de los casos acudir al veterinario.

Otras patologías

Existen otras patologías que las anteriormente mencionadas como por ejemplo la piómetra o infección de útero en hembras, la insuficiencia renal, insuficiencia hepática, etc.

¿Qué hacer si mi perro vomita bilis?

Lo recomendable es consultar siempre con un veterinario, aunque también es cierto que muchos perros vomitan ocasionalmente, muy de vez en cuando, sin que ello suponga un problema real visible, pero lo normal es que no se vomite ni en ocasiones.

Son muchas las causas como hemos visto las que pueden hacer que nuestro perro vomite amarillo o bilioso, algunas más graves que otras, por lo que ante la duda, habrá que acudir y comprobar cual es la que está provocando dicha sintomatología.

Aunque como hemos dicho siempre recomendamos la visita al veterinario, hay alguno de estos síntomas que deben alarmarte al tratarse de una condición más grave.

Aquí los exponemos:

  • Vomita varias veces, no se trata de un hecho aislado.
  • Está decaído, y apático.
  • Tiene otros síntomas como fiebre o diarrea.
  • Parece querer expulsar algo y no puede hacerlo, lo intenta varias veces.
  • Vomita sangre.
  • Mucosas pálidas o amarillentas.

Uno o vario de estos síntomas, pueden suponer algún problema de salud que precise de atención veterinaria obligatoria. No dudes en consultar con tu veterinario ante cualquier síntoma.

¿Qué podemos darle a un perro que vomita amarillo?

Si no muestra ningún otro síntoma que pueda indicar graves problemas en su estado de salud, es posible que se trate de algún reflujo, acidez provocada por haber comido algo difícil de digerir o incluso lo contrario, que haga tiempo que no come nada y por eso su estómago crea un exceso de bilis. Podemos darle lo siguiente:

  • Mantener al perro 12 horas sin comida para que su estómago se regule. Algunas personas prolongan el ayuno 24 horas.
  • Dejar agua limpia y fresca a su disposición, si bebe mucha, podemos racionarla con sentido común.
  • Pasado este tiempo y si muestra mejoría podemos darle un poco de dieta blanda casera para que comience a alimentarse suavemente. Las latas gastrointestinales de paté que venden en clínicas veterinarias también son muy útiles.

Tratamientos para el vómito según patologías

El tratamiento dependerá de la causa que esté afectando. En todo caso será el veterinario el que lo instaure. El antiemético más recomendado será maropitant. Si se trata de una úlcera: sucralfato y protectores de la mucosa intestinal como omeprazol o famotidina, entre otros.

En caso de IBD, antibioterapia (metronidazol) durante mes y medio en caso de que una dieta hipoalergénica no nos de resultado. El siguiente paso si no responde a antibióticos será recurrir a fármacos inmunosupresores. En perros se usará la prednisona o ciclofosfamida.

Si se trata de pancreatitis el tratamiento será sintomático a base de analgesia (buprenorfina por ejemplo), protectores como los anteriormente citados, antiemético, antibioterapia con metronidazol…

De la gastroenteritis depende de la causa, la aplicación de probióticos suele ser beneficiosa sea cual sea la misma. El cuerpo extraño, si obstruye la luz, deberá ser retirado mediante laparotomía (cirugía) o si es posible con endoscopia fexible.

Miguel Fraga García-Yanes
Graduado en veterinaria en la universidad Alfonso X El Sabio (Madrid). Colegiado 8917 en Madrid. Ampliando conocimientos en cirugía de tejidos blandos, endoscopia y dermatología. Interés por los animales desde muy pequeño y en compañía de Max desde hace 11 años.

227 COMENTARIOS

  1. Hola Lourdes,

    Es imposible saber que le puede suceder sin hacerle análisis, por lo que debe ser un veterinario quien te indique los pasos a seguir. Si no mejora, siempre puedes acudir a otro veterinario diferente y pedir una segunda opinión.

    Saludos

  2. Hola, mi caniche de 4 años, hace una semana que viene vomitando. Primero empezó con espuma blanca, después amarilla. La llevamos al veterinario, le pusieron protectores gástricos durante 4 días (ya que para él es una gastritis) y nos dijo que siga un dieta. Cumplimos con todo lo que nos recomendó pero el viernes a la noche volvió a vomitar. El fin de semana no vomitó nada y hoy (lunes) vomitó amarillo por la mañana; no quiso comer en todo el día y recién a la noche comió, horas después vomitó lo que comió (todo esto sumado a que tiembla cuando descansa).
    ¿Puede ser que sea algo más que una gastritis? Nos preocupa mucho que vomite todo lo que come. Lo raro es que si tiene ganas de jugar, correr, saltar, etc.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí