Inicio Curiosidades Top razas de perros japoneses

Top razas de perros japoneses

Las razas de perros procedentes de Japón suelen contener en su nombre la palabra inu, que significa perro en japonés. Son las más conocidas, pero hay otras, sin inu, que también han surgido en este país.

Los perros japoneses suelen ser de tamaño grande y aspecto poderoso, pero también existen razas muy pequeñas que resultan perfectos perros de compañía. A continuación destacaremos nueve razas originarias de Japón.

perro-akita

Akita Inu

Esta poderosa raza se originó en el siglo XVII con la intención de participar en peleas y en batidas de caza mayor. En la actualidad es un perro de compañía, aunque también puede desempeñar tareas de seguridad. Es grande, de hasta 50 kg de peso y 71 cm de altura. Su esperanza de vida se sitúa en unos 10-12 años.

Es un perro de carácter especial, por lo que puede ser incompatible con otros perros o con niños. Precisamente por su temperamento es complicado educarlo y no se recomienda para primerizos. Por su pelaje tupido no tiene problemas para soportar el frío o la vida en el exterior.

Hokkaido-inu

Ainu Inu

Los orígenes de este perro se pierden en el tiempo. Como dato, la tribu ainu llegó a Japón hace unos 3000 años. Se dedicaba a la caza de grandes presas pero, en la actualidad, es un perro de compañía.

De tamaño grande, alcanza unos 30 kg de peso y sobre 56 cm de altura. Su vida media ronda los 11-13 años. Perfecto para climas adversos, no se adapta a la vida en la ciudad ni suele aceptar bien a otros perros. Su carácter fuerte hace que no sea sencillo de educar.

kai-inu

Kai inu

Esta raza surgió en el siglo XVIII y se utilizaba para la caza mayor, aunque su tamaño es mediano, con un máximo de 18 kg y una altura de 58 cm. Vive unos 11-13 años y, en la actualidad, su función es la compañía.

Es un animal adaptable a la vida en el interior de un edificio y en el exterior, ya que su pelo le permite soportar condiciones climatológicas adversas. Resulta un buen perro guardián. No es demasiado amigable con sus congéneres.

shiba-inu

Shiba Inu

Esta raza comenzó su relación con el ser humano ayudándole a cazar presas pequeñas ya en la antigüedad, aunque hoy en día es conocido como perro de compañía. De tamaño pequeño, no supera los 10 kg de peso ni los 41 cm de altura.

Su esperanza de vida se encuentra entre los 12 y los 13 años. Es un animal bueno con los niños y con otros perros. Buen guardián y perfecto para aclimatarse a ambientes cálidos o fríos. También puede ser feliz viviendo en la ciudad.

Shikoku

Shikoku

Se trata de otra de las razas japonesas antiguas utilizada desde sus orígenes para la caza. En nuestros días sigue desempeñando esta tarea pero es más común como perro de compañía. De tamaño mediano, no supera los 20 kg de peso ni los 55 cm de altura. Su esperanza de vida oscila entre los 11 y los 13 años.

Puede ser difícil enseñarle obediencia pero, en cambio, se adapta bien a la vida urbana y a climas tanto fríos como cálidos. Aunque no posee un pelaje demasiado largo, sí es muy denso, lo que hace que necesite cuidados regulares.

Tosa-Inu

Tosa Inu

Esta raza que destaca por su tamaño tuvo su origen en el siglo XIX. Era utilizado en peleas de perros, aunque, por suerte, este uso ha caído en el olvido y en la actualidad lo encontraremos como perro de compañía. Su peso incluso alcanza los 90,5 kg, para una altura no superior a 65 cm. Se estima que vive unos 11-12 años.

Es un perro que precisa propietarios experimentados. No tiene inconveniente a la hora de vivir en exteriores, en cambio, no se adapta bien a la ciudad ni tolera con agrado la presencia de niños u otros perros. Además, necesita grandes dosis de ejercicio y una educación firme, pues puede resultar testarudo.

Terrier-japonés

Terrier japonés

El terrier japonés surgió en el siglo XVIII. Su primera utilidad fue la caza de roedores, pero hoy en día es un perro de compañía. Vive unos 12-14 años y es de tamaño pequeño. No pesa más de 6 kg ni supera los 33,5 cm de altura.

Es una raza que cuenta con numerosas ventajas para la convivencia, ya que puede vivir en apartamentos, no necesita realizar mucho ejercicio y, como tiene el pelo corto, tampoco requiere excesivos cuidados. Siempre alerta, sirve como guardián, pues avisa de la presencia de cualquier extraño, pero no es apto para vivir en el exterior.

Spaniel-japonés

Spaniel japonés

Desde la Edad Media en la que surgió, esta pequeña raza se ha mantenido como un perro de compañía perfecto. Es bueno con los niños, adaptable a la vida urbana, capaz de convivir con otros perros sin problemas e incluso resistir los climas fríos.

La única pega que podemos ponerle es que, debido a su carácter alerta, puede ladrar en exceso. Además, su pelaje largo va a necesitar que lo cuidemos y cepillemos con frecuencia. No supera los 5 kg de peso ni los 25 cm de altura. Vive aproximadamente 12 años.

Spitz-japonés

Spitz japonés

Ya en el siglo XX apareció esta pequeña raza de ejemplares que no superan los 6 kg de peeso ni los 36 cm de altura. Su función principal fue y sigue siendo la compañía, aunque en la actualidad nos los podemos encontrar como perros de vigilancia debido a su gran capacidad para avisar de potenciales peligros.

Tienen una esperanza de vida media de 12 años. Son buenos para convivir con niños y se adaptan sin problemas a la vida en la ciudad. Les gusta aprender y se relacionan bien con otros perros. Su característico pelo blanco, denso y largo, necesita cuidados regulares.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí