Cómo calmar a un perro fácilmente

0
2691

Seguro que en más de una ocasión has podido ver cómo tu perro se pone nervioso por algún motivo concreto, cómo por ejemplo cuando hay fuegos artificiales, ruidos fuertes, cuando se cruza con otro perro, cuando acudís al veterinario, etc… Son muchos los motivos por los que tu perro puede sentirse asustado o con ansiedad, así que vamos a explicar cómo solucionar estas situaciones de forma sencilla.

Lo primero que debemos saber es cuál es el motivo por el cuál el perro se asusta, si se trata de una situación de estrés, cómo cuando se cruza con un perro con el que se lleva mal o cuando acude al veterinario. O si por contra se trata de una situación de pánico, cómo cuando hay ruidos muy fuertes o fuegos artificiales. En función del origen, aplicaremos los siguientes métodos.

Cómo calmar a un perro que se asusta con ruidos fuertes o fuegos artificiales

A los perros les gusta vivir sin estrés y sin sobresaltos, son animales rutinarios a los que les gusta saber que sucede a su alrededor. Por eso algunos perros cuando escuchan fuegos artificiales o ruidos fuertes, cómo camiones, truenos, etc…. se asustan tanto, que entran en pánico.

Un perro asustado por este tipo de ruidos mostrará mucho nerviosismo, ladrará, gemirá o incluso se esconderá en algún rincón de la casa (normalmente, debajo de la cama). Es algo completamente normal y no debemos impedirle actuar así, pues solamente estaremos empeorando la situación.

Si nuestro perro se esconde en un lugar de la casa, es porque ahí se siente seguro. Simplemente debemos permaneces cerca de el y hablarle con normalidad, para que se relaje poco a poco. No debemos forzarle a salir de su escondite, nunca. Que sea el quien salga cuando quiera, cuando se relaje.

Si comienza a ladrar o gemir y estamos en casa, podemos distraerlo con algún juguete o practicar un poco de obediencia. Por ejemplo decirle que se siente o se tumbe y cuando lo haga, darle un premio. Lo que buscamos con esto es desviar su atención del ruido, haciendo que se centre en otra tarea.

Sabremos que está realmente asustado porque seguramente tendrá su cola metida entre las patas, el lenguaje de la cola de los perros es una forma clara de mostrar su estado de ánimo. Descubre más en “El significado del movimiento de la cola de los perros“.

Nunca debemos gritarle, tampoco debemos enfadarnos y mucho menos, ponernos nerviosos… porque el percibirá nuestro enfado o nerviosismo y su miedo aumentará más aun. Mantener la calma, la paciencia y desviar su atención es lo único que debemos hacer.

Si nuestro perro se asusta por ruidos estando en la calle, simplemente debemos alejarnos un poco de los ruidos, pasear hacia otra dirección. Cuando el ruido haya quedado un poco lejos, debemos jugar con nuestro perro o practicar obediencia, dándole un premio cada vez que obedezca nuestra orden.

Es una forma de distraer su atención para que no se centre en el ruido. Cuando pase un rato, podemos alcanzar un poco más hacia el ruido, de forma que sea algo más fuerte, volviendo a parar y comenzando de nuevo a jugar o educar. El objetivo es que mientras se centre en nuestro juego / clase de obediencia, se vaya haciendo al ruido poco a poco, se vaya acostumbrando.

perro asustado que se esconde

Nunca debemos obligarle a andar hacia el origen del ruido si el no quiere, no debemos aumentar su miedo. Calmar a nuestro perro es algo que debemos hacer con paciencia y sin obligaciones. Algunos perros tardan una semana en aceptar los ruidos y calmarse y otros perros tardan un mes… simplemente debemos ser pacientes.

Pasear diariamente por calles con tráfico y personas paseando es bastante recomendable, para que nuestro perro se socialice con su entorno y con los ruidos de este. Así en poco tiempo, sabrá que el ruido no es un peligro en realidad.

