La actividad física es fundamental para mantener a tu perro contento y equilibrado. Y, entre las opciones con las que cuentas para ejercitar a tu compañero, la natación es una de las más completas. Pero… ¿todos los perros saben nadar?

Lo cierto es que, si bien todos tienen un instinto de supervivencia que les hará mover las patas cuando sientan que se hunden, no todas las razas cuentan con una anatomía preparada para ello.

¿Qué diferencia a las razas que tiene más facilidad para nadar de las que no?

Cada raza posee características particulares que tienen que ver con su herencia genética y la función para la que se concibió. Algunas variedades son nadadoras por naturaleza, mientras que otras se verán en aprietos para mantener la cabeza fuera del agua.  La selección natural ha hecho que los perros que viven en entornos acuáticos evolucionen para tener una mayor facilidad al moverse por el agua. Estas son algunas de las características de las razas nadadoras:

  • Pelaje rizado y de doble capa: muchas variedades de perros de agua cuentan con un manto de doble capa que repele el agua y un pelo duro y rizado que evita que su peso aumente al estar húmedo.
  • Pies palmípedos: algunas de las razas acuáticas también han desarrollado pies con membranas entre sus dedos, similares a las de los patos. Esto les da más potencia para moverse en el agua con facilidad.
  • Gran resistencia: los ejemplares de este tipo poseen una gran vitalidad y resistencia. Estas cualidades son fundamentales para contrarrestar el gran desgaste energético que implican las largas sesiones de natación.

Concretamente, ¿qué razas tienen instinto nadador?

Hay dos grandes grupos de perros que adoran el agua. Por un lado, están los cobradores de aves acuáticas; por el otro, los perros de agua. Los primeros han sido utilizados tradicionalmente para la recuperación de presas, mientras que los segundos se han desempeñado como perros de trabajo ayudando a marineros y pescadores.

Estos grupos no forman categorías cerradas y hay infinidad de ejemplos de razas con características de can de agua, como es el caso del Caniche.

Perros cobradores

  • Golden Retriever: originario de Escocia, fue criado pensando en combinar un can dotado para la caza y, a la vez, de temperamento amable con las personas. Por su carácter es perfecto para familias con niños.
  • Labrador Retriever: procede de Canadá. Por su gran carácter es uno de los perros más populares a nivel mundial, con un temperamento activo y juguetón.
  • Retriever de Nueva Escocia: se caracteriza por su particular técnica de caza. Se mueve de manera intensa, jugueteando cerca del agua para despertar la curiosidad de las aves que se acercan con un objetivo: que se pongan a tiro.
  • Retriever de Chesapeake: surgieron en la Bahía de Cheasapeake. Se cuenta que descienden de dos ejemplares de Terranova que sobrevivieron a un naufragio.

Perros de agua

  • Perro de Agua Español: originario de la zona costera de Andalucía. Son muy inteligentes y sencillos de entrenar. Por estas cualidades, son muy valorados por las fuerzas de seguridad.
  • Perro de Agua Portugués: acompañaron a los navegantes portugueses alrededor del mundo. Son valientes y no dudan en zambullirse en todo tipo de aguas.
  • Perro de Agua Irlandés: un can habituado a las aguas heladas, que puede permanecer en temperaturas bajo cero.
  • Barbet: de origen francés, son reconocibles por su mostacho y barba crecida. Tienen una gran energía y fueron empleados como perros de trabajo, pero también como cobradores.
  • Caniche: también de origen francés, su primera función fue coger patos abatidos por los cazadores, de ahí su nombre: Canard Chien (“Perro de patos”, en francés). Son una de las razas más inteligentes del mundo, con gran capacidad de aprendizaje.
  • Terranova: a medio camino entre el cobrador y el perro de trabajo, estos robustos perros son legendarios por sus hazañas de salvamento marítimo en las costas atlánticas de Norteamérica.

Existen muchas otras razas con cualidades para la natación, como los Pastores Alemanes o Belgas, las razas Spaniel, los Setter o los Dálmatas, que también disfrutarán nadando o incluso buceando.

¿Y cuáles son los perros que no tienen aptitudes para la natación?

Las características físicas también tienen mucho que ver con las razas sin capacidad para mantenerse a flote. Las variedades de contextura robusta y patas cortas son las que más difícil lo tienen en este sentido, pues su peso y sus extremidades poco desarrolladas son ineficientes.

Asimismo, los canes braquicéfalos (de cara chata y nariz corta) necesitan situarse en posición completamente vertical para no tragar agua, lo que les impide flotar.

Otros perros con cuello muy corto y grueso tendrán dificultades para sacar la cabeza del agua, mientras que los que cuentan con pelajes muy abundantes y gruesos no pueden moverse bien en el elemento líquido.

Finalmente, las razas con cuerpos excesivamente largos en relación con su altura tampoco son buenas para nadar. Por ejemplo:

  • Bulldog
  • Bulldog francés
  • Bull Terrier
  • Boxer
  • Puig
  • Shin Tzu
  • Pequinés
  • Basset Hound
  • Dachshund o Teckel (perro salchicha)

Si tienes una de estas variedades procura controlar de cerca si está en un lugar con piscina, pues corren el riesgo de ahogarse con facilidad. No hay razón para que estos perros no disfruten del agua, siempre que sea en un entorno seguro y que no les cubra totalmente.