Enfermedades mortales en perros

0
48

Tendemos a pensar que las enfermedades más severas son más comunes en edades avanzadas. Sin embargo, los cachorros son especialmente vulnerables a ciertas enfermedades y si no reciben el tratamiento adecuado peden resultar letales.

En esta entrada te resumimos cuáles son esas mortíferas patologías y cómo puedes prevenirlas y tratarlas. ¿Nos acompañas?

Insuficiencia renal crónica

Se trata de una patología propia de perros de avanzada edad y se caracteriza por:

  • Pérdida de peso.
  • Pelaje en mal estado.
  • Aumento de la sensación de sed y/o de la micción.
  • Hipertensión.
  • Anemia.
  • Mal aliento.
  • Presencia de proteínas en la orina (proteinuria).
  • Descenso del potasio en sangre (hipopotasemia).
  • Incremento de los fosfatos (hiperfosfatemia).

Debes saber que en esta afección en particular, la alimentación desempeña un rol determinante. Por tanto, se debe restringir el aporte de sodio y de proteínas y proporcionar agua a demanda.

Enfermedad de Distemper o moquillo

También llamada enfermedad de Carré, es causada por el morbillivirus que es inhalado a través de multitud de aerosoles.

Puede afectar también a otras especies como zorros, lobos, coyotes o grandes felinos, pero en el caso de los perros es especialmente virulenta con los cachorros de entre 3 y 6 meses de vida.

Es una enfermedad sistémica que daña el sistema respiratorio, los ganglios e incluso el sistema nervioso.

Produce secreción en los ojos, vómitos, diarrea, temperatura corporal superior a los 40º, secreción nasal, trastornos reproductivos, inapetencia, lesiones ópticas y artritis reumatoide.

Su tratamiento se asemeja al indicado para el Parvovinosis.

Parvovirus canino

Se trata de una afección muy contagiosa que, aunque puede manifestarse a cualquier edad, suele ser más recurrente en cachorros. Es producida por la inhalación del virus a través de las heces contaminadas por el virus parvovirus de otro perro. En caso de contagio, tu mascota mostrará los siguientes síntomas:

  • Diarrea con sangre.
  • Vómitos.
  • Fiebre.
  • Deshidratación.
  • Apatía.
  • Pérdida del apetito.
  • Caída del porcentaje de leucocitos en sangre.

En algunos casos, el virus puede alcanzar las bacterias de la microbiota y generar una infección bacteriana secundaria que requerirá antibióticos para revertirla.

Su detección temprana resulta esencial para distinguirlo del coronavirus, el rotavirus, la enteritis bacteriana, el moquillo canino y de la costridiosis. Solo así será posible prescribir el tratamiento oportuno.

La actuación terapéutica tratará de mitigar los síntomas, ya que no tiene cura. En este sentido, se emplearán antieméticos para paliar los vómitos, antidiarreicos y hemostáticos para contener las hemorragias.

La prevención constituye el mejor tratamiento, por lo que mantén actualizado su calendario de vacunas y proveéle de la higiene y desinfección adecuadas.

Leptospirosis

Esta contagiosa enfermedad es trasmitida a través de las ratas por la bacteria leptospina. ¿Sabías que su presencia en la orina puede permanecer incluso 2 meses después de haber sanado el perro?

Sus síntomas evolucionan rápidamente y en los estadios más severos la mortalidad se eleva considerablemente. Además de la hipertermia, los vómitos y la diarrea, la insuficiencia renal y hepática, la congestión nasal y el dolor muscular son sus principales manifestaciones.

Para su tratamiento se incorporarán antibióticos y analgésicos, además de los antieméticos y antidiarréicos.

Como consejo procura evitar que tu mascota huela la orina de otros perros que podrían ser portadores.

perro en vete

Coronavirus canino

Se trata de una infección intestinal vírica muy contagiosa por vía feco-oral, siendo los cachorros los más susceptibles a contraerlo. El virus afecta a las células localizadas en las microvellosidades del intestino delgado anulando su operatividad y debilitando el sistema inmune.

A los síntomas citados en los dos apartados anteriores, debemos añadir el dolor causado por la inflamación intestinal que incapacita al can para proseguir con una vida normal.

El tratamiento comprende la abundancia de líquidos para atajar la deshidratación, los antieméticos y antidiarréicos, además de una dieta nutritiva y procinéticos para regular el tránsito intestinal.

Dirofilariosis

La causa de esta grave enfermedad es el gusano Dirofilaria immitis y es recurrente en la cuenca mediterránea, dado que las condiciones climatológicas de esta región son las idóneas para su proliferación.

En su etapa más incipiente los síntomas apenas son visibles. No obstante, cuando los gusanos alcanzan el corazón o los pulmones su gravedad ya es severa y se evidenciarán mediante:

  • Dificultad para respirar.
  • Tos.
  • Fatiga extrema.
  • Daño hepático.
  • Insuficiencia cardíaca.

Para sobrellevarlo serán necesarios fármacos para destruir los gusanos y anticoagulante para evitar los trombos.

Para prevenirlo evita los paseos al amanecer o al atardecer, dada la acumulación de mosquitos de esas franjas horarias, y recurre a pipetas, collares o dispositivos ultrasónicos para repeler la proximidad de los parásitos de acuerdo con el criterio de tu veterinario.

Cáncer

A partir de los 10 años de vida, el riesgo de que tu perro desarrolle cáncer aumenta notablemente.

El 20 % de los pacientes caninos con cáncer, con independencia de su raza, padecen linfoma.
El hermangiosarcoma o cáncer en las células que recubren los vasos sanguíneos, el carcinoma mamario en las perras no estirilizadas, el osteosarcoma o el melanoma son otras de sus variantes que más muertes causan entre los cánidos.

En definitiva, asegurar que tu mascota reciba las vacunas conforme a su calendario, que esté limpio y desinfectado su entorno son las líneas maestras que te acercarán a un perro sano y longevo.

Dejar respuesta

Por favor escribe tu comentario
Nombre