Cómo calmar a un perro que se estresa fácilmente

No todos los perros se llevan bien entre ellos y muchas veces, existe un perro en concreto que se lleva un poco mal con el nuestro. Esto es algo completamente normal, es cómo con las personas, no nos llevamos bien con todas.

Sin embargo algunos perros no saben mantener la calma cuando se cruzan con otro perro con el que no se llevan bien. Esto les produce miedo y estrés en grandes cantidades, algo muy poco recomendable pues un perro asustado y estresado puede ser impredecible.

Si nuestro perro encaja con este ejemplo, lo que debemos hacer siempre es apartarnos un poco del camino y sentarle, esperando tranquilamente y con calma a que pase el otro perro con el que no se lleva bien. Cómo nos habremos apartado del camino, no habrá peligro de que se muerdan o gruñan (recuerda llevarlo atado).

Podemos también coger un trozo de palo o unas briznas de hierba, para distraer la atención de nuestro perro mientras pasa el otro perrito. Calmar a nuestro perro es muy sencillo en realidad, distrayendo su atención simplemente.

Con este ejercicio nuestro perro se irá calmando con el tiempo y perdiendo el miedo al otro perro, lo que hará que pasear con el sea mucho más divertido y agradable.

Si nuestro perro padece de estrés cuando visita al veterinario, lo que debemos hacer es dar ejemplo. No perder la calma en ningún momento, mantenernos calmados y no forzarle a entrar en la consulta.

Aquí la comida es nuestra mejor aliada, debemos engañarle poco a poco para que siguiendo la comida, entre en la consulta voluntariamente. Le iremos dando premios para mantener su mente ocupada y centrada, sin que se percate de que ya está dentro del a consulta.

Una vez dentro, más de lo mismo. Debemos jugar con el o practicar ejercicios de obediencia, siempre con premios para que su olfato se centre en la comida y su mente no se desvíe hacia su entorno. El truco más sencillo del mundo es este, mantener al perro ocupado.

Esto evitará que sienta miedo y se sienta inseguro, nuestros mimos y caricias también le ayudaran mucho. Con comida, calma y práctica, nuestro perro perderá su miedo al veterinario fácilmente.

perro asustado

Cosas que NUNCA debemos hacer para calmar a un perro

Algunas personas intentan calmar a su perro con prácticas muy poco recomendadas, ya que sin saberlo, en vez de calmarlo en realidad lo que hacen es ponerlo más nervioso. Aunque algunas de ellas puedan parecer obvias, nunca está de más recordar que es lo que no debemos hacer cuando queramos calmar a nuestro perro nervioso o asustado.

  • Si el perro se esconde, nunca le fuerces a salir, no lo saques a la fuerza porque entrará en pánico.
  • Si el perro ladra o llora, no le regañes por hacerlo ya que es su forma de expresar que está asustado. Simplemente distraelo con otra cosa y aplica mucho refuerzo positivo, esto hará que deje de ladrar o llorar.
  • Si el perro tira de la correa al lado opuesto, no le fuerces a seguir. El quiere irse porque tiene miedo, lo que debemos hacer es alejarnos un poco y comenzar a trabajar ese miedo con los consejos anteriormente explicados.
  • Si el perro se orina de miedo, nunca debes regañarle. Ni tan siquiera te enfades porque fue de forma involuntaria. Simplemente intenta comprender qué es lo que le asusta y comienza a trabajar ese miedo.
  • No intentes calmar a dos perros que se pelean a mordiscos, pues podrías recibir tu también un mordisco. Simplemente separa a los perros que se muerden tal y cómo explicamos aquí: Cómo separar a dos perros que pelean , y tras verificar que no tiene ninguna herida, da un paseo tranquilo para calmarlo.

Y recuerda siempre que tu perro puede percibir tu estado emocional, si tu estás nervioso o asustado, el también lo estará.